Photoshop y Premiere Elements 9

Photoshop y Premiere Elements 9
21 de noviembre, 2010

Las versiones Elements de Adobe Photoshop y Premier han sido todo un acierto dentro de la gama de productos de la empresa. Con estas ediciones, con un precio muy inferior a las versiones completas de la Creative Suite correspondiente, se proporcionan al usuario herramientas que utilizan los profesionales de la edición gráfica y de vídeo algo limitadas. En esta versión de Elements encontramos pues funciones extremadamente potentes como las máscaras de capa o la eliminación avanzada de elementos.

 

El retoque fotográfico profesional y la edición de vídeo han tenido en Adobe desde hace años herramientas profesionales muy potentes gracias a Photoshop y Premiere. Adobe decidió hace años llevar parte de estas posibilidades a los usuarios domésticos con versiones de ambos llamadas Elements que introducen funciones muy avanzadas a un precio reducido y más fáciles de usar.

 

 

 

El caso es que al igual que Photoshop y Premiere han ido evolucionando en sus versiones completas para ofrecer cada vez más posibilidades a los profesionales, las versiones de Elements por su parte no solamente han ido incorporando parte de estas funciones sino que se han hecho cada vez más intuitivas y fáciles de usar con un entorno cada vez más adaptado al “artista” ocasional.

 

El paquete que hemos analizado incluye tanto el Photoshop Elements 9 como Premiere Elements de la misma versión. Al analizar el hermano pequeño de Photoshop enseguida nos encontramos con el entorno que ya conocemos del popular editor de imágenes. Veremos los menús en la parte superior, las herramientas en la parte izquierda y en la parte central el área de trabajo. Abajo a la derecha veremos la lista de capas que componen la imagen y encima de ellas las opciones de efectos.

 

 

 

Sin embargo en la parte derecha encontramos tres pestañas que nos dan una pista de que nos encontramos en una aplicación más orientada al editor de fotografías ocasional. La primera es la de edición normal, la segunda es la dedicada a crear documentos gráficos con plantillas (para obtener tarjetas de felicitación, álbumes de fotos, calendarios…) y la tercera es la que permite compartir nuestros trabajos.

 

En esta tercera pestaña encontramos una pequeña decepción. Aunque aparentemente podría parecer que podemos compartir directamente imágenes, en realidad al pulsar sobre las opciones para compartir el programa invocará al organizador, un programa externo que nos guiará para que podamos subir las fotos a redes sociales o a servicios de almacenamiento de imágenes on-line.

 

 

 

 

En la primera pestaña, la de edición, también encontramos tres pestañas inferiores que nos permitirán una edición con control total de las herramientas, otra que nos permitirá realizar ajustes rápidos y la última la más novedosa, la que nos guiará paso a paso para realizar efectos complejos con unos pocos pasos. Si activamos la segunda pestaña se mostrarán solamente las herramientas para reparación de fotos (ojos rojos, blanqueo de dientes…) y  a la derecha el ajuste de niveles.

 

Si activamos la pestaña de efectos guiados se mostrará una lista en la que se clasifican los paso a paso por tipo de efecto a realizar. Algunos son los clásicos retoques para la mejora de fotografías como ajustar la iluminación, enderezar la foto, mejorar el tono de color de la piel… Otras son acciones complejas pero totalmente guiadas como eliminar defectos o reparar distorsiones creadas por la lente. Interesante la acción de recomponer que permite recuperar objetos de una foto distorsionada.

 

 

 

Más espectaculares son las que están en el apartado de PhotoMerge, que utiliza dos o más fotografías para obtener cierto resultado. Podemos pegar fotos para crear una foto de grupo, usar una herramienta para integrar caras, un limpiador de escenas o un corrector de exposición. Un efecto realmente interesante es el que copia estilos de una foto a otra. Es decir, si tenemos una foto por ejemplo de un paisaje de la que nos gustan los colores, los efectos de luz etc… podemos aplicar estos efectos a una segunda fotografía.

 

 

 

Otras acciones guiadas permiten efectos fotográficos como envejecer la foto, crear el efecto de que un personaje u objeto de la fotografía se salen del cuadro, mejorar las fotografías de retrato, convertir la foto en una obra del Pop Art o crear un reflejo de un objeto de la foto. Todas las acciones guiadas son sencillas de seguir, indican claramente los pasos y en pocos minutos tendremos un efecto espectacular.

