Gigabyte GA-880GMA-UD2H

Gigabyte GA-880GMA-UD2H
21 de diciembre, 2010

La Gigabyte GA-880GMA-UD2H es una solución "todo en uno" para formatos Micro-ATX perfecta para montar un equipo destinado al disfrute de contenido multimedia. El fabricante asiático ha diseñado su producto sobre el chipset 880G, integrando una gráfica ATI Radeon HD 4250 y todo el arsenal tecnológico de las últimas tecnologías desarrolladas por AMD.

Los sistemas integrados permiten tener un equipo con potencia suficiente para la mayoría de escenarios (excluyendo juegos de última generación y otras aplicaciones muy exigentes que demanden una GPU dedicada) con la ventajas poder instalarse en chasis de pequeño tamaño, consumir menos y ofrecer cierto grado de escalabilidad a partir de la inversión inicial. En este artículo analizamos una de las mejores opciones del mercado para montar un HTPC de calidad, la Gigabyte GA-880GMA-UD2H.

Gigabyte presenta su placa de manera impecable, acompañada de todos los accesorios necesarios para su puesta en marcha e incluyendo un completísimo manual ilustrado (lamentablemente, sólo en inglés). Un primer vistazo revela una construcción de alta calidad (en la línea con el resto de productos de la firma) y una más que correcta distribución de puertos y conectores. Un chipset 880G junto a una ATI Radeon HD 4250 integrada y el SouthBridge SB850 donde destaca el soporte para SATA 6 Gbps. Gracias al puerto PCI Express 2.0 16x integrado los usuarios que quieran mejorar su potencial con una GPU dedicada, con la única limitación de la potencia de la fuente de alimentación y de las dimensiones físicas de la tarjeta.

A pesar de ser una Micro-ATX las opciones de conectividad son notables.

A pesar de su pequeño tamaño, la Gigabyte GA-880GMA-UD2H está preparada para soportar procesadores AMD de última generación (incluyendo lo nuevos AMD Phenom II X6), cuenta con cuatro bancos de memoria DDR3 (hasta 16 Gbytes) y una conectividad de lo más completa (la detallamos en la ficha adjunta) donde destacan los seis puertos USB (2 de ellos 3.0), salidas HDMI, DVI, soporte FireWire, eSATA y seis salidas para el sonido multicanal.

Probamos la placa utilizando un procesador AMD Athlon II X4 635, 4 gigabytes de RAM (en dos módulos Kinston HyperX DDR3), la gráfica integrada y un disco Western Digital Caviar de un terabyte de capacidad. El sistema operativo es Windows 7 64 bits.

Como cabía esperar con estos mimbres y la solución gráfica integrada de ATI es posible mover el sistema operativo y las aplicaciones más habituales sin problemas. En el terreno multimedia la ATI Radeon HD 4250 se defiendie bien incluso con videos en alta definición y un bitrate elevado aunque, evidentemente, sus carencias salen a la luz a poco que le exigimos algo de rendimiento 3D (los 1814 puntos que obtiene con 3D Mark 2006 pueden servir para hacerse una idea de lo que ofrece en este sentido). En cualquier caso y dentro del escenario de trabajo para el que ha sido diseñada, la placa muestra un comportamiento excelente y el mínimo consumo de recursos de CPU en tareas como la reproducción de vídeo o la codificación de archivos demuestra el buen trabajo de AMD con la circuitería integrada en placa y la gráfica.

Aunque no hemos tenido tiempo de investigar con la profundidad que nos gustaría la vertiente overcloking del producto (siempre interesante hablando de AMD) sí nos gustaría destacar la ausencia total de restricciones por parte del fabricante; es más, nos ofrece las herramientas necesarias para llevarla a buen puerto sin riesgos excesivos. Desde una BIOS bastante accesible podemos aumentar el multiplicador interno del micro, habilitar núcleos "dormidos" o mejorar el rendimiento de la memoria de manera directa.

Conclusiones

La Gigabyte GA-880GMA-UD2H se presenta como una solución muy interesante para usuarios que quieran montar un sistema basado en Micro-ATX sin las limitaciones clásicas de las placas "todo en uno" tradicionales. La propuesta del fabricante asiático funciona estupendamente con solo añadir un micro medio y un par de gigas de RAM pero también ofrece una plataforma suficiente para montar un equipo más "serio" capaz de ejecutar videojuegos y aplicaciones pesadas sin problemas. Las opciones de overclocking son la guinda del pastel y serán muy apreciadas por los usuarios más avanzados.

La placa analizada ya se puede comprar en los distribuidores habituales por un precio que ronda los 90 euros, más que razonable teniendo en cuenta sus especificaciones y las posibilidades de ampliación que ofrece. Un producto excelente que recomendamos desde el laboratorio técnico de MuyComputer.

  • Share This