¿Se ‘muere’ el libro en papel?

¿Se ‘muere’ el libro en papel?
7 de agosto, 2010

“El libro físico estará muerto en cinco años”, aseguró el ‘gurú’, informático y empresario Nicholas Negroponte, impulsor del proyecto de portátiles de bajo coste OLPC para disminuir la brecha digital en los países menos desarrollados. Declaraciones de Negroponte en un conferencia en California sobre el futuro de la tecnología que coinciden con los serios problemas tras la caída de ventas de libros en papel de Barnes & Noble y Borders, las dos mayores cadenas de librerías de Estados Unidos.

 

“El libro físico está muerto… está sucediendo y no será en diez años, sino en cinco”, aseguró Negroponte en una conferencia sobre el futuro tecnológico. Por supuesto, con ‘muerto’ Negroponte no quiere decir que desaparezcan sino que los libros electrónicos reemplazarán a los físicos como formato dominante.

 

 

“La gente dirá que no, no, pero los cambios son inevitables como en el cine o la música, o como las películas físicas de fotografía de los años 80 cuando compañías como Kodak negaban su evolución al formato digital”. Señales claras del cambio profundo en el mundo del libro como que el gigante del comercio electrónico Amazon ya venda más libros electrónicos que físicos fueron señaladas por Negroponte para argumentar su aseveración.

 

Otra de ellas es la más que probable suspensión de pagos de Borders, la segunda cadena de librerías estadounidense. La primera, Barnes & Noble, tampoco anda mucho mejor y podría ser vendida próximamente ante el empuje del libro electrónico y la caída de ventas de libros en papel. La tendencia a la baja de Barnes & Noble es notoria y su valor en bolsa ha pasado de 2.200 millones de dólares a 1.000 millones en el último decenio, mientras que Amazon (líder de ventas del libro electrónico con el Kindle) es hoy un imperio de 55.000 millones de dólares, multiplicando su valor por quince en el mismo periodo.

 

 

Negros nubarrones que se ciernen sobre el libro físico aunque su mantenimiento no debería ser incompatible con el impresionante auge del digital. El placer de la lectura del libro físico, su olor, su tacto, sus sensaciones, son difíciles de encontrar en el electrónico para muchos de nosotros aunque seamos apasionados de la tecnología. También son claras las ventajas del libro electrónico, que mejor que revolución rompedora debería ser una forma natural de integrar las nuevas tendencias y optimizar la tecnología en una convivencia pacífica de los dos formatos. ¿Será posible?

  • Share This