Internet seguro para niños

Internet seguro para niños

Ahora que han llegado las vacaciones escolares, nuestros hijos tienen más tiempo para jugar, divertirse y conectarse a Internet. En este sentido, debemos respetar su tiempo de ocio on-line pero extremar las medidas de seguridad. Aunque la Red puede ser una fuente de información y entretenimiento, Internet no está exento de peligros y los niños pueden ser un objetivo fácil de estafadores y timadores. Tener en cuenta unos consejos básicos nos evitarán disgustos en el futuro.

"Les ponemos el cinturón de seguridad cuando vamos de viaje, les enseñamos a cruzar la calle y cuidamos que no tengan accidentes domésticos en la cocina… Sin embargo hay peligros que por menos evidentes pasan desapercibidos para muchos padres y, en algunas ocasiones, Internet es quizás el mejor ejemplo", afirma Jorge de Miguel, Country Manager de G Data Software en España. Y efectivamente, Internet no se escapa de los peligros.

G Data nos ofrece 10 consejos para que los padres puedan supervisar la navegación de sus hijos pero respetando su intimidad. No obstante, la educación y concienciación a nuestros hijos es la primera recomendación que os podemos hacer. Después el sentido común es el segundo requisito que tener en cuenta para estar seguros en Internet.

Utilice el control parental. Es una manera fácil y sencilla de supervisar el uso de Internet por parte de los menores. Está incluido en muchos de los paquetes de seguridad antivirus del mercado.

– Fije unos horarios racionales de uso de Internet para sus hijos

No todo es lo que parece. Ninguna información, anuncio, etc. tiene que ser cierta sólo porque aparezca en la pantalla del ordenador. Hágaselo saber a los más pequeños.

– Enseñe a sus hijos a identificar correos electrónicos que contengan spam (anuncios y correo no deseado), phising (estafas bancarias) y estafas on-line (premios suculentos, peticiones de ayuda a cambio de importantes sumas de dinero, regalos de desconocidos…) y a desconfiar de aquellos “amigos digitales” que no conocen en el mundo real.

– Advierta a sus hijos de la importancia de dar datos personales a terceros y ayúdeles a pensar dos veces la conveniencia de compartir fotos en la Red.

– Comparta con sus hijos esta regla de oro: Si hay algo que no quiere que sea público, no lo suba nunca a Internet.

– Ayude a sus hijos a manejar los niveles de privacidad de las redes sociales en las que participa, juegos online, chats…

Enseñe a sus hijos a utilizar contraseñas seguras (esto es, alfanuméricas).

– Es importante no utilizar información personal (cumpleaños, nombres propios, DNI, teléfonos…) Asimismo, es recomendable no usar aplicaciones que requieran contraseñas en ordenadores públicos (cibercafés o bibliotecas, por ejemplo).

– Si los niños son muy pequeños, situar el ordenador en el salón y no en su dormitorio ayuda a supervisar el uso que hacen de Internet de forma muy sencilla.

– Tome todas estas precauciones y supervise el uso que hacen sus hijos de Internet… pero sea cuidadoso y evite convertirse en un espía para su hijo.

Con estas recomendaciones seguro que ya estamos preparados para dejar a nuestros hijos surfear durante estas largas vacaciones de verano por el mundo cibernético en el que, a pesar de lo que parece, hay muchos sitios buenos donde poder aprender, divertirse, formarse y comunicarse de una manera sana.

  • Share This