Los robots llegan a la planta nuclear de Fukushima

Los robots llegan a la planta nuclear de Fukushima
24 de marzo, 2011

Mañana viernes comienza a operar en la planta atómica de Fukushima el primer robot. Se llama ‘Monirobo’, está blindado contra radiaciones y puede manejarse a un kilómetro de distancia.

Era raro que el país de los robots no hubiera utilizado ninguno de ellos en la catástrofe de la planta nuclear de Fukushima sucedida tras el terremoto y tsunami del 11 de marzo.

Mañana viernes comienza la misión del primero de ellos cuando llegan alarmantes –desgraciadamente esperables– noticias del aumento de radiación en los alrededores de la planta (y fuera de ella) que está poniendo en peligro las vidas de los trabajadores de la misma. Algunas fuentes -oficiosas- ya que la información oficial es mínima, hablan ya que una buena parte de los “liquidadores” están sentenciados a medio plazo tras recibir altísimas dosis de radiación.

Quizá por ello, las autoridades comiencen los trabajos con Monirobo, un robot de un metro y 600 kilogramos de peso que tiene la misión de acceder a los lugares más peligrosos de la planta nuclear donde la radiación sería letal para el ser humano. Monirobo cuenta con un fuerte blindaje protegiendo las cámaras, sensores y electrónica con los que cuenta. Puede ser operado desde un kilómetro de distancia y se espera que recoja datos de temperatura, humedad y radiación de zonas inaccesibles al ser humano.

Un segundo robot se uniría a éste en días siguientes con similar misión. Veremos si tienen éxito. Seguro recuerdas las imágenes impactantes de Chernobyl cuando los robots destinados a retirar restos de la terraza de la central ‘se volvieron locos’ tras recibir dosis letales de radiación quedando inservibles y otros ‘tirándose’ literalmente al núcleo del reactor por el boquete abierto por la explosión.

Han pasado 25 años y Japón es líder del sector; esperemos que estos puedan ayudar mientras que las cifras de víctimas y desaparecidos por la tragedia se elevan ya a 25.000 y los niveles de radiación principalmente de yodo radiactivo se extienden al agua del mar y plantas de suministro por lo que se aconseja el uso de agua embotellada para bebés y otros grupos de riesgo en Tokio, recordemos a 250 kilómetros de la central.

  • Share This