Especial: Cosas sorprendentes sobre Júpiter que igual no sabías

Especial: Cosas sorprendentes sobre Júpiter que igual no sabías
15 de julio, 2016

Es el planeta más grande de nuestro sistema solar pero también es uno de los mayores desconocidos, de hecho basta hacer un poco de autocrítica y preguntarnos qué sabemos realmente sobre Júpiter para darnos cuenta de ello.

Por este motivo, y a modo de homenaje por la reciente llegada de Juno a sus inmediaciones, hemos querido hacer un artículo especial en el que os contaremos algunas de las sorpresas que “esconde” nuestro vecino, el gigante gaseoso.

Como siempre hemos hecho una selección concreta de las particularidades de dicho planeta que más nos han gustado, lo que significa obviamente que no hemos hecho una recopilación exhaustiva.

Aprovechamos este apunte para invitaros como de costumbre a que compartáis con nosotros cualquier dato que creáis interesante, y como no también cualquier pregunta.

Sin más entramos en materia.

1-Júpiter tiene más de estrella fallida que de planeta

Hoy concebimos a Júpiter como un planeta, en concreto un gigante de gas, pero en realidad está más cerca de lo que podemos considerar como un intento fallido de estrella.

Si en su momento hubiera acumulado diez veces más residuos estelares podría haber conseguido la masa necesaria para generar fusiones de hidrógeno pesado, también conocido como deuterio, y podría haber acabado por convertirse en una enana marrón.

Al final no ocurrió, cosa que debemos agradecer ya que aunque la Tierra habría acabado formando parte de un sistema solar binario no tenemos claro cómo habría afectado a la formación de vida la presencia de dicha enana.

1 (2)

2-Tiene 67 lunas orbitando a su alrededor

Ya, sabemos que cuando hablamos de las lunas de Júpiter por lo general nos vienen a la cabeza Io, Europa, Calisto y Ganímedes, pero en realidad nuestro gigantesco vecino puede presumir de tener la friolera de 67 lunas.

Dichas lunas se dividen en tres grandes grupos; las internas, las galileas y las exteriores. Las primeras son de tamaño menor y tiene formas similares a las de un asteroide.

Por su parte las segundas son las citadas en el primer párrafo, y las terceras aquellas que orbitan a gran distancia del planeta y que tienen un tamaño muy reducido.

3-Su núcleo podría estar hecho de diamante

Sí, no es un hecho confirmado y para muchos es poco probable pero es una hipótesis tan interesante que no hemos querido pasarla por alto.

Como sabemos Júpiter es un planeta gaseoso, es decir, está compuesto por una enorme acumulación de materiales gaseosos muy variados, pero esto no quiere decir que no tenga un núcleo sólido, y por razones de presión el mismo podría contener diamante.

Otras teorías afirman que en la propia atmósfera de Júpiter se producen lluvias de diamantes.

4-Júpiter no es grande, es enorme

Sabemos que el gigante de gas es grande, ¿pero somos realmente conscientes de su auténtico tamaño? Probablemente no, y para entenderlo nada mejor que una comparativa con la Tierra.

Si quisiéramos igualar el área de Júpiter, su superficie, necesitaríamos el equivalente a 122 veces el planeta Tierra, pero si hablamos de volumen la cosa cambia, ya que podríamos “embutir” unas 1.300 Tierras en Júpiter.

Impresionante, ¿verdad? Pues eso no es todo, su gravedad también es mucho mayor que la de la Tierra (alrededor de 1,5 veces más alta), lo que significa que una persona que aquí pesa 100 kilos en Júpiter rondaría los 250 kilos.

1 (3)

5-Tiene anillos, aunque menos que Saturno

Saturno no es el único que puede presumir de anillos, ya que Júpiter también cuenta con algunos, aunque ciertamente no son tan espectaculares como los de aquél y es normal, ya que en total suma sólo cuatro anillos.

Dichos anillos están formados por los restos que han quedado a consecuencia de colisiones de meteoritos y otros cuerpos con las lunas que forma su zona interna, sobre las que ya hablamos en el apartado dos.

Como curiosidad podemos decir que a diferencia de los da Saturno ninguno contiene restos de hielo, pero uno de ellos se ha hecho muy famoso por su forma de donut. Seguro que su nombre os suena, Halo.

6-La mancha roja no es realmente una mancha, es una enorme tormenta

Hemos dicho en multitud de ocasiones que Júpiter es un gigante gaseoso, y como consecuencia de ello no tiene una estructura sólida real como ocurre por ejemplo con la Tierra, salvando el núcleo como ya dijimos anteriormente.

En casi todas las imágenes que hemos visto del planeta siempre aparece lo que todos consideramos como una mancha rojiza, pero la misma es en realidad una enorme tormenta que se mantiene durante siglos y que registraría velocidades de hasta 170 metros por segundo.

Puede parecer pequeña, pero en realidad es más grande que la Tierra, un dato que de nuevo nos permite hacernos una idea de lo grande que es Júpiter, por si no nos había quedado claro en el punto 4.

7-Debajo de las nubes de Júpiter no hay una superficie sólida

Lo hemos dado a entender en los puntos anteriores pero queremos aclararlo y precisarlo. Cuando superamos las nubes que forman la atmósfera de Júpiter nos encontramos con enormes cantidades de hidrógeno y helio.

Sí, sólo hay hidrógeno y helio hasta llegar al núcleo del planeta, nada sólido como dijimos, por lo que como habréis imaginado la idea de “poner el pie sobre Júpiter” es absolutamente imposible.

Obviamente esto, unido a la altísima velocidad de las tormentas que se producen en el planeta, afecta a la exploración espacial del planeta, que tiene que realizarse desde una distancia prudencial.

Enlaces de interés: Especiales MC.

  • Share This