La evolución del almacenamiento, RAM y memorias Flash según Kingston (VIDEO)

La evolución del almacenamiento, RAM y memorias Flash según Kingston (VIDEO)
12 de diciembre, 2011

kingstonKingston Technology Europe ha querido resumir la evolución natural de los sistemas de almacenamiento desde los años 50 hasta hoy día. Hablamos de poco más de medio siglo de historia en el que se ha avanzado muchísimo:

“El primer disco de almacenamiento se creó en 1956. Pesaba una tonelada, contenía 350 discos y se alquilaba por una tarifa mensual de 3.200 dólares. En la década de 1990, los dispositivos de almacenamiento funcionaban con discos rígidos que se unían a un eje, y una punta electromagnética los leía mientras giraban a 7.200 rpm. Los tiempos de respuesta a la búsqueda de información se aceleraron de forma notable con la aparición de las unidades de memoria en estado sólido SSD, que carecen de partes móviles y permiten trabajar con varias aplicaciones abiertas al mismo tiempo.”

También han comentado la evolución de las memorias RAM, que desde 1989 Kingston lleva fabricando:

En 1970 salieron a la venta las primeras memorias RAM, con semiconductores de silicio y 64 bits de memoria. En 1989 Kingston introdujo el módulo de memoria en línea SIMM, una serie de chips montados en un circuito de placa impresa, que fue el comienzo de las memorias propietarias para ordenadores de mesa y portátiles. En 1999 llegó la memoria ValueRAM para sistemas estándar o genéricos, que podía ser expandida sin necesidad de cambiar el equipo. En 2002, las crecientes necesidades del entorno multimedia llevaron a Kingston a la creación de los módulos de alto rendimiento HyperX, con capacidad para trabajar con imágenes y vídeos en tiempo real.

Otro de los campos de mayor crecimiento es el de las tarjetas de memoria y pendrives, es decir, las memorias Flash:

Los primeros carretes de fotos, aparecidos a finales del siglo XIX, tenían capacidad para 55 fotografías, que debían someterse a un proceso de revelado. Los primeros rollos de celuloide para cine duraban como máximo 15 minutos, y sólo podían usarse una vez. En la década de 1990, la llegada de la fotografía digital propició la aparición de las memorias portátiles, que permiten a los usuarios guardar miles de imágenes en alta calidad y horas de vídeo en HD, y reutilizarlas las veces que lo deseen. Su pequeño tamaño las hace aptas para otros dispositivos, como reproductores MP3, teléfonos móviles y localizadores GPS.

 

Tal y como ha comentado Jordi García, responsable de Kingston Technology Iberia:

Sin los avances en la capacidad y versatilidad de los soportes de memoria, la sociedad digital simplemente no hubiera podido avanzar (…) Han sido fundamentales en el desarrollo de campos como la fotografía y el vídeo, o la transmisión y almacenamiento de contenidos. Hace sólo unos pocos años, nadie habría podido creer que una película entera pudiera guardarse en un dispositivo del tamaño de una uña, y los creadores del primer disco de almacenamiento no habrían concebido que modelos infinitamente más pequeños y potentes estarían al alcance de todos los bolsillos. Es una historia fascinante que en Kingston hemos querido reflejar en esta serie de vídeos, entre otros motivos porque somos una parte muy activa de ella“.

  • Share This