Ballmer firmando MacBooks

No sabemos si Microsoft pretende suavizar sus relaciones con Apple, quizá abriendo el camino para incluir su buscador Bing sustituyendo al de Google en el iPhone, pero el caso es que el jefazo de Microsoft relajado y amable accedió a firmar un autógrafo en un portátil de Apple a petición de un alumno universitario y no tuvo problema en posar con una de las estrellas hardware de su enemigo natural. Un signo de normalidad inusual en medio de la batalla de dos de las mayores tecnológicas mundiales.

En una visita a una universidad de Tennessee, Steve Ballmer accedió a la petición de un alumno firmándole un autógrafo en un flamante MacBook de Apple, aunque el chico prometió que el siguiente "sería un Windows" en medio del descojone general.

Una anécdota que no debería ni serlo y que se ha convertido en noticia en destacados medios tecnológicos ante lo inusual del caso y el desprecio –al menos en público- que las dos compañías se profesan. Basta repasar algunas campañas de publicidad, unas graciosas y otras rayando hasta el mal gusto, o manifestaciones de ejecutivos poniendo a caldo a productos rivales prometiendo que jamás los han usado.

La realidad puede ser otra aunque las relaciones de Ballmer con Apple nunca han sido las que en sus últimos años mantuvo Bill Gates. Obviamente son eternos rivales en sistemas operativos, en ordenadores Mac-Windows, en reproductores digitales portátiles o tras la llegada del iPhone en el segmento móvil. Aún así, si hay negocio para ambos parece que las rencillas se olvidan y ahí está software estrella de Microsoft como la suite ofimática Office para Mac o el soporte para Windows bajo Bootcamp.

Lo último podría ser la llegada de Bing como buscador por defecto al iPhone sustituyendo al homólogo de Google. Microsoft pagaría una buena pasta a Apple pero mandaría una carga de profundidad a Google.

  • Share This