Fujifilm FinePix Z800EXR

Fujifilm FinePix Z800EXR
1 de febrero, 2011

La nueva Fujifilm FinePix Z800EXR combina diseño con tecnología de última generación para poner en manos del usuario un dispositivo capaz de realizar fotos de calidad en cualquier circunstancia de forma casi automática. Dotada de un innovador sistema de autofocus híbrido, dispone de un completo arsenal tecnológico perfecto para los que buscan una cámara compacta solvente que se desenvuelva bien en cualquier escenario de uso. Probamos la Fujifilm FinePix Z800EXR en el laboratorio de MuyComputer.

La nueva propuesta de Fujifilm luce un diseño espectacular y está construida con materiales de alta calidad. El ensamblaje es perfecto y aspectos como la tapa deslizante o en control de zoom están resueltos con brillantez. La sensación de robustez que desprende invita a llevarla a cualquier sitio y es lo suficientemente resistente para aguantar sin problemas pequeños golpes o alguna caida accidental. Eso sí, es interesante proteger su pantalla táctil de 3,5 pulgadas con una funda adecuada.

La Z800EXR se perfila como la sucesora natural de la excelente Z700EXR, una de las mejores compactas del año pasado. Fujifilm ha instalado un sensor CCD de ½ pulgada y 12 megapíxeles, especialmente diseñado para captar la máxima cantidad de luz posible incluso cuando las condiciones no acompañan. La otra clave del dispositivo que analizamos es su sistema de autoenfoque híbrido, que permite a la cámara elegir entre el sistema de detección por contraste o de fase (clásico de las réflex hasta ahora) dependiendo del escenario.

Ficha técnica

La cámara dispone de un objetivo Fujinon con zoom de 5x (equivalente a un 35-175 mm., en formato 35 mm.) y utiliza óptica plegada, así que el objetivo nunca sale del chasis. Este sistema tiene dos beneficios claros; por un lado la óptica siempre está protegida y por otro su funcionamiento es más silencioso.

La enorme pantalla táctil que cubre gran parte de la zona posterior de la cámara es una clara indicación de que sólo encontraremos los controles físicos imprescindibles: disparo, rueda del zoom, y botón que cambia entre el modo fotografía y el de reproducción. El resto de acciones se realizan desde la interfaz de su pantalla táctil y un sistema de iconos muy descriptivos que permiten el manejo intuitivo del dispositivo en pocos minutos.

Desde el menú principal se puede acceder de forma sencilla a la mayoría de opciones; la Fujifilm FinePix Z800EXR ofrece todos los automatismos que cabe esperar de una compacta avanzada, pero también permite acceder a ajustes como la compensación de exposición, la sensibilidad o el rango de enfoque que ofrecen la posibilidad de hacer algún experimento creativo más allá del “apuntar y disparar”.

El modo panorámico es uno de los modos avanzados que más nos ha convencido. Funciona a la perfección (mejor con buena luz) y sólo es necesario un poco de pulso para mantener la cámara en al misma posición mientras giramos para obtener espectaculares tomas de hasta 360º.

De nuestra sesión de pruebas con la cámara destacamos su rapidez a la hora de tomar las imágenes; el retardo desde que presionamos el botón de disparo hasta que se guarda la foto en el buffer de memoria es mínimo, y está mas cerca de la sensación que ofrecen las réflex de gama media que de las compactas avanzadas. Puede disparar ráfagas a 1,6 imágenes por segundo, una cifra más que razonable para un dispositivo de estas caracterísitcas.

El uso de una pantalla LCD táctil de este tamaño impone una penalización importante en lo que autonomía se refiere. Es complicado superar los 150 disparos, especialmente si nos gusta revisar las fotos en la pantalla así que puede ser buena idea adquirir una segunda batería.

La Fujifilm FinePix Z800EXR es capaz de captar imágenes llenas de color y muy vivas, aunque tiende a la sobreexposición en determinadas circustancias, especialemnte disparando es determinados modos de escena. El ruido empieza a aparecer a partir de los 400 ISO pero se puede tolerar hasta los 800, especialmente si luego vamos a utilizar software de edición o no queremos un formato de imagen grande.

Conclusiones

Consideramos a la Fujifilm FinePix Z800EXR como un producto excelente, sin puntos débiles de importancia y con una relación calidad precio muy interesante. Merece la pena destacar su espectacular diseño, su rapidez a la hora de tomar fotos y el buen funcionamiento del sistema híbrido de autoenfoque.

Como hemos comentado la cámara adolece de ciertos problemas de sobreexposición en determinadas escenas, pero es un problema común en la mayoría de compactas que hemos probado y, además, se puede solucionar con los ajustes manuales. Peor arreglo tiene su autonomía, algo escasa y que penaliza en nuestra valoración final.

La nueva Fujifilm FinePix Z800EXR ya está disponible en todos los distribuidores autorizados por 199 euros, IVA incluido.

  • Share This