Francia estudia cambiar el teclado AZERTY

Francia estudia cambiar el teclado AZERTY
22 de enero, 2016

No todos los idiomas usan la misma distribución de teclado. Sin ir más lejos, nuestro vecino Francia utiliza AZERTY, y en algunos países del este de Europa y los germanoparlantes utilizan QWERTZ. Estas disposiciones de las teclas se utilizan para adaptar el teclado a un idioma.

Sin embargo parece que Francia no está muy contenta con AZERTY, ya que hace difícil el escribir mayúsculas con acentos, así como las comillas dobles y caracteres típicos en el francés como “æ” y “œ” en mayúscula, que se mostrarían como “Æ” y “Œ”. De hecho incluso algo tan simple como escribir una cedilla (ç) es una tarea difícil de realizar desde el teclado AZERTY.

Y no, esta no es una propuesta realizada por “cuatro frikis”, sino que el mismísimo Ministro de Cultura de Francia ha llegado a decir literalmente que “hoy es imposible escribir francés correctamente con ese teclado”. Además ha comentado lo siguiente sobre otros países: “Es sorprendente que en algunos países europeos como España o Alemania se respeta mejor la escritura francesa y escriben mejor que los franceses porque sus teclados se lo permite”.

Debido a esta situación, el propio Ministro de Cultura ha pedido a AFNOR (miembro de la ISO en Francia) que desarrolle una nueva distribución de teclado para hacer realmente práctico el escribir en francés, tal y como se puede hacer desde QWERTY.

¿Para cuando una distribución de teclado adaptada al castellano?

En los países de lengua castellana no se puede decir que nos hayamos roto mucho la cabeza, y hemos adoptado el QWERTY anglosajón sin muchos cambios.

¿Nos trae problemas el usar QWERTY en lugar de una distribución propia? Sin duda no llegamos al extremo de los franceses con el AZERTY, pero la disposición de los caracteres no es ni mucho la idónea. Por un lado tenemos letras como K, W y X, que en el castellano apenas tienen presencia y son muy accesibles desde QWERTY, mientras que B y V, que en inglés no se usan demasiado, son difíciles de acceder. La Ñ tampoco se libra de estas críticas, y a pesar de ser nuestra letra insignia (con permiso de otros idiomas como el gallego y el euskera), tampoco es que se utilice mucho.

Luego siempre he notado que mi mano izquierda trabaja mucho más que la derecha, debido a la presencia de más letras usadas en el castellano en la mitad izquierda del teclado que la mitad derecha, donde están K, Ñ y J.

Tampoco es que necesitemos un cambio revolucionario, pero sí recolocar algunas letras para poder distribuir mejor el esfuerzo.

  • Share This