Conceptronic CH3HNAS

Conceptronic CH3HNAS
30 de marzo, 2010

La serie Grab’n’GO de Conceptronic ofrece productos que destacan por su interesante combinación de prestaciones, diseño y facilidad de uso. En esta ocasión analizamos un sistema NAS para usuarios domésticos que permite descargar, almacenar y compartir archivos en red de manera sencilla y a coste razonable.

El dispositivo se presenta en un cuidado embalaje y acompañado de todos los accesorios que necesitaremos para su puesta en marcha. En nuestra unidad instalamos dos discos duros Western Digital Caviar Green de un terabyte de capacidad. También es posible encontrar versiones del equipo que ya llevan un disco duro de serie.

El proceso de instalación se reduce a conectar el cable Ethernet y el alimentador para empezar a usar el dispositivo. Por defecto viene configurado con IP dinámica y basta acceder desde un navegador a su dirección e introducir nombre de usuario y contraseña (de fábrica admin, admin). Si usamos un sistema operativo Windows podemos recurrir a la herramienta Discovery Tools incluida para acceder de forma directa a la configuración del sistema.

La interfaz web es mejorable, aunque las opciones se muestran con claridad y no plantea complicaciones con los navegadores compatibles (Explorer, Firefox, Safari y Chrome).

Trabajando con este tipo de dispositivos resulta casi imprescindible cambiar la configuración del dispositivo a IP estática, una vez ubicado en el entorno donde vayamos a utilizarlo. La operación es muy sencilla, pero conviene prestar atención y anotar los datos proporcionados para evitar conflictos en el futuro y configurar el resto de dispositivos de la red con la dirección única.

La unidad ofrece la posibilidad de configurar los discos en RAID, interesante sobre todo para usuarios que busquen seguridad total, incluso ante el fallo físico de uno de los discos si optamos por un sistema en RAID 1. También ofrece la posibilidad de configurarlo en JBOD (los dos discos se combinan y se identifican como uno), o RAID 0 que ofrece una mejora de rendimiento escribiendo en los dos discos pero que, en la práctica, no notaremos debido a la limitaciones de la conexión Ethernet.

Desde la pestaña Servicios tendremos acceso a varios sistemas para compatir los contenidos almacenados en el NAS. Además es posbible crear perfiles con permisos y cuotas de almacenamiento tanto para usuarios individiales como para grupos, una opción muy interesante si vamos a dar acceso a varias personas.

Si optamos por configurar un servidor SAMBA tendremos acceso a las carpetas compartidas del dispsotivo desde cualquier ordenador con conexión a Internet. También es posible usarlo como servidor FTP convencional (soporta modo pasivo y transferencias entre FTP). Lo probamos con Mac y PC con excelentes resultados.

Para compartir contenido multimedia el dispositivo soporta el estándar UPnP, compatible con un amplio abanico de hardware e iTunes Server, una solución especializada en el conocido software de Apple que permite compartir nuestra biblioteca de manera sencilla. También resulta muy práctico la compatibilidad con dispositivos DLNA (televisores, consolas de última generación, etc.) que permite acceder a archivos multimedia sin configurar parámetros y de forma inmediata.

Uno de los aspectos más interesantes del producto es la activa comunidad de usuarios con la que cuenta. En la web podemos encontrar un amplio abanico de soluciones que mejoran las funcionalidades del dispositivo de serie y es posible instalar desde clientes P2P (ML Donkey, Transmission, etc.) a un servidor UPnP alternativo por no mencionar las posibilidades que econtrarán los usuarios con conocimientos de sistemas GNU/Linux y ganas de dedicarle un tiempo al dispositivo.

Probamos el NAS en una infraestructura de red doméstica, con un router 10/100 Mbps, un televisor con soporte DLNA, una PS3 y un disco duro conectado en red. No tuvimos problema con prácticamente ningún archivo, incluyendo vídeos con bitrates que superaban los 20 Mbps. El dispositivo es silencioso y no hemos notado un calentamiento excesivo durante las pruebas.

Las limitaciones de la interfaz Ethernet hacen que las transferencias de archivos de gran tamaño sean muy lentas. En nuestras pruebas con interfaz 10/100 Mbps conseguimos una media de 7,9 MB/s en lectura y 8,1 MB/s en escritura (con archivos de 32 Mbytes e inferiores mejoran levemente estos datos. También realizamos mediciones en una red Ethernet Gigabit y discos en RAID 1 logrando 14,5 MB/s sostenidos en lectura y 11,2 MB/s en lectura. Sin lugar a dudas esta es una de las grandes diferencias entre los dispositivos de gama básica y las mejoras propuestas del mercado, que pueden triplicar el precio del dispositivo analizado a cambio de ofrece un rendimiento global muy superior.


Conclusiones

La propuesta de Conceptronic nos convence. Es un dispositivo económico y compacto, perfecto para mantener conectado en todo momento gracias a su bajo consumo.

Su versatilidad lo hace ideal para entornos de red con varias máquinas, reproductores multimedia, consolas y/o televisores de alta definición, donde sacaremos mayor provecho de sus funcionalidades. La tranquilidad de programar backups o de disponer de nuestros archivos desde cualquier máquina con conexión a Internet resultará un atractivo muy interesante para usuarios avanzados, profesionales que trabajan en casa o incluso pequeñas empresas que buscan una solución económica.

Otra forma de sacar partido al producto es como acompañante de un reproductor multimedia con conexión Ethernet o dispositivos que soporten DLNA, que podran acceder a nuestar biblioteca de contenidos centralizada en cualqueir momento y de forma muy sencilla. Las gestión de descargas sin requiere algo más de tiempo y conocimientos (especialmente si usamos trackers privados con limitación de ratio), aunque de nuevo la amplia comunidad de usuarios es una garantía para encontrar tutoriales de casi todo.

El Conceptronic CH3HNAS se vende con o sin discos duros instalados de serie desde 155 euros aproximadamente, dependiendo de la configuración elegida.

  • Share This