ASRock 890GX Extreme 3

ASRock 890GX Extreme 3
23 de julio, 2010

El fabricante taiwanés pone en el mercado una placa base de altas prestaciones basada en el chipset 890GX de AMD y con soporte para interfaces USB 3.0, SATA 3.0 y eSATA 3.0. La placa está preparada para configuraciones de memoria en triple canal y sistemas multiGPU SLI o Crossfire. Precio ajustado para una solución que apuesta por la versatilidad y ofrece prestaciones suficientes para los amantes del overclocking. Analizamos la ASRock 890GX Extreme 3 en el laboratorio técnico de MuyComputer.

Ficha técnica

ASRock incluye en el kit, además de la placa, un juego de cables SATA, el bracket para instalar un eSATA trasero, adaptadores de alimentación, controladores, drivers, guías rápidas y un completo manual en castellano. El producto se entrega en un cuidado embalaje ilustrado con las características más destacadas del la placa base.

La ASRock 890GX Extreme 3 presenta una notable calidad de construcción, destacando la correcta distribución de conectores y el uso de capacitores sólidos de fabricación japonesa y alta calidad que ofrecen hasta 2,5 más duración que los convencionales (algo muy interesante para usuarios que tengan pensado forzar con técnicas de overclocking). Una revisión detallada revela un ensamblaje correcto, sin puntos débiles y preparado para todo tipo de configuraciones.

El socket del procesador cuenta con un anclaje muy sólido que podemos retirar fácilmente para instalar determinados sistemas de refrigeración y soporta una amplia gama de micros AMD (hasta 140W de TDP), incluyendo los nuevos Phenom II X6. Los usuarios de perfil avanzados apreciarán la incorporación de un microcontrolador capaz de activar núcleos bloqueados en los microprocesadores. Gracias al chip UCC (Unlock CPU Core) podemos probar a “despertar” desde la BIOS algún núcleo y convertir un X3 en X4, por ejemplo.

Este vídeo muestra cómo funciona el UCC.

Un chipset 890X es el encargado de gobernar la placa analizada. Convenientemente instalado bajo un contundente sistema de refrigeración integra, además, una gráfica ATI Radeon 4290 con soporte nativo de DirectX 10.1 y Shader Model 4.1, con 128 Mbytes de memoria dedicada independiente (no la toma de los bancos de RAM). En la práctica, tenemos un subsistema gráfico más que suficiente para mover el sistema operativo, las aplicaciones y los contenidos multimedia, pudiendo reservar una opción más potente para videojuegos y tareas que demanden gran potencia de cálculo.

La placa de ASRock ofrece tres ranuras PCIe 16x y cuatro bancos para memoria DDR3 que admiten hasta 16 Gbytes (en modulos de 4 Gbytes). El fabricante asegura que funcionarán de forma estable hasta a 1.800 MHz. Por supuesto no faltan numerosas opciones de conetivdad que inlcuyen puertos USB (2.0 y 3.0), FireWire, eSATA, salidas DVI, VGA y HDMI (las detallamos al completo en la ficha técnica adjunta). Del sonido se encarga un chipset dedicado VIA VT2020, con soporte para sonido 7.1.

Otro guiño interesante a los aficionados al overcloking (presente en muchos modelos de gama alta) es la inclusión de indicadores de encendido, un botón de reset directo del sistema sobre la placa (también hay uno en el panel posterior) y una pantalla LED de dos dígitos para identificar posibles problemas mediante un código numérico.

Probamos la placa con un procesador AMD Athlon X4 620, 4 Gbytes de RAM DDR3 a 1.333 MHz, una gráfica ATI Radeon HD 5870 (que ya analizamos con detalle en MuyComputer) y un disco duro Western Digital de un terabyte (7.200 RPM) obteniendo magníficos resultados y un comportamiento estable: con la suite PCMark Vantage alcanza los 6.488 puntos y en nuestros test de rendimiento 3D obtuvimos 23109 puntos con 3DMark Vantage (3277 utilizando la gráfica integrada en placa).

Como cabía esperar, la configuración de pruebas puede mover vieojuegos actuales sin problemas. A modo de referencia destacar los 94,2 fps conseguidos en Colin McRae:DiRT2 o los 144 fps con Tom Clancy´s H.A.W.X a 1.920 x 1.080 píxeles y detalles en nivel medio. Sin lugar a dudas, la ASRock 890GX Extreme 3 es una opción excelente como base para un ordenador gamer por su estabilidad y las posibilidades que ofrece a la hora de afrontar futuras ampliaciones.

La IGP (ATI Radeon 4290) resultó ser una grata sorpresa, ofreciendo potencia suficiente para manejar vídeo en alta definición sin problemas o ejecutar videojuegos no demasiado complejos ajustando el nivel de detalle. Con la conocida demo Pionner HD es fácil comprobar como se reduce el uso del procesador hasta el 9% cuando activamos la gráfica integrada en placa, que procesa el vídeo con total fluidez. En nuestra fase de pruebas tuvimos algún problema con los drivers, que se solucionaron actualizando a la última versión disponible, todavía en fase beta.

 

Además, el producto de ASRock ofrece las herramientas necesarias para sacar el máximo partido de los componentes mediante funciones de overclocking que cualquier usuario con cierta experiencia sabrá manejar sin problemas.

Gracias a la utilidad OC Tuner es posible realizar cambios en el sistema desde una interfaz muy intuitiva, además de verificar la estabilidad en todo momento. Aunque este tipo de aplicaciones suelen tener más limitaciones que un ajuste “puro” desde la BIOS también ofrecen cierto margen de seguridad que agradecerán los más novatos. Gracias a OC DNA podemos compartir nuestro perfil para que lo usen otros usuarios con hardware similar o cargar un perfil probado por otro usuario en nuestra máquina.

Conclusiones

ASRock mantiene una estrategia acertada y productos como este demuestran que calidad y buen precio no tienen porqué ser incompatibles. Construcción notable, excelente distribución de puertos, estabilidad y herramientas que gustarán a los overclockers son sus aspectos más destacables. La incorporación de una gráfica integrada solvente junto a la integración de USB 3.0, SATA 3.0 y eSATA también merecen la pena ser tenidos en cuenta.

Consideramos a la ASRock 890GX Extreme 3 como un producto recomendado para usuarios que piensen montar una máquina potente basada en AMD y quieran una plataforma estable a la hora de trabajar con técnicas de overcloking. La placa está disponible en todos los distribuidores autorizados por 129 euros (IVA incluido).

  • Share This