Nintendo insiste en mandar 23 años a la cárcel a un vendedor de Flash Card para la consola DS

Nintendo insiste en mandar 23 años a la cárcel a un vendedor de Flash Card para la consola DS
4 de mayo, 2011

Ha quedado visto para sentencia el caso contra un comerciante asturiano acusado de delitos contra la propiedad intelectual por vender Flash Card para la DS. El demandante, Nintendo, ‘no se ha bajado de la borrica en la vista’ y exige una condena de 23 años de prisión y el pago de 840.000 euros de indemnización.

Mientras que la fiscalía ha rebajado a 1 año y nueve meses de prisión la pena para el propietario de Alechip, Nintendo ha mantenido la petición inicial de 23 años de cárcel por la venta de 1.400 Flash Card para la DS, los cartuchos capaces de correr software homebrew y copias de seguridad de videojuegos en la consola portátil.

Fiscal, que por cierto, y para que no faltaran más barbaridades en este juicio, ha llegado a comparar el software libre con la piratería, asegurado que el “software libre esconde muchos intereses comerciales ocultos”

Carlos Sánchez Almeida, abogado especializado en este tipo de casos y a cargo de la defensa del comerciante asturiano se ha amparado en el artículo 20 de la Constitución Española, dado que dichos dispositivos permiten el uso de aplicaciones que una persona haya creado: “Al garantizar la libertad de expresión se garantiza la programación de software de cualquier dispositivo. No se puede prohibir hacer software para ningún dispositivo. Lo que se ejecuta en una consola es un programa de ordenador y por lo tanto la consola es un ordenador”, explicó Almeida. La base de la defensa viene a ser que, “las consolas vienen capadas y estos cartuchos permiten correr aplicaciones informáticas” y no obligatoriamente copias piratas de videojuegos.

Defensa que ha pedido la libre absolución de su cliente y la condena en costas a Nintendo ya que “es una barbaridad haber solicitado 23 años de cárcel y 840.000 euros de indemnización”. Sobre este punto, Almeida, ha recordado que la indemnización solicitada de 600 euros por chip vendido es “mucho más de lo que cuesta la consola”, intentando mostrar la barbaridad de indemnización pedida por no hablar de la pena de cárcel. En fin, ya te informamos de la resolución de este juicio que puede sentar precedente sobre el particular en España.

  • Share This