Apple MacBook (Mid 2010)

Apple MacBook (Mid 2010)
16 de junio, 2010

Apple actualiza su portátil más básico con un procesador más rápido, una gráfica más potente y batería integrada que ofrece hasta 10 horas de autonomía. Además la firma californiana ha integrado algunas de las mejoras que ya vimos en el último MacBook Pro como el Mini DisplayPort con soporte para audio y vídeo y unas especificaciones prácticamente idénticas al modelo de entrada de la serie profesional. El nuevo Apple MacBook está disponible por 979 euros.

La primera revisión del MacBook con carcasa unibody se ha limitado a mejorar especificaciones técnicas, aunque manteniendo las diferencias con la gama Pro. La esencia del equipo se mantiene intacta; el MacBook es un equipo fantástico para iniciarse en el universo Apple, con una construcción robusta y que ofrece un rendimiento más que suficiente para el usuario medio a precio razonable.

Valores añadidos clásicos de la marca como un cuidado diseño, la excelente calidad de construcción o todas las bondades que derivan del ecosistema Mac OS X y las aplicaciones de serie se encargan de marcar la diferencia. Examinemos con detalle qué aporta esta actualización.

El nuevo MacBook incorpora un procesador Intel Core 2 Duo a 2,4 GHz que sustituye al Intel Core 2 Duo a 2,26 Ghz que llevaba el modelo anterior. Del sistema gráfico se encarga una solvente NVIDIA GeForce 320M integrada en placa, que sustituye a la NVIDIA GeForce 9400M, y proporciona un plus de rendimiento muy interesante en el día a día con el equipo.

Otros cambios menores son la incorporación del efecto inercia al trackpad (que facilita la navegación por la web y en documentos largos) y un detalle técnico muy interesante a la hora de conectar un televisor al ordenador: el puerto Mini DisplayPort ahora soporta audio y vídeo, así que sólo necesitaremos un cable.

A pesar del espacio disponible, sólo dispone de dos puertos USB 2.0.

De serie, Apple entrega el equipo con 2 Gbytes de memoria RAM DDR3 a 1.066 MHz y un disco duro SATA de 250 Gbytes. Podemos pedirlo con hasta 4 Gbytes de RAM (90 euros) y 500 Gbytes de disco duro (135 euros), unos precios elevados que, a nuestro criterio, no están justificados atendiendo al mercado. Afortunadamente no es demasiado complicado realizar esta operación por nuestra cuenta.

Una vez retirada la tapa trasera es fácil acceder al disco duro y la memoria.

Para medir el rendimiento de la nueva propuesta de Apple utilizamos GeekBench 2.16, una batería de pruebas multiplataforma que funciona con Windows, Mac y GNU/Linux. Se actualiza de manera constante y tiene una amplia comunidad de usuarios que suben las pruebas de sus equipos a la base de datos conjunta, ofreciendo la posibilidad de obtener conclusiones interesantes.

La máquina de referencia actual para GeekBench actualmente es un PowerMac G5 a 1,6 GHz (los 100 puntos). Estos son los resultados obtenidos con el equipo que nos ha enviado Apple (configuración de serie y Mac OS X 10.6.3).

Como cabía esperar atendiendo a sus especificaciones técnicas, las diferencias de rendimiento entre el nuevo MacBook y el MacBook Pro 13" con la configuración básica son mínimas.

En las pruebas de uso real el equipo se comporta con solvencia en prácticamente cualquier situación, y sólo cuando demandamos potencia gráfica salen a la luz las limitaciones de su solución integrada en placa. En cualquier caso el MacBook ejecuta con fluidez las aplicaciones más habituales y se atreve sin problemas con videojuegos no demasiado exigentes.

Como ocurre con todos los ordenadores de la compañía californiana la experiencia de usuario sólo se puede calificar de sublime: el sistema operativo Mac OS X Snow Leopard es tan ágil como robusto, la interfaz es intuitiva y, al menos por el momento, podemos olvidarnos de virus y otras amenazas presentes en plataformas Windows. Merece la pena destacar la cantidad de software incluido, un completísimo paquete de aplicaciones de gran calidad que aportan valor añadido al producto y que potencian su apartado multimedia. En este punto hay poco que discutir a Apple.

La novedad más relevante para el usuario final de esta actualización es la incorporación de una batería de polímeros de litio que entrega 63,5 W/Hr (es la misma que monta el modelo Pro), ofreciendo una autonomía de hasta 10 horas según el fabricante. En el laboratorio realizamos varias pruebas en entorno real, consiguiendo unas más que razonables 7 horas de uso en condiciones normales (brillo medio, WiFi encendido) y superando las 4 horas de uso intensivo. Sobresaliente.

Conclusiones

La propuesta analizada es una muestra más de la estrategia de Apple con sus portátiles: un nuevo modelo con cambios más o menos drásticos (remitimos al lector a nuestro análisis del MacBook 2,26 GHz) seguidos de sutiles revisiones destinadas a mantener una atractiva relación entre calidad, precio y prestaciones.

El nuevo MacBook vale 100 euros más a cambio de ofrecer un procesador ligeramente más rápido, una gráfica mejor y más autonomía. Posiblemente su mayor "enemigo" juegue en casa: por algo más de 100 euros podemos conseguir un MacBook Pro 13" con chasis de aluminio, puerto FireWire 800, ranura para tarjetas SD y teclado retroiluminado.

Nuestras opiniones respecto al precio final del equipo penalizan su nota final, pero no es óbice para reconocer que la propuesta de la firma californiana es uno de los mejores portátiles del mercado y que cumplirá con creces las expectativas de su público objetivo. En definitiva, un equipo interesante si no necesitamos lo que ofrece el modelo superior y queremos ahorrar unos euros.

  • Share This