Análisis FIFA 11

Análisis FIFA 11
6 de octubre, 2010

EA Sports presenta la nueva versión de FIFA con el respaldo del gran trabajo realizado en los títulos de esta generación (especialmente desde la edición 2009) y algunos retoques interesantes que mejoran la experiencia jugable. En FIFA 11 no veremos cambios radicales, sino novedades sutiles suficientes para mantener al título de EA Sports como la referencia de esta generación en lo que a videojuegos de fútbol se refiere. Analizamos FIFA 11.

"Si funciona, no lo toques". En EA Sports parecen seguir a rajatabla esta sentencia para uno de sus productos estrella, FIFA 11. ¿Significa esto que el juego no tiene novedades? En absoluto, pero ninguna de ellas supone un cambio importante respecto al título del año pasado, excelente por otra parte, sino que profundizan en la mecánica que viene ofreciendo FIFA y en su intento por ofrecer una experiencia jugable lo más cercana posible a la realidad, añadiendo más variables a la simulación.

La periodicidad anual de títulos como el protagonista de este análisis hace prácticamente imposible que veamos grandes novedades entre versiones. Más bien, el modelo de desarrollo suele ser un cambio más o menos radical (que incluye gráficos, motor de físicas, jugabilidad, etc.) seguido de ediciones que añaden mejoras y refinan el concepto original, además de incluir la imprescindible actualización de plantillas y competiciones.

Desde los primeros minutos de juego es fácil notar las dos mejoras más importantes que trae FIFA 11 desde el punto de vista jugable: ProPassing y Personality Plus.

Una de las grandes quejas de los usuarios avanzados de FIFA era la facilidad con la que se podía jugar "al toque" con prácticamente cualquier equipo. Bastaba pulsar el botón de pase para que, de manera automática (excepto con el modo manual activado) el "tiki-taka" se pusiera en marcha.

Tres minutos de juego con FIFA 11 bastan para darse cuenta que, dependiendo de variables como la calidad del jugador, la distancia del pase y el estado del terreno de juego, es necesario dar la potencia y dirección adecuada a los pases para circular el balón con garantías. Es lo que EA Sports denomina ProPassing.

Así, acciones como el socorrido pase atrás a los centrales nos puede crear complicaciones inesperadas, una pared puede suponer un robo peligroso y hacer un cambio de banda como mándan los cánones ahora sí supone un pequeño reto. Por supuesto, esta sensación en mucho menos perceptible jugando en niveles fáciles y con las ayudas de pase activadas, pero os aseguramos que los aficionados a la vertiente "simulador" de FIFA lo van a pasar en grande. Lo más importante es que el sistema no penaliza artificialmente al jugador y añade protagonismo a los centrocampistas y grandes pasadores, que ahora resultan fundamentales para jugar de forma fluida.

El otro gran añadido de este FIFA 11 es Personality+, un sistema de habilidades (se dividen en rasgos y especialidades) que pretenden reflejar las capacidades de cada jugador de manera realista, más allá de la clásica lista de atributos numéricos.. Así, en FIFA 11 veremos delanteros tipo tanque, centrales imbatibles por arriba, centrocampistas con una visión de juego espectacular o extremos que hacen de la velocidad su mejor arma, entre otros. Lo mejor es que funciona, tiene incidencia en el juego y marca diferencias en los partidos.

Uno de los aspectos que más llama la atención tras unos cuantos partidos a FIFA 11 es la facilidad para robar balones. La respuesta a una carga suele suponer la pérdida de balón casi automática (a veces, sin motivo aparente) y las entradas normales han ganado en efectividad. El resultado es un juego donde las posesiones largas son complicadas y las situaciones de barullo habituales (por otra parte, la situación es más cercana a un partido real).

Aunque el tema es discutible (ya hay usuarios que piden un parche), pensamos que se soluciona en parte con práctica; si aprendemos las rutinas, dominamos el sistema de regates y olvidamos "vicios" adquiridos de versiones anteriores veremos como la calidad de nuestro fútbol dependerá únicamente de nuestra habilidad con el pad. En cualquier caso no hubiera estado de más una opción para regular este comportamiento.

El motor gráfico del juego sigue siendo magnífico. Se han retocado detalles de la física del balón (sobre todo cuando está en el aire), hay espectaculares animaciones de lucha por el balón y el modelado de los jugadores, que roza la perfección cuando hablamos de grandes estrellas. Por pedir, nos gustaría ver mejoras en los remates de cabeza, casi siempre picados y con poca fuerza. En este punto no hay lugar para las dudas, sobresaliente.

En los modos de juego no hay grandes cambios, aunque nos parece muy acertada la decisión de integrar "Virtual Pro" dentro del modo carrera. Así, ahora podemos ser parte de nuestro equipo favorito durante 15 temporadas como jugador, entrenador (el clásico) o entrenador-jugador. Las numerosas licencias que posee el juego ayudan a que la cantidad de competiciones que podemos disputar sea enorme (hay más de 60 torneos).

Hemos podido probar el modo online -clave para muchísimos jugadores de FIFA- unos días con excelentes resultados, aunque también alguna sorpresa desagradable (más frecuentes en PS3 que en Xbox 360). Hay partidos se juegan con total fluidez pero hay veces que – especialmente en los clubes online- le cuesta mucho tiempo encontrar rivales o notamos momentos de lag y desconexiones sin motivo aparente.

Afortunadamente, la situación parece que va mejorando poco a poco, y desde hace un par de días no hemos tenido problema alguno así parece que podremos disfrutar de una experiencia jugable similar a la del título anterior.

Conclusiones

FIFA 11 mejora la fórmula del año anterior con los retoques necesarios y sin asumir demasiados riesgos. La receta de gráficos espectaculares, un motor de físicas que funciona y un sistema jugable accesible y profundo a la vez sigue funcionando y hace del título de EA Sports la mejor opción para disfrutar del fútbol virtual en nuestra consola. Sobresaliente y recomendado.

  • Share This