MSI H67MA-ED45

MSI H67MA-ED45
24 de noviembre, 2011

La serie Military Class II de MSI se caracteriza por utilizar componentes de alta calidad que pasan exigentes procesos de certificación antes de ser montados en las placas base. La MSI H67MA-ED45 está basada en el chipset Intel H67 (revisión B3) y ofrece soporte para toda la gama de procesadores de la firma californiana. Hemos tenido la ocasión de probarla en el laboratorio durante unas semanas y estas son nuestras impresiones.

A lo largo del año ya hemos analizado varias placas de MSI y nuestra impresión es que el fabricante asiático ha conseguido dar el salto de calidad que necesitaba, especialmente en sus modelos tope de gama. La competencia de marcas clásicas como Gigabyte o ASUS unida a la irrupción de actores como ASROCK, que está haciendo las cosas muy bien, han obligado al fabricante a diversificar más su catálogo y ofrecer ese plus de prestaciones que demanda el usuario exigente. La placa que analizamos es un buen ejemplo de ello.

Ficha técnica

La MSI H67MA-ED45 es una placa de formato micro ATX orientada a usuarios avanzados, que buscan una base de garantías sobre la que montar un equipo de altas prestaciones. En un primer examen destaca la excelente calidad de construcción de la placa, con un PCB de color negro y las ranuras de conexión en azul eléctrico y negro. El disipador del chipset es discreto y no demasiado aparatoso, pero cumple perfectamente su labor.

Sobre la superficie de la placa encontraremos un socket LGA1155 (compatible con procesadores Intel Core i3/i5/i7), 4 bancos que admiten hasta 32 Gbytes de memoria (en configuración 8 Gbytes x 4) DDR3 1.333 MHz, un slot PCI Express x16 y tres PCI Express x1. También ofrece soporte para SATA II y SATA III y completas opciones de conectividad. Como otras opciones de la serie incorpora un jumper dedicado a restaurar la CMOS, muy práctico si queremos afrontar tareas de overclocking.

En el panel posterior la MSI H67MA-ED45 ofrece el arsenal de puertos que cualquier usuario espera de una placa de estas características, incluyendo salidas de vídeo HDMI y DVI-D para aprovechar la gráfica integrada en los últimos micros de Intel, un puerto FireWire, salidas de audio multicanal (su chip de sonido está certificado como THX TruStudio PRO), seis puertos USB.

Probamos la placa con un procesador Intel Core i5 3,3 GHz, 4 Gbytes de memoria Corsair DDR3 1.333 MHz (2 x 2 Gbytes), un disco duro Western Digital Caviar Green de 1 Tbyte y una fuente de alimentación Seasonic X-560. Con nuestra habitual batería de pruebas sintéticas y varios días de uso con nuestras aplicaciones sometimos al equipo a un escenario de uso muy parecido al real. El comportamiento de la propuesta de MSI se puede calificar como excelente, sin problemas de temperatura o estabilidad en ningún caso.

MSI lleva tiempo apostando por una estrategia de producto en la que, además de un gran hardware, intenta fidelizar al usuario con un completo paquete de software que suman valor añadido al producto. Así, aplicaciones de optimización automática (y segura) como OC Genie II, el sistema de configuración visual ClicBIOS o la integración de un sistema basado en GNU/Linux (Winki 3) que se puede arrancar antes del sistema operativo principal están presentes en el producto. También merece la pena destacar la utilidad Live Update 5, que simplifica notablemente la actualización de drivers y BIOS automatizando el proceso de descarga e instalación.

Conclusiones

La MSI H67MA-ED45 es una elección recomendable para usuarios que quieran montar un equipo basado en la plataforma Intel y quieran dar un salto de calidad respecto a la mayoría de productos de gama media. A nuestro juicio, la diferencia de precio (ronda los 75 euros) está plenamente justificada por la calidad de construcción, la dotación tecnológica que incorpora y el pack de utilidades que servirán de gran ayuda a los usuarios con menos experiencia.

 

 

  • Share This