TeamViewer 7

TeamViewer 7
26 de enero, 2012


Hay un gran número de programas de control remoto, y muchos de ellos se pueden utilizar gratuitamente, como ocurre por ejemplo con el cliente de Conexión a Escritorio Remoto de Windows. Sin embargo poner estas herramientas en marcha no siempre es sencillo, ya que puede haber conflictos con cortaguegos, routers y otros elementos de las redes en las que nos encontramos.

Ficha técnica

Precisamente una de las soluciones que solventan esos problemas es TeamViewer, una aplicación especialmente popular que hace apenas 2 meses se renovó para aparecer como TeamViewer 7. La última versión de la conocida herramienta de acceso y control remoto llega con novedades importantes, algo que hemos podido comprobar tras un análisis detallado de sus prestaciones.

Esta solución es una de las más populares a la hora de administrar equipos de forma remota: sus desarrolladores plantean desde hace tiempo una filosofía en la que cualquier usuario puede utilizar TeamViewer gratuitamente siempre que lo haga con fines no comerciales. En caso de querer utilizar el programa comercialmente -y ahí se espera de los usuarios que hagan un uso justo y contraten las versiones de pago en los casos adecuados- existen tres tipos de licencia permanentes: Business (499 €), Premium (998 €) y Corporate (1.890 €), cada una con características más interesantes para usos más exigentes.

Instalación y puesta en marcha

TeamViewer 7 es una solución que ofrece todo tipo de alternativas para poder estar en funcionamiento en muy poco tiempo. De hecho, la cantidad de versiones instalables es tanto un punto a su favor -divide la oferta y pone a disposición del usuario solo lo que necesita- también lo es en su contra -el usuario inexperto puede no saber qué debe descargar e instalar. Aún así, creemos que su propuesta en este sentido es todo un acierto, ya que aporta flexibilidad en todo momento.

Así, disponemos de la versión completa de TeamViewer -la que hemos analizado, con versión concreta 7.0.12541-, o la versión para clientes inmediatos, llamada TeamViewer QuickSupport. Si necesitamos acceder a equipos desatendidos tenemos TeamViewer Host (que instala un servicio que nos permite acceder a esa máquina en todo momento, esté o no el usuario delante de ella), mientras que si queremos también podemos usar la versión TeamViewer Portable para ejecutar la aplicación desde un lápiz USB o desde un CD.

Como veníamos diciendo, la versión completa de TeamViewer 7 es la que hemos utilizado en nuestras pruebas, pero incluso en este caso la instalación es realmente rápida y sencilla, con apenas un par de preguntas -entre ellas, la cuestión en la que afirmamos ser usuarios con fines no comerciales- y que al acabar nos presentará la pequeña y sencilla interfaz de TeamViewer, que presenta una ventana con nuestro ID y la contraseña que permitirá a otra máquina acceder a la nuestra a través de esta aplicación.

A partir de aquí podremos acceder a máquinas remotas indicando el ID de la máquina asociada en la interfaz principal, tras lo cual se nos pedirá la contraseña de la máquina remota, que o bien hemos almacenado de sesiones previas, o bien cambia a cada momento de forma aleatoria y que tendrá que ser transmitida por parte del usuario remoto (a través de un correo electrónico, de un cliente de mensajería instantánea o de una sencilla llamada de teléfono).

En la interfaz también aparece una pequeña agenda con los ordenadores y contactos con los que vamos trabajando y a los que vamos accediendo remotamente. TeamViewer en este caso presenta esos contactos como si fueran personas en un programa de mensajería instantánea, con un estado de disponibilidad (conectados o desconectados) y con la posibilidad de añadir más contactos, modificar sus propiedades o eliminarlos en cualquier momento.

En este sentido los desarrolladores ponen a nuestra disposición TeamViewer Manager, disponible únicamente en las licencias Premium y Corporate, y que es un gestor de contactos y ordenadores asociados mucho más potente, que entre otras cosas puede compartirse con otros técnicos de la empresa que trabajen en tareas de administración remota.

  • Share This