 

 

 

Por el lado de la edición tradicional, Photoshop Elements 9 incorpora dos funciones muy potentes que hereda directamente del Photoshop completo: la máscara de capas y la de clipping. La primera sirve para proteger una parte de una imagen a la que hayamos aplicado una capa de ajuste mientras que la segunda permite aplicar un gradiente sin afectar al resto de la foto.

 

Se ha incorporado a los filtros uno de paso alto que permite extraer de una fotografía dibujos o secciones de una imagen en blanco y negro. Las herramientas de selección se han mejorado para extraer porciones de una foto e insertarla en otras capas. Muy potente también el extractor mágico que permite seleccionar objetos o personas en una fotografía con sólo marcar ciertas partes de los mismos. El programa se ocupa de seleccionar y ajustar los bordes.

 

Premiere Elements 9

 

En lo que respecta a Premiere Elements, el discurso es parecido al hecho con Photoshop. Han primado igualmente dos factores: incorporar herramientas potentes propias del “hermano mayor” y proporcionar herramientas para que solamente con unos clics los usuarios principiantes puedan realizar películas y proyectos de vídeo de forma sencilla pero con efectos avanzados.

 

 

 

El programa está organizado en cuatro secciones o pestañas que se refieren a cuatro momentos del proceso de edición de vídeo: la organización, la edición, la realización de los menús del DVD y la posibilidad de “subir” el vídeo a la Red. En este último apartado, y tal y como sucedía en Photoshop Elements, se recurre a la aplicación externa, el Organizador.

 

En el apartado de organización escogeremos los clips o fragmentos de vídeo, audio e imágenes que queremos incorporar a nuestra producción. Luego las arrastraremos en el apartado de línea de tiempos en el momento en el que queramos que aparezcan. La vista de línea de tiempo es realmente eficaz y sencilla, mucho más que la de otras aplicaciones que hemos podido probar.

 

 

 

Luego empieza la diversión con la pestaña de edición. Podemos añadir en primer lugar efectos a los fragmentos de vídeo, y aquí Adobe se ha mostrado generosa. Tenemos de todo tipo que nos permiten convertir nuestra película en una producción del cine mudo, corregir ciertos defectos de la imagen y obtener efectos vistos en los vídeos musicales más recientes, como la de convertir las imágenes en un cómic.

 

 

 

En el apartado de transiciones también tendremos dónde escoger, desde las más clásicas de desvanecimiento o aparición hasta las más avanzadas con efectos tridimensionales. Luego podremos añadir textos a las imágenes con novedades como la posibilidad de que un texto o una imagen siga a un elemento de del vídeo, como una persona o un vehículo.

 

 

 

El apartado de temas es quizás el más eficaz si andamos cortos de tiempo. Simplemente elegiremos un estilo para nuestro vídeo y Premiere elegirá todos los efectos y transiciones por nosotros incluyendo efectos de sonido. Podemos elegir temas más infantiles, relacionados con el arte, con los musicales de Broadway, en forma de comic, con estilo de vídeo de deportes… Unos minutos y el vídeo estará listo para poder ser visionado. Podemos naturalmente modificar efectos y transiciones como queramos.

 

 

 

En el apartado de los menús de disco podemos editar los menús para DVD y Blu-Ray, pero con la novedad de que se ha creado un formato llamado Web DVD que permite colgar en la Red un vídeo con un menú como el de los DVD tradicionales. También permite producir vídeos para disporitivos móviles directamente. Un inconveniente de Premiere Elements es que para algunos efectos es muy hambriento de recursos. Recomendamos un buen equipo o mucha paciencia. También es recomendable una buena tarjeta gráfica con controladores actualizados para ayudar con las tareas de vídeo.

 

 

 

En cuaquier caso y al igual que Photoshop, Premiere Elements 9 permite realizar trabajos realmente sofisticados gracias a la cantidad de efectos y posibilidades de edición, a la vez que se pueden obtener resultados espectaculares en muy pocos pasos. Solamente el precio del paquete puede ser un obstáculo, aunque existe la posibilidad de adquirirlos por separado.

 

Sin embargo y prescindiendo de este factor son sin duda los dos programas más potentes en su clase con esa doble personalidad de amplitud de funciones avanzadas y posibilidades de uso para usuarios poco expertos. El organizador, aunque nos fastidie recurrir a un programa externo para ciertas tareas, es bastante eficaz y muy útil para unificar nuestros archivos multimedia.

 

En definitiva, un complemento muy recomendable para nuestro arsenal de cámaras digitales, tanto fotográficas como de vídeo.

 

  • Share This