Ciberacoso y sextorsión al alza

Ciberacoso y sextorsión al alza
30 de septiembre, 2010

La Red de redes centraliza mucha información, permite mantener el contacto con tus personas queridas en la distancia y facilita la vida en múltiples facetas. Sin embargo no todo lo que encontramos en Internet es de color de rosa. Cada día se producen más casos de ciberacoso y lo que se conoce como sextorsión, o bien, extorsión de caracter sexual en Internet. El defensor del menor inició una chocante campaña en TV y desde MuyComputer queremos ofreceros una guía para evitar dichos problemas.

El tipo de extorsionador del que hablamos entra en contacto con la víctima, se gana su confianza para que le envíe fotografías y vídeos de carácter sexual o simplemente graba alguno de estos actos de la webcam para posteriormente pasar a amenazar con difundirlo si no se realiza un pago de dinero o cualquier otra petición.

El departamento de delitos tecnológicos de la Policía Nacional en España ha comentado que el grooming -extorsión sexual a menores- es uno de los principales delitos cometidos a través de las redes sociales.

Desde MuyComputer os dejamos una pequeña lista de consejos para evitar o minimizar los problemas de este tipo de casos:

– Pide ayuda si te sientes amenazado. Los menores deberían recurrir a los progenitores o a una persona adulta de confianza.

– Nunca respondas a las provocaciones del supuesto acosador porque es un estímulo para él. Mantén la calma.

– No hagas juicios precipitados para no señalar a alguien como supuesto acosador por culpa de unas bases equivocadas.

– Trata de evitar los medios donde te sientes chantajeado ya sea en las redes sociales o el teléfono móvil. No descartes cambiar de número.

– Evita intrusos en tus comunidades on line revisando bien tus contactos. Reconfigura la privacidad de tu perfil y cambia tus claves de acceso. Pide a tus amigos que no hagan circular fotos de ti.

– Guarda las pruebas del acoso durante todo el tiempo e investiga la identidad del autor sin lesionar los derechos de ninguna persona.

– Comunica a quienes te acosan que lo que están haciendo te molesta y pídeles, sin agresividad ni amenazas, que dejen de hacerlo.

– Trata de hacerles saber que lo que están haciendo es perseguible por la Ley.

– Deja constancia de que estás en disposición de presentar una denuncia, y manifiesta que cuentas con pruebas suficientes para hacerlo.

– Toma medidas legales si la situación de acoso, llegado este punto, no ha cesado.

  • Share This