Cómo pagar menos por tu ADSL

Cómo pagar menos por tu ADSL
20 de octubre, 2011

Para muchos consumidores Internet es casi una necesidad y, a pesar de que pagamos bastante más que algunos de nuestros vecinos europeos, pocos se plantean prescindir de ella en tiempos de crisis. Hemos pensado reunir en un artículo algunos consejos que os pueden ayudar a ahorrar unos euros tanto si estáis pensando en daros de alta por primera vez como si lo que os planteáis es cambiar de operador. Por supuesto, sería genial que nos ayudaráis a completarlo con vuestros propios consejos en los comentarios.

1.- ¿Para qué utilizo mi conexión a Internet?

Aunque pueda parecer una obviedad, es fundamental reflexionar sobre el uso que hacemos de la Red. No tiene nada que ver un perfil de usuario que se conecta un par de horas para navegar o revisar su correo que el quiere un gran ancho de banda para grandes descargas de datos, juego online, vídeo en streaming, etc. Contrata solo lo que necesitas y en caso de uso muy esporádico, medita la posibilidad optar por alguna oferta de Internet móvil por 3G (con un “pincho” USB o un smartphone).

2.- Comparar, comparar y comparar

Si de algo podemos aprovecharnos los consumidores es de la feroz competencia que existe entre los diferentes operadores. Las ofertas de alta suelen ser muy atractivas, pero conviene leer con detenimiento el contrato y tener en cuenta detalles como el coste de la instalación o si es necesario firmar un periodo de permanencia con la compañía. Gracias a Internet podemos comparar varias ofertas en muy poco tiempo, navegando entre las webs oficiales de las compañías. Un consejo más: las prisas no son buenas, antes de contratar directamente por teléfono a la propuesta de un teleoperador tómate tu tiempo en estudiar la oferta.

3.- No contrates lo que no puedas disfrutar

Lamentablemente, la calidad de una conexión ADSL va muy ligada a la infraestructura de red disponible. Si estamos lejos de la central, el cableado de nuestra casa es antiguo o está mal instalado es posible que nuestra velocidad real sea mucho menor que la contratada. Por ello, es fundamental preguntar al operador (y sospechar si se niega a facilitarnos el dato), investigar por Internet o incluso preguntar a los vecinos qué operador usan y si están contentos con su conexión. La mejor forma de ahorrar es no pagar de más.

3.-Cuidado con los “servicios extra”

Algunos operadores ofrecen servicios de discutible valor añadido. ¿Realmente necesitamos un antivirus online o un sistema de control parental?¿Merece la pena contratar más megas de los que vamos a utilizar? También hay que tener cuidado con los packs que reunen Internet, llamadas y televisión de pago; aunque la oferta inicial suele ser muy atractiva, el precio se suele disparar tras unos meses y normalmente nos veremos atados a un periodo de permanencia.

4.- Negocia con tu operador

Cuando nuestro contrato de telefonía móvil está a punto de expirar es frecuente que nuestro operador nos haga una oferta atractiva (normalmente con móvil subvencionado incluido) para ampliar la permanencia. ¿Por qué no intentarlo con nuestro proveedor de Internet?. Si ya lleváis tiempo con un operador y no estáis disfrutando de ninguna rebaja os recomendamos que os pongáis en contacto con él para solicitar un descuento en la factura mensual, amenazando con el cambio. Es más que probable que os sorprendan los resultados, el operador es el primer interesado en conservar a un buen cliente.

5.- Aprovecha las promociones

Una táctica habitual de muchas compañías consiste en ofrecer descuentos a sus clientes si traen a familiares o amigos a la compañía. Si estamos contentos con el servicio esta puede ser una forma sencilla de ahorrar muchos euros al mes o conseguir regalos sin esfuerzo. Otro aspecto que conviene estudiar son las ofertas para nuevos contratos que, normalmente, incluyen instalación y router gratis.

6.- Pregunta a tu operador móvil

Si somos clientes de un operador que además de servicios de telefonía móvil ofrece Internet puede ser una buena idea preguntar por ofertas personalizadas. Normalmente las compañías utilizan estrategias para retener a sus mejores clientes y es probable que puedan ofrecerte un precio muy interesante a cambio de que mantengas los dos contratos.

7.- ¿Permanencia? No, gracias

A pesar de que algunas de las mejores ofertas van ligadas a un contrato de permanencia es importante tener en cuenta que el precio del ADSL tiende a la baja cada pocos meses. Firmar 18 meses con una compañía casi nos garantiza que pagaremos ADSL más caro durante la mitad del periodo y nuestras posibilidades de negociación disminuyen considerablemente. Este último factor es fundamental si queremos negociar una rebaja o simplemente marcharnos si no estamos satisfechos con el servicio.

  • Share This