La buena salud de la “economía underground”

La buena salud de la “economía underground”
19 de septiembre, 2011

Malware móvil

G Data ha publicado un informe de malware en el que hace un análisis y diagnóstico de la denominada “economía underground”. Según esto, G Data SecurityLabs registró, en los primeros seis meses del año, casi un 16% más de nuevos programas de malware que en 2010, lo que supone encontrar una nueva pieza de malware cada 12 segundos.

Los expertos de G Data adelantan que este crecimiento continuará en los próximos meses y acabaremos el año con, al menos, 2,5 millones de nuevos programas dañinos. Incluso se podría registrar en este 2011 tanto nuevo malware como el acumulado entre los años 2006 y 2009. Parece que no hay final a la vista para esta interminable avalancha de malware.

Los datos y análisis del laboratorio de G Data señalan que, de enero a junio de 2011, la proporción del malware destinado a dispositivos móviles creció un 273% respecto al primer semestre de 2010 (frente al 16% de crecimiento global de nuevas amenazas).

“Con el malware para móviles, los cibercriminales han descubierto un nuevo modelo de negocio“, ha explicado Ralf Benzmüller, responsable de G DataSecurity Labs. “Ahora mismo, los autores de malware usan principalmente backdoors, programas espía y abusivos servicios SMS para estafar a sus víctimas. Desafortunadamente, podemos decir que estamos asistiendo al nacimiento de un nuevo y potencialmente muy lucrativo nicho de mercado para los cibercriminales y esperamos un continuo crecimiento del malware mobile de aquí a finales de año”, añadió.

Diagrama malware

Troyanos, downloaders, backdoors y adware 

En general, los expertos de G Data han observado que los troyanos siguen dominando el escenario del malware, seguidos por downloaders y backdoors (aunque el número de amenazas incluidas en estas dos últimas categorías han disminuido su presencia ligeramente).

La mayoría de los troyanos están diseñados para facilitar cualquiera de las actividades contenidas en los catálogos de servicios de los cibercriminales (ataques DDoS, spamming, robo de contraseñas o información personal, etc.). Es destacable también el crecimiento respecto al periodo anterior de las amenazas de tipo adware, que continúan siendo un negocio lucrativo para los autores de malware.

  • Share This