Anonymous niega robo de datos y acusa a Sony de ‘incompetente’

Anonymous niega robo de datos y acusa a Sony de ‘incompetente’
6 de mayo, 2011

El grupo ciberactivista internacional Anonymous ha negado estar detrás del robo de datos en los servidores de Sony como denunció Sony ante el Congreso estadounidense. Para el grupo, Sony intenta esconder su incompetencia en aspectos de seguridad acusando a Anonymous.

“Seamos claros, somos legión, pero no fuimos nosotros. Sony, eres una incompetente”, indica Anonymous en respuesta a las acusaciones de la compañía japonesa de estar detrás de uno de los robos de datos personales y financieros mayores de la historia tumbando servicios como PlayStation Network y Qriocity.

“Si se hace una investigación legítima y honesta del robo de tarjetas de crédito, no encontrarán a Anonymous como la culpable”, indican, asegurando que, “aunque somos un grupo distribuido y descentralizado, nuestro ‘líder’ no apoya el robo de tarjetas de crédito”.

El grupo piensa que Sony pretende utilizarlos como chivo expiatorio ‘para salvar la cara’ y recuerda que en el pasado “muchos de nuestros adversarios empresariales y gubernamentales han mentido al público sobre nuestras actividades cuando la mentira ha sido más conveniente para ellos”.

Ciertamente la acusación de Sony a Anonymous tiene claro-oscuros y nos explicamos. Por un lado Sony dice que “ha sido víctima de una acción cuidadosamente planeada y muy profesional, bajo un ataque cibernético altamente sofisticado” y por otro dice haber encontrado un archivo con el nombre de Anonymous y el lema del grupo ‘somos legión’, el único indicio que les hace acusar a la organización.

Ambas aseveraciones no se sostienen juntas ya que no hay quien crea que una acción ‘tan organizada y profesional’ pueda tener el fallo de dejar un archivo con el nombre y lema. Más parece un intento de implicar a terceros. En todo caso y como explicaron nuestros compañeros de MCPro, Sony no debería escudarse en Anonymous para limitar su responsabilidad, el cierre de servicios y la pérdida de credibilidad ante la falta de mecanismos de seguridad en una compañía del tamaño de Sony.

  • Share This