Toshiba AC100, el webook

Toshiba AC100, el webook

Completando las presentaciones de nuevos productos en ocasión del 25 aniversario del su primer ordenador portátil, Toshiba ha presentado el AC100, un portátil con Android 2.1 bautizado por la empresa como Webook para distinguirlo de los netbook. Según los representantes de la empresa, es un dispositivo a medio camino entre smartphone y netbook, basado en NVIDIA Tegra 250 con 512 Mbytes de memoria y 8GBytes de almacenamiento es capaz de funcionar en reposo durante siete días.

 

Toshiba ha querido dejar muestras de su esfuerzo en innovación a pesar de cumplir 25 años fabricando portátiles. En este caso el producto es un dispositivo que se pretende posicionar entre los smartphones y los netbook. El Toshiba AC100 es un ordenador basado en la plataforma Tegra de NVIDIA que funciona con sistema operativo Android.

 

 

Dispone de 512 Mbytes de memoria interna y un sistema de almacenamiento NAND flash de 8 GBytes, fácilmente ampliable a través de los puertos USB y la ranura SSD. Dispone de salida HDMI, compatibilidad con redes WiFi 802.11 b/g y n, Bluetooth 2.1 y una pantalla LED de 1.024 x 600 puntos. También dispone de salida HDMI y una cámara web de 1,3 Megapíxeles. Puede adquirirse con una ranura para tarjeta para conexión con redes móviles 3G.

 

El dispositivo se entrega con una serie de aplicaciones Android desarrolladas por Toshiba como reproductor multimedia o visualizador de documentos en formato Office. También se incluye el navegador Opera, cliente de correo y mensajería instantánea. Tuvimos ocasión de probar el dispositivo en la celebración de Toshiba del 25 aniversario.

 

 

La primera impresión es que se trata de un ordenador extremadamente delgado, menos de 15 milímetros de espesor, y 870 gramos de peso. Tras varios minutos de trabajo sujetando el ordenador en la mano se nota esa diferencia de peso con respecto a un netbook tradicional. El entorno es intuitivo y muy rápido de utilizar, aunque se echan en falta algunas aplicaciones a las que es posible acceder a través de la tienda de aplicaciones para Android.

 

Queda por ver cómo se adaptan las aplicaciones Android a este tipo de dispositivo. También comprobamos que la disponibilidad del ordenador es inmediata para pasar del estado de reposo a poder utilizarlo: menos de un segundo. Otro caballo de batalla es el de la autonomía, hasta siete horas en reposo que se traducen más o menos en ocho horas de uso continuado.

 

 

A pesar de que el concepto es interesante, nos tememos que el AC100 se queda en tierra de nadie, sobre todo por el precio: unos 400 euros según los representantes de Toshiba presentes en la rueda de prensa. Es cierto que su ligereza y tamaño lo hacen muy cómodo de llevar, pero no tiene mucho más que aportar frente a un netbook equipado con mejores especificaciones técnicas y un Windows 7 “completo” con un precio parecido.

 

 

 

Con respecto a los smartphone el conceto es tan distinto que no creemos que represente competencia alguna ni que vaya a captar usuarios de este tipo de dispositivos. Por configuración y diseño se trata de un netbook ligero, a pesar de la denominación Webook con la que le ha etiquetado Toshiba. Es un experimento que veremos cómo evoluciona, y que puede tener cabida para estudiantes con pocas necesidades de potencia y que no precisen Windows.

 

Toshiba orienta el AC100 para su funcionamiento en la nube, utilizando aplicaciones y almacenamiento web, pero esta funcionalidad dependerá siempre del coste y la calidad de la conexión, dos variables que no podemos decir que estén en las mejores condiciones en España.

 

  • Share This