Análisis AMD Radeon HD 7950

Análisis AMD Radeon HD 7950
1 de febrero, 2012

Presentada oficialmente ayer, la nueva AMD 7950 es la segunda gráfica de la compañía dotada de la nueva GPU Tahití de 28 nanómetros. A priori, la estrategia de AMD se mantiene intacta: notable rendimiento, variedad de modelos y , por encima de todo, un precio final realmente competitivo. Hemos tenido la oportunidad de probarla durante unos días en el laboratorio técnico de MuyComputer y estas son nuestras impresiones.

Ficha técnica

Como es habitual, AMD nos ha enviado el modelo de referencia para realizar las pruebas. Conviene tener en cuenta que en el mercado tendremos un buen surtido de modelos de los diferentes ensambladores, que intentarán sacar el máximo partido al gran trabajo realizado por los ingenieros de AMD.

 

La diferencias respecto a la reciente AMD 7970 son mínimas y se mantienen dimensiones y el sistema de refrigeración. El único cambio notable son las conexiones de alimentación, que ahora son dos de seis pines. estas son sus especificaciones técnicas más relevantes:

  • GPU Tahití Pro de 28 nm (365 mm2), funcionando a 800 MHz
  • Tasa fillrate de 25,6 GPixels/s y 89,6 GTexels/s
  • 3 Gbytes de GDDR5 en bus de 384 bits
  • 1.792 Stream Processors
  • 32 unidades ROP
  • 112 texturas por ciclo
  • Soporta  hardware para DirectX 11.1 y SM 5.0
  • Consumo declarado máximo: 200W

Probamos la gráfica con un equipo de referencia que montamos con procesador Intel Core i7-3960X, placa Gigabyte G1.Sniper 2, 8 Gbytes de RAM DDR3 1.600 MHz y un disco Western Digital Caviar de un terabyte. La fuente de alimentación es una Antec de 850W y las pruebas están realizadas sobre Windows 7 64 bits, utilizando la ultima revisión disponible de los drivers oficiales de AMD.

Test sintéticos

Hemos pasado los dos benchmark  de Futuremark, con la configuración predeterminada. A mayor puntuación, mejor resultado.

 

Test con videojuegos

Hemos probado la gráfica con algunos de los títulos de PC más exigentes del mercado. A continuación expresamos los resultados en frames por segundo (FPS), con los juegos configurados a 1.920 x 1.200 píxeles y valores por defecto. La segunda métrica está tomada con 8 x AA (anti-aliasing) y 8x AF (filtro anisotrópico).

Por debajo de 30 FPS la mayoría de títulos no se pueden jugar. Entre 30 y 40 se puede considerar como un resultado aceptable, entre 40 y 60 muy bueno y a partir de 60 frames por segundo excelente.

Conclusiones

AMD pone en el mercado una gráfica espectacular y muy bien orientada al consumidor final. Es una opción más moderada que su hermana mayor, de la que hereda casi todo lo bueno, y se posiciona como una de las mejores alternativas para aquellos usuarios que quiere jugar a todo a en alta definición. La facilidad de esta gráfica para mover motores hasta 1.920 x 1.200 píxeles es algo impresionante.

A falta de ver modelos finales (analizaremos algunos en el laboratorio), de la versión de evaluación destacamos su bajo nivel de ruido y un consumo mucho más reducido de lo que esperábamos (unos 140W aproximadamente). También es interesante que no supere en ningún momento los 70 grados a pleno rendimiento (esta cifra mejorará con el trabajo de los ensambladores) y toda una garantía a la hora de evitar problemas a medio plazo.

En resumen, la AMD 7950 nos parece la compra más razonable dentro de la gama alta, siempre teniendo en cuenta que hablamos de productos orientados al segmento gamer. Con precios que se moverán entre los 399 y los 429 euros en función del fabricante, tiene pocos rivales valorando la relación entre calidad, precio y prestaciones. Sobresaliente y producto recomendado.

  • Share This