NVIDIA GeForce GTX 480

NVIDIA GeForce GTX 480
6 de abril, 2010

La nueva generación de tarjetas gráficas NVIDIA comienza su andadura. Hace casi siete meses que vivimos en directo la presentación de Fermi, la nueva arquitectura que sustenta la propuesta de NVIDIA que analizamos. ¿Ha merecido la pena tanta espera? La firma norteamericana presume de poner en el mercado la tarjeta más rápida del mercado, un desarrollo complicado y largo que dará sus frutos en forma de gráficas para público exigente y sin problemas de presupuesto.

La gráfica de referencia que nos ha enviado NVIDIA es una GeForce GTX 480. Estas son sus especificaciones técnicas más relevantes:

– Modelo NVIDIA GeForce GTX 480
– Núcleo a 700 Mhz. GPU 1.401 Mhz. Tecnología de 40 nanómetros.
– 1.536 Mbytes de memoria GDDR5 a 1.848 Mhz.
– 480 streaming processors.
– 48 ROPs.
– Pixel Fillrate 33,6 GP/s.
– 60 unidades de texturas.
– Bus de 384 bits.
– Ancho de banda 177,4 GB/s.
– 267 mm de longitud y 929 gramos de peso. Se necesitan dos slots.
– Dos salidas de vídeo DVI y una mini HDMI.
– Fuente de alimentación recomendada: 600W o superior.
– TDP declarado 250W.

Dos modelos -GTX 470 y GTX 480- encabezan la generación Fermi presentada por NVIDIA hace unos días. Además de ofrecer una potencia de cálculo notablemente superior a la de cualquier propuesta monoGPU las nuevas gráficas de NVIDIA incorporan tecnologías que aprovechan el hardware para algo más que jugar.

La firma norteamericana asegura que la nueva arquitectura es mucho más eficiente trabajando con CUDA (un desarrollo del que ya analizamos en profundidad en MuyComputer), ofreciendo mejoras de rendimiento que alcanzan el 70%. El motor de cálculos de físicas (PhysX) también experimenta una mejora de eficiencia de hasta el 150% respecto a gráficas de la generación anterior, siempre según documentación de la propia NVIDIA.

NVIDIA 3D Vision Surrond es el nombre de una nueva tecnología multimonitor que fue presentada el pasado CES. Si configuramos un SLI con gráficas de estas series podemos conectar hasta tres monitores y reproducir contenidos 3D en alta definición (hasta 5.760 x 1.080 píxeles).

Funcionará tanto con títulos nativos en 3D como con juegos originalmente diseñados para pantallas convencionales gracias a una conversión por software. Eso sí, es imprescindible adquirir también monitores que soporten las emisiones 3D. Esperamos publicar pronto una review sobre esta funcionalidad concreta que, a efectos prácticos, parece más una muestra de poderío que algo relevante para el usuario final teniendo en cuenta el alto coste que conlleva una instalación de estas características. En cualquier caso una muestra más de la confianza y el esfuerzo en el 3D que tiene la marca.

En cuanto sacamos la tarjeta de su embalaje nos llama la atención la mejora del sistema de refrigeración frente a propuestas anteriores. NVIDIA deja al aire el bloque de refigeración y extrae el calor del núcleo gráfico gracias a cinco heatpipes elevados para no rozar la carcasa que protege a la placa. El ventilador es similar al que vimos en las series 200, y que -como descubrimos luego- algo más ruidoso de lo deseable.

En la parte posterior veremos dos puertos DVI y un mini HMDI. En el apartado de conexiones encontramos una toma para configuración SLI de hasta tres tarjetas, el conector para PCI Express x160 y dos conectores de alimentación (6 y 8 pines) que dejan claras las necesidades energéticas de la propiuestas.

Nuestras pruebas

A pesar de que estos productos ofrecen ventajas en todo lo relacionado con el proceso gráfico, las tarjetas gráficas de este nivel se compran esencialmente para jugar. En este sentido, en MuyComputer hemos realizado una batería de pruebas que incluye tests sintéticos y juegos de última hornada. Los test sintéticos son los habituales 3D Mark Vantage 1.02 de FutureMark mientras que para el apartado de juegos se han empleado DiRT 2, Tom Clancy´s HAWX, Far Cry 2, Crysis Warhead y Battlefied: Bad Company 2.

Probamos la gráfica en uno de los equipos base de nuestro laboratorio técnico, cedido por AMD y ensamblado por Coolmod. En las pruebas se compara con algunas gráficas de NVIDIA y ATI que ya han pasado por el laboratorio de MuyComputer, a excepción de la Radeon HD 5870 que lo hará en los próximos días y de la que hemos tomado valores de referencia obtenidos con esta misma configuración.

