WD My Book Live

WD My Book Live
4 de mayo, 2011

Hace tiempo que los discos duros externos se han quedado cortos para muchos usuarios, que buscan otras soluciones independientes que puedan tener su propia entidad y que además puedan ser accedidos a través de nuestra red de área local.

Es ahí donde entran las soluciones NAS (Network Attached Storage), que proporcionan una forma cómoda de mantener un dispositivo de almacenamiento siempre conectado, siempre disponible, y sin que haya ningún otro PC o portátil conectado de por medio.

El WD My Book Live sigue la evolución de sus predecesores y aporta no solo almacenamiento en red, sino también una serie de prestaciones que permiten usarlo como dispositivo tanto para copias de seguridad como para realizar streaming de contenidos multimedia. Hemos tenido la oportunidad de comprobar cómo se comportaba uno de estos modelos, y pasamos a relatar nuestras impresiones.

Enchufar y listo

No hace mucho los NAS eran unidades algo complejas para el común de los mortales. Los usuarios no podían exprimir todas sus posibilidades por la falta de conocimientos, pero de un tiempo a esta parte todo ha cambiado, y lo demuestra el WD My Live Book, que tiene un sistema de instalación y configuración envidiable.

Ficha técnica

De hecho, nada más abrir la caja nos encontramos con el disco duro encerrado en una elegante carcasa negra, un simple adaptador de corriente, y un cable de red que nos permitirá conectar el disco duro a nuestro router. No hay más que completar ambas conexiones para tener el dispositivo funcionando y preparado para las operaciones normales, aunque en la caja también encontraremos un CD con software adicional.

Ese software incluye la herramienta propia -llamada WD SmartWare– que WD proporciona para la realización de copias de seguridad en sistemas Windows, y que se complementa con el soporte Time Machine para poder utilizar también el WD My Book Live como un sistema de backup para ordenadores con Mac OS X. En el caso de las copias de seguridad con WD Smartware, accederemos a un sistema de copias incrementales: la primera vez que realicemos el proceso este llevará bastante tiempo, pero a partir de ahí solo se irán copiando las actualizaciones realizadas en el origen, y no todo el contenido de nuevo.

Otra de las curiosidades de esta solución es el hecho de que se basa en software Open Source, y no lo esconde: al contrario que otros fabricantes, en Western Digital tienen disponible el código fuente de las herramientas Open Source que se utilizan en el WD My Book Live y lo podremos descargar sin problemas para modificarlo a nuestro antojo… siempre y cuando sigamos respetando la licencia GPL en la que se basa ese software.

Como si hablásemos de un disco duro en local

El WD My Book Live dispone en su parte posterior del mencionado conector de red que permitirá sacar todo el partido de nuestra red Fast Ethernet 10/100/1000, y el comportamiento de esta unidad conectada a la red es excepcional, y lo es porque estos NAS disponen de un procesador específicamente orientado a ofrecer unas tasas de transferencia acordes con las prestaciones de los discos duros.

De hecho, en nuestras pruebas el WD My Book Live se comportó como si no estuviera fuera del equipo, sino que obtuvimos tasas equiparables a la de cualquiera de los discos duros que tenemos instalados en nuestros PCs de sobremesa y portátiles. En una serie de transferencias de archivos logramos tasas de lectura y escritura que rondaban los 38 Mbytes por segundo, lo que permite trabajar sin problemas con estas unidades.

Streaming multimedia incluso a smartphones y tablets

Ese buen comportamiento para la transferencia de archivos también se extiende a su comportamiento como servidor de contenidos multimedia vía streaming. Disponer de una unidad de este tipo es muy cómodo si la utilizamos como pequeño servidor multimedia, y podremos tener música, fotos y vídeos disponibles en todo momento para poder retransmitirlos a cualquier otro equipo de nuestra red de área local sin problemas.

