NVIDIA GeForce GTX 460

NVIDIA GeForce GTX 460
20 de septiembre, 2010

La NVIDIA GeForce GTX 460 se posiciona como producto de entrada al hardware basado en Fermi, ofreciendo muchas de las prestaciones de sus hermanas mayores por un coste razonable. El conocido integrador Point of View nos ha facilitado una muestra de su propuesta basada en la solución gráfica de NVIDIA, una tarjeta gráfica dotada de un gigabyte de memoria GDDR5 y cuyo precio no supera los 240 euros. Analizamos si merece la pena y hasta que punto se trata de una alternativa “para jugar a todo”.

Ficha técnica

Tras la llegada de la espectacular NVIDIA GeForce GTX 480 (analizada en profundidad por nuestro laboratorio) y su “hermana pequeña”, la GeForce GTX 470, NVIDIA tenía clara la necesidad de ampliar su catálogo de soluciones basadas en Fermi con propuestas más asequibles, destinadas a usuarios que valoran la relación entre calidad, precio y prestaciones por encima de otros factores. Como suele ocurrir en tecnología, un mercado competitivo lleva consigo una aceleración en la evolución de los productos y actualización constante de precios, que redunda en beneficio para el consumidor final. En este sentido, la legendaria rivalidad entre ATI y NVIDIA es un caldo de cultivo inmejorable.

Esta es la hoja de especificaciones que luce la NVIDIA GeForce GTX 460.

Así, los ingenieros de la compañía presentaron el núcleo GF104 como abanderado de la segunda generación de NVIDIA Fermi y elemento clave en para el desarrollo de tarjetas gráficas potentes a coste razonable. El GF104 es más pequeño (317 mm2) y menos costoso que el GF100 (corazón del tope de la gama de la serie 400).

NVIDIA deja muy claro el posicionamiento de la GTX 460.

A continuación, las especificaciones técnicas más relevantes de la NVIDIA GeForce GTX 460 que Point of View ha enviado a nuestro laboratorio técnico:

– Modelo NVIDIA GeForce GTX 460
– Núcleo a 885 Mhz. GPU 1.005 Mhz. Tecnología de 40 nanómetros.
– 1.024 Mbytes de memoria GDDR5 a 900 Mhz.
– 336 CUDA cores.
– 32 ROPs.
– Pixel Fillrate 27,4 GP/s.
– 60 unidades de texturas.
– Bus de 384 bits.
– Ancho de banda 128,6 GB/s.
– Dos salidas de vídeo DVI y una mini HDMI.
– Fuente de alimentación recomendada: 450W o superior.
– TDP declarado 160W

La tarjeta que analizamos es prácticamente igual que el excelente diseño de referencia que presentó NVIDIA. Con el objetivo de mantener un precio competitivo no se han instalado mejoras relevantes para mejorar la dispación de calor ni veremos las concesiones estéticas presentes en productos de la competencia. En el laboratorio llamó la atención por sus dimensiones, más contenidas que las de otras propuestas de potencia similar y que permiten montarla sin problemas en prácticamente cualquier tipo de caja.

No obstante, nos sorprendió en un primer momento que las frecuencias de reloj (885 MHz) y memoria (1005 MHz) fueran superiores a las presentadas por otros integradores. Como luego comprobaríamos en los test, la tarjeta obtiene unos resultados sobresalientes y es muy estable. No detectamos problemas de temperatura en ningún caso, incluso haciendo incursiones en el terreno overclocker.

En la parte posterior encontramos los mismos puertos que el diseño base: dos DVI de doble enlace y un conector mini HDMI capaz de llevar audio y vídeo sobre el estándar HDMI 1.3a (incluyendo Dolby TrueHD y DTS Master Audio). En el frontal, dos conectores de 6 pines son los encargados de proporcionar energia a la tarjeta, que tiene un TDP declarado de 160W y necesita una fuente de, al menos, 450W (nosotros subiríamos esa recomendación hasta los 550W).

