Apple iPod shuffle 4G (2 GB)

Apple iPod shuffle 4G (2 GB)
20 de septiembre, 2010

Hace unos días Apple renovó la familia iPod. Tras analizar con detalle el nuevo iPod touch 4G y el iPod nano 6G le toca al turno al nuevo iPod shuffle 4G, la mejor opción si la portabilidad es nuestra prioridad. En esta generación el iPod shuffle abandona su chasis alargado y sin botones para adoptar un aspecto que recuerda a modelos pasados, manteniendo la tecnología VoiceOver, que nos dice qué canción está sonando con sólo pulsar un botón. El nuevo iPod shuffle 4G ya está disponible por 49 €.

Ficha técnica

El nuevo iPod shuffle recupera el diseño del modelo de la segunda generación. Fabricado en aluminio pulido, tiene un tamaño ligeramente más reducido (29 x 31,6 x 8,7 mm incluyendo la pinza) y más ligero (12,5 gramos) y se puede encontrar en cinco colores diferentes (naranja, rosa, verde, azul y plateado).

En la parte frontal presenta cinco botones: un botón circular del mismo color que el reproductor que hace las funciones de play/pause. Alrededor de este se encuentran formando un círculo en color blanco los botones de avanzar, retroceder, aumentar volumen y disminuir volumen. En la parte posterior recupera la pinza que se había eliminado en el modelo anterior, aunque debido al reducido tamaño de este iPod hace que la mayoría de las veces que intentemos engancharlo en nuestra camiseta, pantalón, bolso, cinturón (o donde más cómodo nos resulte) pulsemos sin querer el botón de retroceso o avance, aunque se puede solucionar en parte bloqueando el dispositivo previamente.

 

Analizamos el iPod shuffle 4G

 

En la parte superior derecha encontramos un botón deslizante que puede adoptar tres posiciones: derecha (iPod apagado), central (reproduce las canciones en modo continuo) e izquierda (reproduce las canciones en modo aleatorio o shuffle, de ahí su nombre). Cuando este botón se encuentre en las posiciones central o izquierda aparecerá una franja verde que nos indicará que el iPod está encendido. Justo a continuación encontramos una característica fundamental (ya presente en el shuffle 3G) en esta cuarta generación, el botón de VoiceOver, del que hablaremos con detalle más adelante.

A la izquierda del todo en la parte superior encontramos un indicador del estado de la batería. Cada vez que apretemos un botón (cualquiera que pulsemos), este led se iluminará en diferentes colores: verde cuando la batería se encuentre por encima del 50% de su capacidad; naranja cuando esté al 25-50% y rojo cuando esté a menos del 25%. Una utilidad muy práctica para saber si tendremos que cargar nuestro reproductor al llegar a casa.

 

Analizamos el iPod shuffle 4G

 

Por último, encontramos el puerto jack. A través de éste no sólo podemos conectar los auriculares sino también sirve como entrada del conector USB-jack, un cable muy corto (no llega a los 5 centímetros de longitud ) que permite conectar el iPod al ordenador para sincronizarlo y actúa también como cargador.

VoiceOver o dime qué canción está sonando

Para suplir las carencias generadas por la ausencia de pantalla (esencialmente, la navegación por canciones, álbumes y listas de reproducción) Apple ha integrado un botón dedicado a la función VoiceOver: cuando lo pulsemos, una voz nos leerá el título y el artista de la canción que estemos escuchando en ese momento. Si lo mantenemos pulsado un par de segundos lo que nos leerá será el nombre de las diferentes listas de reproducción que tengamos creadas.

Para seleccionar alguna de estas listas solo tendremos que pulsar el play en el momento en el que lea la lista que queremos escuchar y automáticamente nos llevará a esa lista. Si pulsamos el botón de avanzar o retroceder mientras la voz está leyendo ya sea el título de la canción o las listas de reproducción pasará a leer la canción o lista posterior o anterior sin tener que pulsar cada vez el botón de VoiceOver. Brillante.

