Análisis del televisor Sony Bravia KDL-40EX720

Análisis del televisor Sony Bravia KDL-40EX720


Dentro de la nueva familia de televisores de la generación 2011 de la gama Bravia Sony ha querido unir la tradicional calidad de paneles LCD y los cuidados acabados y dieños de sus productos con lo último en conectividad y funciones de reproducción. Para poner a prueba estas nuevas características hemos acogido en nuestro laboratorio a un modelo de la gama media de estos nuevos aparatos presentados en enero: el KDL40EX720, que alberga todas las novedades con las que Sony quiere competir en un mercado cada día más copado por los fabricantes coreanos.

Así que se nos presenta la doble oportunidad de comprobar las mejoras en imagen y reproducción 3D que ha incorporado Sony con todos los nuevos añadidos por los que apuesta Sony. La carta de presentación es a primera vista la de un televisor de la gama media, con un panel Edge LED de 40 pulgadas, resolución Full HD y compatibilidad 3D. Pero a esto hay que añadirle la reproducción multimedia, funciones de PVR (ambas gracias a la conexión de dispositivos de almacenamiento a cualquiera de las dos ranuras USB) y la conectividad a Internet a través del puerto USB (el módulo WiFi compatible DLNA y WiFi direct es opcional).

Ficha técnica

Una vez repasadas las características básicas toca el inevitable desembalaje. El televisor es extremadamente delgado, menos de cuatro centímetros de grosor, y muestra un diseño negro e uniforme muy elegante en la parte frontal, mientras que en la parte trasera se agradece que tanto conectores como las teclas de control adicionales sean muy accesibles sin afear el aspecto del aparato. Especialmente acertada es la colocación de las ranuras USB en la parte posterior izquierda, bastante accesibles, aunque algo juntas a otros conectores lo que hace difícil el uso de memorias USB de diseño más voluminoso. El conjunto de conexiones es muy completo y no faltan cuatro conexiones HDMI, conector VGA, componentes e incluso una entrada de vídeo compuesto a través de euroconector. También dispone de entrada de audio óptica y de las mencionadas conexiones de datos ethernet y USB.

El montaje de la peana no presenta ninguna dificultad. Ésta permite una ligera inclinación de la pantalla así como un ángulo de giro horizontal que pueden resultar útiles a la hora de ajustar la colocación del televisor. El mando a distancia es igualmente sobrio y funcional, como lo que se suele esperar de Sony. Tiene la peguliaridad que es útil tanto mostrando el conjunto completo de teclas de control como girado boca abajo, mostrando únicamente un botón de encendido. Así si dejamos el mando boca abajo no rompemos las líneas de decoración con un mando a distancia plagado de botones. Además el mando dispone de emisor de infrarrojos en la parte posterior, por lo que funciona igualmente si apuntamos prácticamente hacia cualquier lado.

Teniendo en cuenta la cantidad de funciones que ofrece este modelo de televisión lo cierto es que se ha hecho un gran esfuerzo para mantener el número de teclas al mínimo y que el uso no sea demasiado complejo. Eso sí, se echan en falta algunas teclas para acceder directamente a algunas funciones. Se mantiene una tecla dedicada a pasar del sintonizador digital al analógico (actualmente inútil) mientras que no se ofrece otra que permita acceder directamente a la reproducción del contenido multimedia de dispositivos de almacenamiento USB. Sí que podemos acceder directamente a las opciones de reproducción de Internet y a las funciones 3D.

El primer paso para juzgar el funcionamiento es como de costumbre poner a prueba la calidad de imagen del televisor. La definición del color es excelente, sobre todo en las zonas más iluminadas, y el contraste es muy bueno. Las pruebas de zonas oscuras (las más temidas por cualquier panel LCD de televisores de esta gama de precios) han sido aceptables, aunque hemos notado cierto halo azulado sobre todo cerca del borde, pero hay que ser extremadamente exigente para notarlo y por otro lado es herencia de la tecnología Edge LED. Por lo demás espectacular el comportamiento de la tecnología Motion Flow para reproducir escenas de acción.

Baste decir que ni los Transformers más inquietos pusieron en dificultades a las excelentes cualidades de la pantalla. También hemos notado un buen tratamiento antirreflejos, aunque con ciertas carencias en las zonas centrales pero tal y como mencionábamos en el apartado anterior hay que ser muy exigentes para notarlas. Hay que tener en cuenta que Sony nos tiene muy bien acostumbrados con la calidad de los paneles de sus televisores y nos motivamos poniéndoles en aprietos, pero como conclusión de este apartado la calidad de imagen de este Bravia es excelente, teniendo en cuenta que no es un modelo de gama alta.

Ha superado con muy buena nota, por ejemplo, las pruebas de reproducción de contenido 1080p a 24 imágenes por segundo y se ha mostrado espectacular en reproducciones de vídeo con colores vivos y buena iluminación. Tras las pruebas de imagen reservamos una buena parte del tiempo de prueba a las funciones adicionales que ofrece este modelo de televisor, y la verdad es que son realmente numerosas.