Como toda la serie 400, la NVDIA GeForce GTX 460 soporta de forma nativa DirectX 11, Shader Modelo 5.0 y DirectCompute 5.0. Las tecnologías propietarias de NVIDIA también están presentes, siendo compatible con CUDA, PhysX, 3D Vision y PureVideo.

Nuestras pruebas

Dada la clara orientación gamer de la propuesta, quisimos comprobar su rendimiento real con videojuegos de última generación. Además utilizamos 3D Mark Vantage 1.2 como test sintético para tener una referencia objetiva de su potencial.

Las pruebas se han realizado sobre uno de los equipos base de nuestro laboratorio técnico, cedido por AMD y ensamblado por Coolmod. En los gráficos vemos el rendimiento de la gráfica analizada comparado algunas de las soluciones de NVIDIA y ATI que ya han pasado por nuestro banco de pruebas.

Placa Sapphire Pure CrossFireX 790GX
Procesador AMD Phenom II Quad Core 965 – 3.4Ghz – Black Edition AM3
6 Gbytes de memoria RAM DDR3 1.600 MHz OCZ
GPU Point of View NVIDIA GeForce GTX 460
Disco Duro Seagate Barracuda 1 Tbyte 7.200 RPM.
Fuente de alimentación Corsair HX1000 W.
Sistema operativo Windows 7 64 bits.

Los resultados de los test demuestran que estamos ante un gran producto, quizás el más completo que nos ha presentado NVIDIA este año: La 460 GTX es una tarjeta rápida, que mueve sin complicaciones prácticamente cualquier videojuego del mercado sin renunciar a disfrutar de una resolución razonable y con los filtros activados. Ocasionalmente, “bestias” como Crysis Warhead nos obligarón a prescindir de algunas filigranas gráficas para mantener la tasa estable, pero teniendo en cuenta el rango de precios del que hablamos los resultados se pueden calificar de excelentes.

Crysis Warhead sigue siendo un reto a resoluciones elevadas.

 

 

Aunque el público objetivo de esta tarjeta son los aficionados a los videojuegos, quisimos aprovechar la ocasión para comprobar su comportamiento en otras tareas, como la codificación de vídeo utilizando CUDA (en este artículo ya comentamos está tecnología con detalle) o su funcionamiento con el sistema NVIDIA 3D Vision (que también analizamos hace unas semanas).

 

En todos los casos nos encontramos ante una solución gráfica brillante, que además de servirnos para mover los mejores videojuegos del mercado nos proporciona valor añadido en forma de alivio para la CPU en tareas pesadas. Evidentemente, si utilizamos cualquier software diseñado para aprovechar la capacidad de cálculo de una GPU moderna notaremos una importante mejora del rendimiento y un menor consumo de recursos en nuestro escenario de trabajo.

 

 

 

Conclusiones

La NVIDIA GeForce 460 GTX es, posiblemente, la compra más interesante dentro de la “generación Fermi” si atendemos a la relación calidad/precio. La propuesta de Point of View se comporta con total solvencia y sólo podemos achacarle un funcionamiento algo más ruidoso de lo que esperábamos (siempre en condiciones de máxima exigencia). Un producto fantástico que logra la recomendación de nuestro laboratorio técnico.

En el enfrentamiento directo con la ATI Radeon HD5830 consideramos que la propuesta de NVIDIA vence con claridad (publicaremos un artículo más detallado sobre este tema en unos días). Además, el soporte de PhysyX, CUDA, PureVideo y NVIDIA 3D Vision le aporta un valor añadido que no tiene el producto de AMD.

Durante la fase de pruebas no detectamos ningún problema de temperatura y, aunque no está diseñada para afrontar un overclocking exigente, sí admite sin dificultad algún “experimento” que nos haga ganar frames sin perder estabilidad. De hecho, ya hay documentación sobre el espectacular rendimiento que se le puede sacar a este producto con los conocimientos necesarios.

Point of View vende su versión de la NVIDIA GeForce 460 GTX por 239 euros, compitiendo en precio de manera directa con la ATI Radeon HD5830 y algún modelo económico de HD5850. Ya está disponible en todos los distribuidores autorizados.

  • Share This