Analizamos el iPod shuffle 4G

 

Personalmente, escuchar de viva voz el título de las canciones no me parece excesivamente útil (suelo conocer las canciones que llevo) No obstante, sería mucho más útil la incorporación de radio FM. Otro de los aspectos que me han gustado de la opción de VoiceOver es que lee cualquier cosa que hayas escrito como título o nombre del artista, incluso si aparece el número de pista, también lo lee.

El reconocimiento de idiomas está bastante logrado, aunque hay algunas canciones en las que si identifica el nombre de un artista en un idioma, el título de la canción lo leerá también con acento del idioma identificado, aunque esté en un idioma diferente, lo cual puede sonar un tanto extraño (o divertido, según se mire).

Por último, si lo presionamos un par de veces nos informará del estado de la batería. Según el idioma del título de la canción (reconoce hasta 25 idiomas) la voz será masculina (es el caso del castellano, por ejemplo) o femenina (para inglés, francés o portugués entre otros.

Configuración y capacidad

Como era de esperar, para llenar el nuevo shuffle con música, podcasts o audiolibros (es lo único que puedes cargar al no tener pantalla) es necesario tener instalado el famoso iTunes, aunque cada vez encontramos más alternativas a este programa para los que preferimos el cómodo y tradicional sistema de arrastrar archivos. Una vez hayamos registrado nuestro dispositivo podremos ajustar el sistema VoiceOver en el idioma que deseemos para poder escuchar (y entender) el nombre de las listas de reproducción que hayamos creado.

 

Por último, solo habrá que sincronizar nuestro iPod shuffle a través del iTunes para cargarlo de música. Es recomendable organizar las listas de reproducción que queramos escuchar ya que no existe la opción de navegar entre los distintos artistas y álbumes, pero sí entre las distintas listas de reproducción que tengamos creadas.

En cuanto a la capacidad, Apple ha optado por un precio reducido con una capacidad también muy ajustada: tan solo de 2 Gbytes. Sin embargo, con esta capacidad podemos meter unas 400 canciones de 5 Mbytes, una cantidad más que suficiente para un usuario tipo.

Analizamos el iPod shuffle 4G

 

En cuanto a la batería hemos podido comprobar que dura bastante (oficialmente tiene 15 horas de autonomía), y se carga en unas 3 horas. En mi caso, llevo poco más de una semana ultilizando el iPod shuffle en trayectos de metro (unos 40-50 minutos diarios) y aún no he gastado ni la mitad (teniendo en cuenta que se ha cargado en el tiempo que sincronizaba el iPod con el iTunes)

Conclusiones y opinión personal

El iPod shuffle cumple con solvencia los objetivos que se buscaban con este rediseño: sigue siendo muy manejable y ligero, perfecto para los que quieran escuchar música mientras hacen deporte o para los que huyan de los aparatos con infinidad de menús y ajustes que más que ofrecer variedad pueden llegar a desbordar.

Personalmente, mi primer impacto fue de ligero rechazo al ver este dispositivo sin pantalla, aunque el diseño me llamó mucho la atención. Tengo la costumbre de escuchar música en el móvil o en el MP3 de turno y navegar por las carpetas leyendo directamente los nombres de artistas y canciones, con lo que creía que me resultaría dificil acostumbarme al shuflle (y más después de haber visto otros modelos con pantalla, mucho más atractivos, como el iPod nano).

Tras varios días días de prueba he de decir que si no fuera por la función de VoiceOver no me gustaría tanto. Además de la calidad de sonido que ofrece, el poder cambiar de lista de reproducción se agradece.

Analizamos el iPod shuffle 4G

 

En definitiva, el iPod shuffle es un dispositivo minimalista, pensado para un público que huye de grande aparatos como puede ser el iPod touch y no quiere gastar demasiado dinero.

  • Share This