Canon Pixma MP 990

Canon Pixma MP 990
14 de marzo, 2010

Un multifunción de diseño, silencioso y competitivo, cuyo único pero -como en la mayoría de estos dispositivos- es el consumo de tinta. Bien acompañado de aplicaciones intuitivas, es idóneo para el hogar por su versatilidad y calidad en la salida de impresión. A destacar su atractivo panel gráfico en color donde podemos controlar todas las funciones, visualizar directamente fotografías desde tarjetas de memoria, escanear documentos o gestionar la fotocopiadora. En definitiva, una buena compra.

 

La Canon Pixma MP 990 es un multifunción de calidad, robusto y silencioso.

 

La serie Canon Pixma MP define a los equipos de inyección de este fabricante japonés destinados al entorno doméstico. Son dispositivos ya rodados que se sitúan por precio y prestaciones en el top de ventas, partiéndose el cobre con HP, Lexmark o Epson. El modelo que hemos tenido la oportunidad de probar, la Pixma MP 990, destaca por situarse, por prestaciones y funcionalidades añadidas, en la cima de la oferta de Canon.

 

Presentada en sociedad a finales de 2009, la Canon Pixma MP 990, destaca por su imagen compacta y atractiva. El acabado es exquisito y destaca sobremanera por su gran pantalla LCD de 9,5 cm que nos permite gestionar de forma fácil e intuitiva todas las funciones del multifunción. Además, cumple todos los requisitos de calidad de impresión para ser considerada un laboratorio fotográfico en miniatura.

 

 

 

Canon ha cuidado mucho la estética de este modelo jugando con tonos aceros y grises oscuros. Recogida, muestra este aspecto.

 

Bien empaquetada, la instalación de la Canon Pixma MP 990 es sencilla. Tan sólo hay que conectar el equipo a la corriente y al puerto USB y a funcionar. Permite también conexión WiFi o vía Ethernet que exigen mínimas configuraciones en escenarios típicos. A nosotros nos ha funcionado a la primera tanto en entornos Windows como Mac.

 

La velocidad de impresión es buena, en torno a unas 6-8 páginas por minuto en pruebas reales, no defraudando para todos aquellos que están acostumbrados a trabajar con este tipo de dispositivos de inyección. Y la calidad también gracias a un innovador sistema de 6 cartuchos, incluido uno gris. Puede llegar a los 9.600 ppp de resolución. Para hacerse una idea, una fotografía de 10×15 con calidad fotográfica puede tardar unos 20 segundos.

Una buena compra por menos de 250 euros.

 

El secreto de la calidad de impresión -y de su consumo desaforado- radica en los seis cartuchos de tinta que aloja, con una duración media de entre 300 y 400 páginas. Como novedad, la Canon MP990 alberga un slot adicional para un cartucho de tinta gris. La tinta gris ayuda a reducir el grano y estabiliza el equilibrio de los tonos en la impresión fotográfica en la escala de grises. La sustitución de un cartucho es muy simple aunque nos obliga a tener buena reserva de ellos a mano para cambiar el que falla. El coste de cada uno oscila entre los 9 y los 14 euros.

 

 

Los cartuchos de tinta son independientes y fáciles de montar.

 

La impresión se beneficia de la tecnología FINE de Canon, con gotas de tinta de 1 picolitro, que ofrece una resolución de impresión de 9600 x 2400 ppp. Donde más se nota es reproducciendo fotografías con papel especial.

 

Como escáner no defrauda. Puede funcionar de forma autónoma o gestionado a través de la suite MP Navigator EX 3.0., que incluye también un OCR. La resolución es de 4.800 ppp gracias a un sensor CIS. Como prestación adicional -para los viejos rockeros- permite escanear tiras de película de 35 mm o hasta cuatro diapositivas a la vez. Por supuesto, también opera como fotocopiadora de forma autónoma.

 

 

 

Navigator está en español y nos permite sacar todo el jugo al escánner de pantalla plana incluido.

 

También incluye Easy-WebPrint EX, un paquete intuitivo que facilita las opciones de recortar, combinar, editar e imprimir información desde Internet. Easy-PhotoPrint Pro es un software de complemento para Canon DPP, Adobe Photoshop y Elements que simplifica la configuración de impresión y la impresión por lotes. 

 

El manejo de la Canon es muy simple. Con la rueda de desplazamiento “Easy-Scroll”, desplazarse por los menús resulta rápido y muy intuitivo. Además, la enorme pantalla LCD ayuda mucho a saber en qué fase del proceso se encuentra uno.

 

 

 

El lector de tarjetas y la salida USB es muy útil para operar la Canon Pixma de forma autónoma.

 

La gestión del papel es eficiente aunque en nuestra opinión se puede quedar corta en determinados entornos. Cuenta con dos bandejas de papel, que nos permite disponer simultáneamente con distintos soportes de impresión al mismo tiempo con una capacidad teórica de 150 páginas, dependiendo del grosor. También puede imprimir directamente en DVD. Ofrece impresión dúplex y admite un montón de formatos de papel.

 

Como hemos dicho, la conectividad es uno de sus puntos fuertes. Además de WiFi, Ethernet o USB dispone -como es habitual en este tipo de máquinas multifunción- un completo lector de tarjetas y una entrada USB lo que permite a la Canon Pixma MP 990 ser totalmente autónoma del PC. Así podremos escanear directamente a una tarjeta o disco externo portátil o imprimir documentos visualizados previamente en su enorme  pantalla LCD. Además, por si alguno necesita más, existe la posibilidad de añadir un módulo Bluethooth.

 

En definitiva, una máquina que se sitúa en la gama alta de estos dispositivos y que nos permite por 250 euros (en tiendas online la podemos encontrar aún más barata) disfrutar de un multifuncional de última generación con la garantía Canon, eterno referente en el terreno de la inyección de tinta.

 

  • Share This