Placa Sapphire Pure CrossFireX 790GX
Procesador AMD Phenom II Quad Core 965 – 3.4Ghz – Black Edition AM3
6 Gbytes de memoria RAM DDR3 1.600 MHz OCZ
GPU NVIDIA GeForce GTX 480
Disco Duro Seagate Barracuda 1 Tbyte 7.200 RPM.
Fuente de alimentación Corsair HX1000 W.
Sistema operativo Windows 7 64 bits.

Como se puede comprobar en los resultados la nueva propuesta de NVIDIA ofrece un importante salto de rendimiento respecto a sus propuestas anteriores. Estamos ante una gráfica capaz de mover cualquier título en alta definición sin dificultades y con el máximo nivel de detalle.

El elevado consumo de la tarjeta era esperado, y las cifras no sorprenden. El nuevo tope de gama de NVIDIA necesita una fuente de alimentación potente y consume entre 190 y 270 vatios, dependiendo de la carga de trabajo que soporte.

Aunque es cierto que el consumo de la gráfica se dispara entre 60 y 85 vatios más que en la ATI equivalente NVIDIA justifica la cifra en su documentación aludiendo a su mejor eficiencia energética, esto es vatio consumido por mejora de rendimiento (medido en incrementos de fps).

Uno de los aspectos que menos nos ha gustado de la gráfica enviada por NVIDIA es su ventilador, ruidoso por el elevado régimen de giro que mantiene para controlar la temperatura. Aunque cuando usamos el equipo para jugar el sonido de los altavoces (o los auriculares) debería minimizar el problema no deja de resultar un tanto extraño en este rango de precios. Esperemos que los integradores resuelvan el tema en las tarjetas que reciban los usuarios finales.

Aunque no sacaremos conclusiones de la comparativa directa con la AMD/ATI Radeon HD 5870 (esperamos a publicar el análisis completo con la última versión de los drivers) los datos apuntan a que NVIDIA ha conseguido fabricar la tarjeta monoGPU más potente del mercado. La firma norteamericana insiste en su documentación en que debemos esperar a que DirectX 11 se asiente en el mercado antes de realizar una valoración de su nueva serie de propuestas, y que es necesario tener en cuenta que hablamos de las primeras muestras de una nueva arquitectura.

En este sentido es apreciable como las mejoras de rendimiento son menores cuanto más antiguo es el título que ejecutamos, algo lógico si tenemos en cuenta la veteranía de algunos motores gráficos. De momento hay muy pocos títulos con DirectX 11 y prácticamente ninguno lo aprovecha al 100%.

Sobre el papel esta propuesta debería estar por encima de la HD 5870, y las diferencias se agudizarán cuando comiencen a llegar nuevos motores basados en DirectX11 y que aprovechen el potencial real de estas gráficas (sobre todo en lo que a teselación se refiere). NVIDIA ha hecho su trabajo pero es necesario que la industria responda rápido para que las diferencias justifiquen el diferencial de precio que existe entre su propuestas y las del rival, algo que no depende del fabricante de gráficas.

Conclusiones

Debemos reconocer que esperábamos más de la primera Fermi. No cabe duda que el retraso -y más en un nicho tan competitivo como este- ha penalizado al producto. Las mejoras en CUDA y Physyx son importantes, pero no las consideramos clave en un producto puntero y de precio elevado claramente orientado al usuario hardcore.

En cualquier caso es justo considerar el esfuerzo de NVIDIA en el desarrollo, que debe ser el primer paso para una nueva generación de gráficas que ofrezcan mejoras sustanciales de rendimiento al tiempo que mantengan un consumo de energía consecuente con la potencia de cálculo ofrecida. Este último aspecto junto a un precio más elevado de lo que esperábamos penalizan la nota final del producto, al que debemos valorar teniendo en cuenta el exigente segmento de público al que va dirigido.

Una vez puesta en el mercado el tiempo ya no juega en su contra, y la moderación de precios junto al desarrollo de drivers (en este aspecto también tiene mucho que decir ATI) y motores gráficos que aprovechen DirectX 11 deberían mejorar el posicionamiento del producto a lo largo de los próximos meses. También debemos considerar el lanzamiento de la próxima gama media de NVIDIA, que previsiblemente se apartará de la estrategia de "fuerza bruta" que parece seguir este producto en busca de una propuesta más equilibrada.

Las primeras NVIDIA GeForce GTX 480 ya están disponibles por precios que rondan los 480 euros, dependiendo del distribuidor. Su hermana menor, la GTX 470, está disponible por unos 100 euros menos. Según la marca no debería haber ningún problema de disponibilidad a partir de la próxima semana, una vez abastecida la demanda inicial.

  • Share This