Una de las más sorprendentes es la del sensor de presencia. El televisor dispone en la parte frontal de una pequeña cámara que detecta si hay alguien frente al dispositivo. De no ser así durante un tiempo prefijado, la imagen se atenúa y el televisor puede llegar a apagarse solo si pasa el tiempo suficiente. Nos ha parecido una iniciativa muy interesante que puede ser positiva tanto desde el punto de vista ecológico como del ahorro, sobre todo con los tiempos que corren…


Al pulsar la tecla “home” se accede a un menú en el que además de algunas funciones “tradicionales” de un televisor, podemos utilizar las características adicionales. El menú ha sido rediseñado para hacer un mejor uso del espacio disponible en la pantalla y ofreciendo más información que en los menús de los televisores anteriores. Podemos acceder al apartado multimedia que permite rastrear o localizar manualmente el contenido de un sistema de almacenamiento USB que tengamos conectado al dispositivo. Extrañamente tendremos que buscar independientemente vídeos, imágenes y archivos de sonido. Es decir, que no podemos indicar que reproduzca un archivo multimedia y que lo reproduzca sin más, sino que tenemos que utilizar el buscador de vídeos, imágenes o el de audio según lo que estemos buscando.

En el apartado “Internet TV” (al que, este sí, podemos acceder mediante una tecla dedicada del mando a distancia) podemos acceder a una serie de canales de vídeo en demanda (en la actualidad 22) además de canales de música, solamente tres. Por otro lado también podemos visualizar fotografías que hayamos subido al servicio de Picasa de Google. Dentro de la lista de los canales accesibles por Internet solamente encontramos dos cadenas nacionales: La Sexta y Antena Tres, y ambas ofrecen solamente una selección de programas “de la casa”. Un panorama bien distinto, por ejemplo, de la amplia oferta que luce la página web de Televisión Española, que no es accesible desde este servicio de Sony. Por otro lado Sony ofrece su propio servicio de televisión a la carta de pago: Qriocity, pero con una oferta algo escasa y sin presencia de series.

En este canal el precio de alquiler de una película en definición estándar es de tres euros (como en el servicio Samsung Movies) mientras que en alta definición se eleva a cuatro euros. El proceso es sencillo, aunque hay que darse de alta en el servicio a través del navegador web en un ordenador. Dentro de los canales que podemos visualizar también se encuentra el acceso a YouTube . Uno de los inconvenientes que hemos encontrado es que dentro de la información que se da del vídeo que podemos reproducir de YouTube no se encuentra si está disponible en alta definición y no podemos elegir con qué calidad lo podemos visualizar. Una lástima porque se desaprovecha la excelente calidad de la pantalla. Por otro lado un canal como Ustudio pone a disposición un interesante programa que muestra lugares con paisajes espectaculares en alta definición.

Además de los canales por Internet el menú de acceso a la Red también ofrece Widgets para conectarse tanto a Facebook como a Twitter y también permite recibir llamadas por Skype. Eso sí, necesitaremos un conjunto de micrófono y cámara (con un look muy Kinect) que supondrán otros cien euros. El televisor también dispone de un navegador de Internet, pero su funcionamiento no permite un acceso cómodo a la web. Por otro lado el sistema de grabación de programas y reproducción de archivos multimedia se ha comportado de forma correcta. Interesante la parte del menú que recoge las últimas opciones que hemos escogido para acceder a ellas de forma más rápida.

Conclusiones

Tal y como nos tiene acostumbrado Sony con sus televisores hay dos apartados en los que una y otra vez vuelve a acertar: la calidad de imagen y el diseño. En lo que respecta a la primera solamente los más exigentes y fanáticos del cine de terror y otros géneros tenebrosos encontrarán algún pero a la excelente respuesta del panel del KDL-40EX720. Por otro lado el diseño elegante y funcional y la excelente ergonomía del mando a distancia tampoco defraudan (salvo algún botón de más y otros que echamos en falta). La verdadera asignatura pendiente de Sony para presentar batalla en el mercado de los televisores es la de los servicios adicionales y sobre todo el acceso al contenido bajo demanda por Internet.

En este sentido Sony ha dado algunos pasos, con el servicio Qriocity y el acuerdo con algunas cadenas y servicios de Internet, pero queda mucho camino por recorrer con mucho más contenido disponible, más variado y más acuerdos con las cadenas para que aporten más contenido interesante. En lo que respecta a los widgets y el acceso a Skype también necesitan algún pulido para que lleguen a ser elementos diferenciadores pero como en el caso del contenido bajo demanda indican que Sony tiene claro dónde está la guerra y está dando pasos en la dirección correcta. La gran ventaja es que si Sony mejora estos aspectos los compradores de televisores de la marca no tendrán que adquirir un modelo nuevo sino que recibirán las actualizaciones en sus dispositivos. En definitiva un buen producto con muchas posibilidades abiertas que deseamos que Sony sepa aprovechar a fondo.

 

  • Share This