De hecho, las capacidades en este sentido se amplían notablemente con dos adiciones muy interesantes. Y es que aparte de tener siempre disponible esta unidad de red para conectarnos a ella de forma remota desde cualquier PC o portátil, también podremos conectarnos al WD My Book Live desde una consola como la Xbox 360 o la PS3 gracias al soporte DLNA de estas consolas y también de la solución de Western Digital. Para el streaming de contenidos de audio y vídeo tenemos disponible la aplicación TwonkyServer, integrada en el dispositivo y que hace prácticamente transparente estos procesos.

A ese primer punto a su favor se le une otro más, y es el de poder acceder también a las fotografías que mantengamos en el dispositivo con una aplicación para smartphones y tablets basados tanto en iOS como en Android. La herramienta WD Photos (App Store, Android Market) da acceso a esas imágenes de forma remota, y también hace uso de un servicio MioNet, que está igualmente integrado en el NAS de WD y que ofrece esta interesante posibilidad de acceder remotamente -y no solo a través de la red de área local- a nuestras fotos con un smartphone y una conexión de datos. Eso sí: solo a ficheros JPEG.

Administración vía web

Otro de los puntos singulares de este dispositivo es el hecho de que su administración se realiza a través de un panel web. Una vez instalado tan solo tendremos que acceder a la IP local del dispositivo (si la conocemos) o bien al nombre del dispositivo de red, que por defecto es http://mybooklive/. Al introducir esa dirección en el navegador entraremos en la interfaz de control del WD My Book Live y en todas sus opciones.

El manejo de estas opciones es sencillo, y a través de ella podremos activar o desactivar cuentas de usuario, recursos compartidos, o las formas de acceso remoto. En el apartado de Configuración encontraremos parámetros como el nombre del dispositivo -que como hemos dicho, también afectará a la URL de acceso-, las actualizaciones del sistema, o la puesta en marcha del servicio Twonky y MioNet para el acceso remoto a contenidos multimedia en servidores DLNA.

Aunque el apartado visual de la utilidad de configuración está muy bien resuelto, la rapidez de acceso a los menús es muy mejorable. Afortunadamente no entraremos mucho en este apartado de configuración de forma que este hándicap no es demasiado grave en el conjunto global de la unidad.

Qué le falta al WD My Book Live

Estas son algunas de las opciones que se nos ofrecen nada más completar la instalación inicial.

Aunque este dispositivo cumple con las expectativas que teníamos, siempre se le puede pedir más a estas soluciones. Por ejemplo, no disponemos de puerto USB 2 o Firewire (mucho menos Thunderbolt o USB 3.0), algo que hubiera permitido, por ejemplo, enlazar otros discos duros externos al WD My Book Live para aumentar la capacidad de la unidad.

Tampoco tenemos puertos eSATA o la posibilidad de utilizar esta unidad como un servidor autónomo de descarga de torrents -algo que sí encontramos en otros NAS- pero por ejemplo sí que podremos acceder remotamente al servidor a través de MioNet para ver los ficheros en él almacenados, aunque no podamos subir ni bajar información, solo abrirla directamente vía streaming. La idea, que es válida para ficheros pequeños, no lo es tanto para contenidos de gran tamaño.

Conclusiones

Western Digital lleva tiempo muy involucrado en la producción de soluciones de almacenamiento multimedia, y desde luego eso se nota en las buenas prestaciones que ofrecen sus soluciones NAS. El WD My Book Live no es una excepción, y aunque hay algunas pequeñas limitaciones, su comportamiento como servidor multimedia y de backups es intachable.

Podemos encontrar el WD My Book Live en tres capacidades distintas: el modelo con disco duro de 1 Tbyte sale por 179 euros en la tienda online de Western Digital, mientras que el modelo de 2 Tbytes sale por 209 euros gracias a una oferta reciente -que es realmente atractiva- y el modelo de 3 Tbytes –que se anunció recientemente– sale por 299 euros. Por supuesto hay otras ofertas dentro del catálogo de Western Digital que pueden ser interesantes para ciertos usuarios, pero desde luego este producto es una opción perfecta para disfrutar de la comodidad de un NAS multimedia en nuestro hogar.

  • Share This