Ballot screen no sirve de nada

Ballot screen no sirve de nada
27 de octubre, 2010

Tras años de polémica por la inclusión del navegador web Internet Explorer por defecto en sistemas Windows y la imposición por el regulador europeo a Microsoft de fórmulas para ofrecer alternativas y aumentar la competencia la compañía optó por incluir una ‘ventana de elección’ (ballot screen) en la edición europea de su sistema operativo. Pasados unos meses y tras comprobar las estadísticas de cuota de mercado de navegadores entre Europa y el resto del mundo, las consecuencias de la implementación del ballot screen han sido prácticamente nulas.

 

Ya conoces la historia. En 1995 la WWW comenzaba a crecer entre el gran público y el navegador web Netscape Navigator de la compañía del mismo nombre era el estándar de facto para navegación y sólo desarrollos como Mosaic le hacían algo de competencia. Microsoft compró licencias de Mosaic para lanzar Internet Explorer 1.0 y comenzar la ‘primera guerra de navegadores’.

 

La batalla terminó como suele ocurrir cuando un tiburón se enfrenta a una sardina. Microsoft defenestró a Netscape con varias estrategias principalmente la que interesa en este artículo al incluir sus navegadores web por defecto y como parte integrante fundamental de sus sistemas Windows. El incremento de cuota de mercado de Windows hasta llegar al 90 por ciento de los ordenadores de consumo se reflejó casi en su totalidad en la cuota de navegadores web.

 

 

Esta estrategia de Microsoft, calificada de prácticas monopolísticas por los críticos con la compañía, llegó a la Comisión Europea que abrió una investigación sobre el particular y ‘obligó’ a Microsoft a implementar algún tipo de herramienta para ofrecer los navegadores alternativos en la edición europea de Windows 7 y en Windows Update.

 

Así nació la Ballot Screen con lanzamiento el 1 de marzo de este mismo año con ventana de elección para los navegadores Internet Explorer, Apple Safari, Google Chrome, Mozilla Firefox, Opera y otros de menor difusión.

 

 

 

Pasados ocho meses de su implementación los resultados del Ballot Screen como puedes ver en los gráficos han sido prácticamente nulos y no ha variado la cuota de mercado. Es decir, aunque Internet Explorer ha seguido perdiendo cuota de mercado en Europa cayendo por debajo del 50 por ciento, prácticamente ha perdido el mismo porcentaje en el resto del mundo donde no se implementó la ventana de elección.

 

Es decir, Internet Explorer sigue descendiendo en cuota de mercado (como la tendencia mostraba) por deméritos propios, al igual que los navegadores alternativos lo hacen por sus virtudes y no por el ballot screen que después de tanta polémica no ha servido para el fin que podría pretenderse como ya avanzábamos.

  • Share This