Blu:sens Blu:brain

Blu:sens Blu:brain
17 de mayo, 2010

Blu:brain es un centro multimedia total capaz de grabar, reproducir y distribuir contenidos de todo tipo: TDT, disco duro, Internet, red doméstica, conexión WiFi o fuentes de audio, vídeo y almacenamiento externas. Su acabado es espectacular y el nivel de conexiones total. El software de control, Vodka, es bastante completo y luce una interfaz totalmente renovada. El nuevo Blu:sens Blu:brain es una solución multimedia para el ocio digital que esta disponible por unos 399 euros.

La verdad es que teníamos ganas en el Laboratorio de MuyComputer de probar un producto de una de las compañías españolas más punteras en el área de la electrónica de consumo: Blu:sens. Junto a los valencianos de Energy Sistem, los gallegos de Blu:sens se enfrentan con producto y tecnología a grandes multinacionales con una fórmula parecida, buena distribución, producto competitivo y buen diseño y un marketing muy agresivo, algo clave en este tipo de mercados.

Y es que productos como Blu:brain, necesitan de este aval de marca con pedigrí para ganar el favor del usuario. Blu:brain es un media player total que sorprende por sus prestaciones y precio, unos 399 euros. Presentado como prototipo a lo grande, en el CES de Las Vegas, del 2009, el Blu:brain quiere entrar en el hogar por los ojos. Nosotros hemos podido disfrutar de una versión pulida, sobre todo en software, que nos ha convencido… a medias.

El Blu:brain recién sacado de la caja. Impone su aspecto cuadrado y su cuidado diseño al estilo Apple TV. Desmerece su mando a distancia.

 

Embutido en una atractiva carcasa negra metalizada, seguro que el Blu:brain no desentona en ningún salón. Con todo tipo de conectores en su trasera, conexión WiFi, dos sintonizadores TDT, disco duro, salidas USB… el Blu:brain es sin duda el equipo ideal para gestionar el entretenimiento… si no fuese por su software de control, al que denominan Vodka, al que todavía le queda un vuelta o dos para pulirlo definitivamente..

Eso sí, aunque el firmware se actualiza de forma automática vía Internet, a fecha de mayo de 2010 es el que se suministra de serie y en nuestro caso se muestra lento de reacción -en algunos casos, como cuando usamos la conectividad WiFi, muy lento- y estéticamente poco atractivo. Por comparar con otras opciones de gestión de contenidos multimedia como las que ofrecen Western Digital con su WD TV HD o el esperado YuiXX de Conceptronic, esta propuesta queda muy lejos. Esperemos que en proximas revisiones cuiden más este punto, un aspecto fundamental en el día a día con el aparato.

Ficha técnica

Tampoco da la talla el mando a distancia. Le falta diseño y facilidad de uso. Aunque se basa en un código de colores hace falta entrenamiento para navegar por con soltura por la interfaz. Por supuesto, se echa en falta prestaciones tipo puntero para poder navegar cómodamente por Internet o por la Web TV (un teclado inalámbrico con trackpad integrado podría ser de gran ayuda).

Salvado este importante punto, poco se puede quejar uno de este equipo que por menos de 399 euros ofrece prácticamente todo lo que el usuario medio puede necesitar: compatibilidad total con todo tipo de archivos, reproducción de contenidos fluída y amplias opciones de conectividad. Uno de los detalles que más nos ha gustado es su funcionamiento silencioso, algo muy importante en un equipo destinado al ocio digital.

Instalar el Blu:brain es tarea muy simple. En la caja encontraremos todo el cableado necesario así como unas instrucciones sencillas pero útiles para sacarle todo el partido a nuestro player. Lo más aconsejable es enchufarlo a la red y al televisor vía el cable HDMI. Por supuesto hay otras opciones como vídeo compuesto, componentes, etc, pero si trabajamos con fuentes HD esta es la más aconsejable.

 



Este es el aspecto impresionante de la trasera del Blu:brain. Además hay que sumar lectores multitarjeta y puertos USB que se encuentran en los laterales.

Eso sí, a pesar de tanta conexión, se echa en falta una entrada de euroconector para que los usuarios de Digital Plus con decodificadores antiguos (mi caso) puedan conectar sus viejos cacharros y usar el equipo como grabador. También, ya puestos a pedir, una lectora de DVDs, que siempre queda alguno por ahí y lo suyo con el Blu:brain es jubilar todos los periféricos que rodean a la televisión.

Una vez enchufado todos los complementos hay que formatear el disco desde el sistema (no entendemos como no viene de fábrica) y parametrizar idioma, pantallas, etc. Lo más importante para tenerlo listo es configurar la red WiFi y sintonizar los canales. Esta es una tarea tediosa por “culpa” del mando a distancia. Y es que incluir una clave larga con letras y números no es fácil.



El sistema está bien ventilado para que no se caliente. Como hemos dicho nos ha sorprendido por silencioso.

Como ya hemos adelantado, el equipo cuenta con dos sintonizadores TDT de alta definición que nos permiten grabar un programa mientras visionamos otro. La grabación es bastante simple utilizando la guía de programación EPG utilizando el disco duro incluido, en nuestro caso de 250 GB. También permite programación en directo o manual.

También podemos copiar al disco duro contenidos desde la red o desde alguno de los dos USBs incluidos, lector de tarjetas, etc. o reproducirlos directamente desde dispositivos externos. Cuenta además con salida de alta definición HDMI 1.2, entrada de vídeo HDMI 1.1 y de S-Vídeo, salida de audio digital óptica y coaxial, 2 salidas de audio L/R y 1 de vídeo compuesto, entrada de audio l/r y vídeo compuesto…

El reproductor multimedia es de calidad aunque más lento que otros que hemos probado. Por ejemplo, la velocidad máxima que obtuvimos en pase rápido fue de 8x. Reproduce SF, AVI, MP4, MPEG ES/ PS/TS y Matroska (MKV) y la salida en pantalla es hasta Full HD.

Internet TV, la gran apuesta

Uno de los puntos diferenciadores del Blu:brain es su clara apuesta por la Internet TV. De hecho, integra un buen gestor de canales preprogramados clasificados por temáticas y calidad de recepción. La idea es buena pero la calidad de los mismos es, en términos generales, mejorable.

Blu:sens también tiene muy claro que hay que predicar con el ejemplo y ha invertido mucho en la generación de contenidos propios. De hecho tiene su propio canal de televisión, blusens.tv, canales premium e incluso un vídeo club con más de 500 películas que van del euro a los tres euros.

La verdad es que como indicábamos al principio nos ha gustado la idea y el concepto todo en uno que nos vende Blu:sens pero todavía vemos verde a este tipo de productos. Ya le pasó lo mismo a todo un Apple TV que con unas prestaciones parecidas ha sido todo un fracaso para lo que se acostumbra en la casa de la manzana. Debe haber servicios adicionales de valor añadido que justifiquen una u otra plataforma. Y aquí, Blu:sens está apostando fuerte con vídeo bajo demanda o sus propios canales de televisión. Pero es difícil luchar contra las grandes productoras, las dueñas de los contenidos.

 

Por otro lado, cada vez son más los usuarios que apuestan por el concepto nettop enchufado a la televisión vía HDMI o un HTPC silencioso. El coste es un pelín superior pero a cambio las prestaciones se multiplican. Pero en la fusión de estos dos conceptos -el del PC ultrasilencioso con teclado y mando a distancia wireless y ergonómico junto a la riqueza de conexiones y decodificadores TDT de los players multimedia- van los tiros del todo en uno perfecto, el novio perfecto de la televisión.

  • Share This