Ley Sinde, reacciones

Ley Sinde, reacciones
25 de enero, 2011

Las reacciones a la enmienda pactada por PSOE, PP y CIU en el Senado que permitirá aprobar la Ley Sinde continúan y además de incendiar la Red de redes y a sus internautas ha provocado la primera dimisión. Guarda el champagne, no ha sido la Ministra de Cultura ni alguno de los políticos que maquillaron anoche una norma que más allá de luchar contra la piratería instaura la censura en Internet. Se trata de Alex de la Iglesia, presidente de la Academia de Cine.

 

Por sorpresa, Alex de la Iglesia, ha anunciado su dimisión tras la Gala de los Goya por su desacuerdo con la Ley Sinde. Genio y figura, de la Iglesia primero reconoció que descargaba material protegido por copyright de Internet (principalmente películas porno), después cargó contra Internet y los internautas piratas, y por último (tras una reunión con la asociación de Internautas y destacados bloguers que algunos como Anonymus creen que fue una distracción) apostó por un acuerdo global con todos reconociendo que “la oferta legal no era suficiente, y el modelo de mercado necesitaba ser ampliado y corregido”.

 

Por su parte la Asociación de Internautas AI niega que la enmienda sirva para introducir garantías judiciales. “No, lo cierto es que ahora limita más derechos fundamentales, al derecho a la libertad de expresión, le podemos ya sumar la protección de datos personales. En consecuencia, si el resultado es que el Gobierno controlará contenidos en la red y que la piratería seguirá ahí… ¿Cuál es pues la verdadera razón de la Ley Sinde?, se preguntan.

 

 

Por su parte, la Asociación de Usuarios de Internet (AUI) ha anunciado su intención de denunciar la Ley Sinde por inconstitucional, ya que, por ejemplo, el texto propuesto “recoge la actuación preventiva” algo que, en opinión de la AUI, no cabe en nuestra constitución. “La ley se reactiva, una vez más, sin escuchar, sin debatir y anteponiendo el interés de intermediarios y famosos al interés general. La ley no soluciona sino que agrava un problema, que es de reconversión de un sector y no de piratería, introduciendo inseguridad jurídica y herramientas para la censura de Internet”, explican.

 

La organización de Consumidores FACUA, lamenta que “PP y CiU hayan aceptado apoyar la Ley Sinde tras una simple operación de maquillaje que no altera su esencia y objetivos y continúa con la intención de dejar a los jueces en un papel menos que secundario y considera que este enésimo intento de acabar con la esencia de Internet instaurando un nuevo tipo de censura sobre webs que no vulneran la ley está abocado al fracaso ya que chocará con los tribunales”.

 

Tampoco están satisfechos la Red de Empresas de Internet un grupo de importantes compañías creadoras de contenidos en Internet, señalando que “la reintroducción con modificaciones a través del Senado de la disposición adicional conocida como ley Sinde es una mala noticia para la creación de nuevo tejido empresarial en el entorno de los nuevos medios y los contenidos digitales y sus consecuencias no tardarán mucho en verse al añadirse innecesarias dificultades al desarrollo, ya de si difícil, de las compañías dedicadas a lo digital el temor a una creciente inseguridad jurídica para el desarrollo de nuevos negocios”.

 

 

Por su parte las organizaciones de derechos de autor y el grupo de la industria que han promovido la Ley Sinde han declarado opiniones favorables a la misma (aunque siempre con matices). Entre ellas las del presidente de Promusicae: es “solo un primer paso”, eso sí, en el “buen camino” aunque la enmienda “en vez de aportar seguridad, aporta una cierta dilación”. La de la Coalición de Creadores que estima que la norma presenta determinadas carencias que no permiten atajar de manera eficiente las conductas vulneradoras” o la de la entidad Ibercrea que agrupa a cuatro entidades de gestión y que indica que será “probablemente ineficaz” la adopción de medidas para la interrupción del servicio, dependiendo de si “el prestador, directa o indirectamente, actúe con ánimo de lucro o haya causado o sea susceptible de causar un daño patrimonial”.

 

Por su parte, el resto de grupos parlamentarios que no apoyan la norma han sido tan claros como duros, como Coalición Canaria que dice que la enmienda conjunta pactada por el PSOE y el PP para rescatar la “ley Sinde” en la Cámara Alta “sólo beneficia a las grandes multinacionales de la música y el cine”. Es “un parche de última hora que sólo beneficia a unos cuantos artistas y que obvia descaradamente a los pequeños creadores y a todos aquellos sectores que nada tienen que ver con la música o el cine”, estima.

 

De la opinión de la blogosfera (masivamente en contra de la Ley Sinde) destacamos la de Enrique Dans que refleja bien la opinión mayoritaria de los internautas y cuyo titular es cristalino: “SINDEcoro, SINDEcencia, SINDEbate, SINDErecho, SINDEmocracia. NO A LA LEY BIDEN-SINDE”. Además da claves sobre el cambio de rumbo del Partido Popular en este asunto, muy criticado por los internautas.

 

 

Y como no, la principal actora en esta asunto, la Ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, sigue erre que erre tras el balón de oxígeno que supone el apoyo in extremis del PP. La libertad de expresión es “de todos los ciudadanos”, y ha subrayado que “también tienen libertad de expresión aquellos creadores cuyos derechos sobre sus obras se ven cercenados”, insistió la Ministra, que ironizó sobre que esta polémica Ley lleve su nombre: “supongo que dejar la huella de uno de su paso por la política tiene su parte positiva”. Ángeles González Sinde para la que por cierto se acaba de crear una web para pedir si dimisión

 

En resumen, jornada movida tras el maquillaje pactado en el Senado y que no ha engañado a nadie. Una Ley que ni acabará con la piratería ni conseguirá vender más discos ni más cine hasta que la industria ofrezca alternativas con contenidos baratos y accesibles. Por otro lado por aquí nos preguntamos si algunos de los políticos que van a aprobar saben lo que es un enlace y el funcionamiento de la Red ante la insistencia de cerrar webs a ellos dedicados.  Ya hemos visto los resultados de Hadopi en Francia, menos P2P y más descargas directas y piratería. Aquí para proteger las webs amenazadas se cambiarán servidores y dominios fuera del país y/o los internautas variarán los métodos para compartir contenidos. La Ley Sinde está muerta en cuanto a normativa antipiratería antes de aprobarla. Si lo que se persigue es otro objetivo (como algunos tememos) malos tiempos esperan a Internet y a los Internautas 

 

  • Share This