¿Ordenadores Apple Mac con ARM?

¿Ordenadores Apple Mac con ARM?
20 de enero, 2011

Rumor de los gordos el que nos llega y que asegura que Apple estaría planeando el relevo de procesadores Intel por diseños ARM en su gama de ordenadores de escritorio y portátiles. ¿Descabellado? Bueno, no sería para mañana mismo sino para un futuro, resucitando un proyecto denominado Aquarius planteado en 1986. Apple desea independencia tecnológica, tiene gran experiencia en la arquitectura RISC y efectivo sobrado para esta operación. El iPod, iPhone e iPad no serán los últimos con chips ARM. 

 

Tim Cook, director general en funciones de Apple, anunció ayer en la presentación de los impresionantes resultados económicos del último trimestre, una inversión cercana a los 4.000 millones de dólares en los próximos 24 meses para ‘contratos de componentes de largo plazo’.

 

 

Según ITproPortal con este dinero Apple resucitaría el proyecto Aquarius, concebido en 1986 para reemplazar los Motorola 68000 por un chip de cuádruple núcleo RISC. Proyecto aplazado que no muerto tras la apuesta de la compañía por los PowerPC de IBM.

 

Después ya sabes; travesía por el desierto hasta que regresó Jobs para reflotar la compañía y hace cinco años impulsó el gran bombazo: cambio completo de arquitectura a favor de los CISC del gigante del x86, Intel. Un cambio radical y por el que más de uno (Jobs el primero) tuvo que tragarse sapos y culebras tras asegurar durante años que los ‘Macintosh con PowerPC pateaban el trasero de los PC con Intel y Windows’. El motivo del cambio estratégico con el paso de los años está cada vez más claro: cuestión de costes y no de capacidad tecnológica de IBM.

 

Pasado un lustro, según las especulaciones Apple volvería a apostar por la arquitectura RISC e sus ordenadores de sobremesa y portátiles, con diseños personalizados desde Cupertino bajo licencia de ARM. No sería a corto plazo ya que sus desarrolladores tendrían que volver a convertir todo el código del Mac OS X y aplicaciones asegurando además la compatibilidad con los Intel al menos en el periodo de transición.

 

¿Especulación descabellada? Pues no tanto a medio plazo. Aquí tienes algunas claves con cierto fundamento:

 

 

– Apple (cerrada como pocas) conseguiría por fin la independencia tecnológica que Jobs persigue desde hace años bajo el argumento “no entraremos en ningún negocio del que no tengamos o controlemos la tecnología principal”.

 

– Financiación: Apple es actualmente una mina de oro, primera tecnológica por capitalización de mercado y tiene reservas de 60.000 millones en efectivo para cumplir el sueño de Aquarius que en su día no pudo siquiera iniciar.

 

– ARM. No olvidemos que Apple es uno de los miembros fundadores de ARM junto a VLSI technology y Acorn.

 

– Experiencia. Sobrada en la arquitectura RISC como muestra del ecosistema creado para los PowerPC de IBM y más recientemente con la plataforma iOS para el segmento móvil.

 

– Antecedentes. Adquisiciones de ImgTec, PA Semi e Intrinsity, más una inversión estratégica en Imagination Technologies, la antigua compañía de gráficos Videologic y cuyas GPU ya utiliza.

 

Alternativas. No existen salvo seguir con Intel. La compra de AMD no le daría la maniobra suficiente y la de ARM seguramente no sería permitida por los reguladores antimonopolio ya que tiene concedidas licencias a una cantidad enorme de empresas competidoras de Apple. 

 

– Presente. Los iPod touch, iPhones e iPad ya usan chips RISC de compañías como Samsung o Infineon y el A4 (basado en el Cortex-A8) es de diseño y control absoluto de Apple. Para este mismo año, el iPhone 5 y el iPad 2 calzarán el A5, exponente de la nueva generación de los multinúcleo de ARM (Cortex-A9) con Qualcomm como proveedor y según los primeros datos, superiores a los Intel en rendimiento por vatio.

 

 

OBJETIVO FINAL. Como un ‘Señor de los anillos tecnológico’, conseguir un chip GPGPU para ‘gobernarlos a todos’ creando una plataforma de hardware formidable que se extienda desde el iPod Touch hasta el iMac. El software sería compatible a través de una supertienda de aplicaciones extendida a herramientas y juegos en ordenadores de escritorio, portátiles, tabletas y smartphones.

 

¿Descabellado? Ya vemos que no tanto aunque son muchos los interrogantes que una operación de semejante calado plantea. Tiempo, dinero y riesgo. Se atreverá Apple? ¿Y una Apple sin Steve Jobs?.

  • Share This