GIGABYTE GA-Z68X-UD5-B3

GIGABYTE GA-Z68X-UD5-B3
13 de octubre, 2011

La nueva generación de placas base sobre la plataforma Intel Z68 de Gigabyte se presentan como una alternativa fantástica para usuarios que buscan fiabilidad a la hora de sacar el máximo partido a componentes de alto nivel. La Gigabyte GA-Z68X-UD5-B3 no oculta que incluye la revisión B3 del P67, exenta de los problemas en los puertos SATA de la generación anterior. Analizamos una placa espectacular con la que el fabricante asiático vuelve a subir el listón, posicionándose como una de las opciones que cualquier usuario experto debe tener en cuenta.

 

Como es habitual, Gigabyte presenta la placa en un embalaje de excelente calidad y donde se resaltan las características principales del producto. Además de la placa incluye dos packs de cables SATA, un puente para instalaciones SLI, placa trasera para conectores, manuales y el disco de instalación.

Basta un vistazo para percibir la excelente calidad de construcción de la propuesta de Gigabyte. Todo está diseñado para facilitar la instalación de los componentes, el PCB en color negro ofrece un aspecto impresionante y detalles como el tamaño de los dispadores o la inmejorable distribución de conectores ponen de manifiesto que nos encontramos ante un producto de referencia.

Para optimizar el rendimiento térmico de esta placa, Gigabyte ha instalado un sistema de conducción de calor por tubos de cobre realmente eficiente. De hecho, solo los usuarios avanzados que quieran llevar al límite su equipo con prácticas de overclocking sacarán provecho al excelente trabajo de los ingenieros con este desarrollo. Para el resto, sigue siendo una buena noticia tener una placa diseñada para mantener la temperatura bajo control en todo momento.

Para probar las prestaciones de la placa utilizamos un montaje con la siguiente configuración:

  • Procesador Intel i7 2600k
  • 2 x 2 Gbytes Kingston KHX1600C9D3P1K2
  • SSD Kingston SSDNOW100V +64GB
  • Disco duro Western Digital Caviar 2 Tbytes 7.200 RPM
  • SLI NVIDIA GTX 480
  • Fuente Antec 800W

Tras el proceso de instalación quisimos probar las posibilidades del sistema Touch BIOS, una aplicación para Windows que permite monitorizar y realizar ciertos cambios en el BIOS de forma relativamente sencilla. El invento funciona pero no terminamos de ver la utilidad práctica de un desarrollo como este más allá de que algún usuario con poca experiencia pueda modificar algún parámetro de forma sencilla. Es un intento interesante de acercar un tema complejo a los más novatos, pero necesita madurar para aportar el valor añadido que promete.

Una de las novedades más interesantes de esta placa es la incorporación de la tecnología Intel Smart Response. Esta apuesta permite combinar una unidad SSD y un disco duro tradicional para incrementar notablemente el rendimiento del disco mecánico, gracias a un ingenioso sistema de cacheado basado en bloques.

Ficha técnica

Aunque la solución puede ser interesante en determinados escenarios en los que es necesario combinar gran capacidad de almacenamiento con un rendimiento razonable nuestra recomendación en hacer un esfuerzo y adquirir un SSD de al menos 64 Gbytes (Smart Response puede funcionar con unidades de solo 20 Gbytes), espacio suficiente para instalar el sistema operativo y las aplicaciones que estimemos necesarias.

Es importante comentar que  Gigabyte GA-Z68X-UD5-B3 no cuenta chip gráfico integrado ni salida de vídeo (una especificación de serie en el Z68 de referencia). Evidentemente tampoco es compatible con la tecnología de virtualización LucidLogix Virtu GPU, una solución personalizable que permitiría cambiar de gráfica dedicada a discreta en tiempo real. Los usuarios interesados en esta característica deberían ir a la Gigabyte GA-Z68XP-UD5-B3, la versión superior.

En lo relativo a rendimiento la placa de Gigabyte es una maravilla y ofrece el soporte perfecto para un equipo de altas prestaciones. Los usuarios que quieran ir más allá tienen materia prima suficiente incluso para los montajes más agresivos y una base que pueden ir actualizando con el tiempo y en función de su presupuesto.

Conclusiones

Gigabyte suma y sigue. La GA-Z68X-UD5-B3 es un producto brillante, repleto de tecnología de última generación y con todo lo que esperan los usuarios avanzados. Merece la pena destacar su excelente calidad de construcción y el esfuerzo de la marca por ofrecer un conjunto de prestaciones que aportan valor añadido, más allá de una hoja de especificaciones que solo podemos calificar de sobresaliente.

En el lado negativo una lástima la ausencia soporte gráfico integrado (entendemos que por escalonar la gama de producto)  y un precio por encima de la media (ronda los 300 euros) que la posiciona como producto para usuarios sin problemas de presupuesto. En definitiva un gran producto y una compra especialmente interesante para combinarla con componentes de alto rendimiento.

  • Share This