Análisis Fujifilm FinePix HS20EXR

Análisis Fujifilm FinePix HS20EXR
14 de julio, 2011

La marca japonesa puede presumir de una gran experiencia en el terreno de las bridge de gama alta; Fujifilm lleva años poniendo en el mercado productos “todo en uno” con grandes zoom y automatismos de todo tipo ideales para el usuario que quiere algo más que “apuntar y disparar”. Probamos la nueva Fujifilm FinePix HS20EXR, digna sucesora de una de las bridge de referencia en los últimos meses y una de las propuestas más interesantes que han pasado por nuestro laboratorio.

 

Ficha técnica

La nueva Fujifilm FinePix HS20EXR está repleta de guiños al usuario avanzado, arriesga poco en diseño y convence a primera vista. No es una cámara muy compacta (de hecho, es de las bridges más grandes del mercado) aunque lo compensa con una ergonomía prácticamente perfecta y una calidad de materiales a la altura de los mejores. Aunque para mantener el precio ajustado Fuji ha tenido que usar plásticos como material base para el chasis, el acabado es realmente bueno y la estética un punto retro está muy conseguida. Todos los mandos de control están donde deberían, el tacto del disparador perfecto y la pantalla de 3 pulgadas con 460.000 píxeles ofrece una calidad más que aceptable.

En el frontal, una impresionante óptica Fujinon de 30x es la gran protagonista, junto al flash integrado y dos anillos de control, uno para el zoom y otro para el sistema de enfoque manual. Como otras cámaras bridge de gama alta incorpora un visor electrónico que mejora el que vimos en la HS10.

Como buena superzoom, la Fujifilm FinePix HS20EXR viene equipada con un objetivo muy versátil: con una óptica  Fujinon Zoom Lens Super EBC (nada menos que 24-720 mm. equivalente en 35 mm.) de notable luminosidad (F2,8-F5,6) y una calidad de construcción impresionante. Los tubos lucen un ajuste perfecto y la entrega de aumentos es muy suave y progresiva. Desde el punto de vista mecánico, pocas pegas se le pueden poner a esta propuesta de Fujifilm.

 

 

 

Para la electrónica, la marca japonesa ha optado por un sensor CMOS de 1/2″ que ofrece una resolución máxima real de 15,93 megapíxeles (4.608 x 3456 píxeles). En contra de lo que pudiera parecer, el aumento de resolución (el modelo anterior tenía 10 megapíxeles) no es necesariamente positivo si tenemos en cuenta que el tamaño del sensor es prácticamente idéntico (las limitaciones físicas hacen complicada una evolución importante en este punto). Afortunadamente la respuesta del nuevo procesador EXR es espectacular y se puede disparar hasta 400 ISO sin que el temido ruido sea apreciable. Más allá, las limitaciones del sensor salen a la luz y, como ocurre con casi cualquier bridge del mercado, es complicado obtener buenos resultados, especialmente si somos muy exigentes.

Merece la pena comentar el excelente funcionamiento de los modos semiautomáticos Baja luz Pro y Enfoque Pro, capaces de solucionar escenarios complejos de manera más que aceptable y de un funcionamiento totalmente transparente para el usuario. Lo mismo podemos decir del sistema de enfoque, realmente rápido. Es justo reconocer que tuvimos algún problema con el enfoque manual, de funcionamiento un tanto peculiar y que necesita práctica para utilizarlo con velocidad, especialmente si venimos de SLR.

Otro aspecto que hemos notado muy mejorado respecto al modelo anterior es el sistema de estabilización de imagen (mecánico + digital), que responde de manera más que aceptable hasta los 200 mm. Más allá es aconsejable el uso de una superficie de apoyo o un trípode si no queremos llevar al límite a la electrónica y perder nitidez.

En las fotos que acompañan a este artículo podéis ver algunas de las pruebas que hicimos con la Fujifilm FinePix HS20EXR en un escenario inmejorable, nada menos que Florencia. Como podéis comprobar, hemos utilizado varios de los automatismos que incorpora la cámara y que permiten obtener fotos interesantes a cualquier perfil de usuario. De hecho no conviene olvidar que, a pesar de su espiritú prosumer, la propuesta de Fuji funciona de manera impecable en modos automáticos y puede acompañarnos muchos meses hasta que nos atrevamos con el manual o alguno de los asistidos.

La Fujifilm FinePix HS20EXR puede disparar el RAW o JPEG, aunque el tiempo de grabación se eleva notablemente si elegimos la primera opción. Para los modos ráfaga y si queremos grabar vídeo en FullHD (otra de las posibilidades que ofrece el aparato) os recomendamos adquirir una tarjeta SDHC de clase 6 o superior. A algunos usuarios les resultará muy interesante el modo vídeo en alta velocidad, que permite capturar hasta a 320 fps por segundo rebajando la resolución.

 

Conclusiones

Tras unos días de pruebas, estamos convencidos de que la Fujifilm FinePix HS20EXR es una de las mejores bridges del mercado. Compite de manera directa con la Sony DSC-HX100V, que analizaremos con detalle en los próximos días y compararemos con la protagonista de este análisis.

Es fácil elegir lo mejor de esta máquina: su óptica ofrece unas posibilidades impresionantes y muy complicadas de obtener en réflex a no ser que tengamos un presupuesto muy holgado y motivación para cargar con un equipo voluminoso. Calidad de imagen, una electrónica que responde, automatismos que realmente aportan algo y posibilidades de uso avanzado son algunos de los puntos que motivan nuestra recomendación.

En el lado negativo la limitación clásica de este tipo de productos en lo que a tamaño de sensor y comportamiento con sensibilidades altas (el que quiera más, debe mirar al mercado de evils o SLR) y el sistema de pilas, práctico desde el punto de vista del usuario viajero (podemos encontrarlas en cualquier sitio) pero nos obligará a comprar un buen juego de recargables para obtener el rendimiento adecuado.

En definitiva, un producto sobresaliente y una muestra del concepto bridge bien entendido. Recomendado para usuarios que quieren un producto versátil para disfrutar de la fotografía independientemente de su nivel de conocimientos.

Fotos | Inma Tagle

  • Share This