¿Por qué retrasamos la actualización de PCs?

¿Por qué retrasamos la actualización de PCs?
6 de Junio, 2016

El ciclo de actualización de PCs se ha desacelerado drásticamente y ahora se extiende a casi seis años, aseguró el CEO de Intel, Brian Krzanich, en una conferencia en Nueva York.

El jefe del mayor productor mundial de procesadores reconoció lo que todos sabemos: el consumidor hoy “aguanta” cada vez más sus equipos informáticos. Frente a un ciclo de actualización estimada en una media de 4 años, hemos pasado a 6 años en un corto espacio de tiempo.

Las consecuencias directas las tenemos en la caída brutal de ventas de PCs y como resultado las de Intel y un plan de reestructuración que contempla el despido del 11% de la plantilla y un aumento de inversión más allá del PC, en su negocio de centro de datos, memorias, conectividad, sensores y todo lo que llegue de los dispositivos wearables y los conectados bajo la era de Internet de las Cosas.

El ejecutivo comentó que Intel “tiene que incrementar sus esfuerzos y liberar las innovaciones adecuadas para que los consumidores estén motivados para actualizar los PC de forma rápida y fácil”. ¿Pero cómo se hace eso si el consumidor no siente la necesidad de actualizar porque considera que su computadora es lo suficientemente buena para realizar la mayoría de tareas?

¿Por qué se retrasa la actualización de PCs?

Demasiadas plataformas con rendimiento similar

Intel tiene actualmente en el mercado tres plataformas de procesamiento oficiales para el gran consumo (Haswell, Broadwell y Skylake) y este mismo año añadirá otra, Kaby Lake. Además, tiene otras plataformas nivel entusiasta como Haswell-E y acaba de comercializar una segunda, Broadwell-E. Todas han ido mejorando en algún aspecto (rendimiento o consumo) a las precedentes pero ¿lo suficiente como para obligar a renovar?

La respuesta directa es no. Haswell es más que suficiente para la inmensa mayoría de usuarios y todavía existen millones de máquinas con plataformas anteriores, Ivy Bridge y Sandy Bridge, que funcionan para lo esencial, son capaces de mover los sistemas operativos líderes del escritorio (Windows 7 y Windows 10) y trabajar con ofimática, accesos y servicios a Internet y reproducción multimedia. Salvando nichos concretos como estaciones de trabajo profesionales y máquinas para juegos, el usuario no ve la necesidad de actualizar.

Más componentes, menos PCs montados

Así las cosas, todo indica que el consumidor está apostando más por mejorar componentes concretos del equipo que por renovar el equipo completo. Cambios que sí aportan valor tangible, como reemplazar un disco duro por una SSD, aumentar la memoria RAM o cambiar en su caso (aunque solo para juegos) la tarjeta gráfica.

PC

Economía y precios

Nunca ha habido más y mejor oferta de equipos informáticos. Algunos como portátiles básicos netbooks se pueden encontrar desde un precio muy económico de 200 dólares. Sin embargo, adquirir o montar un buen PC, que marque verdaderas diferencias con plataformas anteriores exige una gran inversión.

La economía de los hogares no es la mejor y el precio de la tecnología ha aumentado a medida que el dólar se ha fortalecido frente al resto de divisas, especialmente el euro y en Europa donde los precios son mucho más caros que en Estados Unidos o Asia.

Competencia de otros segmentos

Aunque el mercado del smartphone ya no aumenta ventas como en trimestres anteriores y el tablet está en franco retroceso,  han sido y son grandes competidores para el PC. El dinero destinado a compras tecnológicas es limitado y hoy un usuario reemplaza antes un smartphone que un PC, si bien se observa un punto de saturación en el segmento del móvil.

Windows 10

La gratuidad del último sistema operativo de Microsoft para actualizaciones de equipos con Windows 7 y Windows 8.1 y unos requisitos mínimos hardware similares al de sistemas anteriores, está limitando que Windows 10 sea un impulsor de venta de equipos nuevos de consumo como había venido sucediendo en el lanzamiento de sistemas anteriores.

El futuro del PC

Hay motivos para la esperanza de una recuperación del mercado PC, si bien los días de gloria quizá no vuelvan más al menos tal y como la conocíamos y con los formatos clásicos del mercado PC.

Las mayores necesidades hardware en procesamiento y gráficas de los nuevos dispositivos de realidad virtual y/o en videojuegos, la actualización a SSD desde los discos duros, el salto a los monitores 4K, los nuevos formatos de 2 en 1 y convertibles que siguen ganando mercado o las grandes migraciones empresariales, pueden suponer un revulsivo.

Fuera de ello y en general, la declaración del CEO de Intel es toda una realidad porque los usuarios retrasan cada vez más la actualización de sus ordenadores personales. ¿Cómo lo ves? ¿Se puede recuperar el mercado del PC? ¿Cada cuánto tiempo actualizas tu PC? ¿Mejoras componentes o lo reemplazas por completo?

  • Share This