Mi experiencia con Amazon Echo Dot en España

Mi experiencia con Amazon Echo Dot en España
4 de Enero, 2017

Papá Noel me ha dejado este año un Amazon Echo Dot debajo del árbol. Un dispositivo que está causando furor en Estados Unidos y Reino Unido y que tenía curiosidad por probar. Antes de pedirlo era consciente de que dado que la voz de Alexa aún no llega a España, era más que probable que presentase algunas limitaciones. Pero tras casi un par de semanas de uso, y pese a algunos contratiempos que os contaré más adelante, la experiencia ha sido más que positiva. Tanto que lo único que dudo en estos momentos es si adquirir una segunda unidad, o “tirar la casa por la ventana” y ampliar mi catálogo de “asistentes digitales para el hogar” con un Google Home. Esta ha sido mi experiencia.

Las limitaciones de Amazon Echo en España

Lo primero es lo primero. Antes de pensar en adquirir un Amazon Echo o el tal vez más interesante Amazon Echo Dot (dado su precio -50 libras del Dot frente a las 150 libras del Echo original-) , conviene saber que de momento Amazon sólo comercializa estos dispositivos en Estados Unidos, Reino Unido y Alemania, por lo que si vamos a utilizarlo fuera de estos territorios, deberemos contar también con ciertas limitaciones. 

La primera y más obvia es la barrera idiomática. Alexa sólo nos entenderá si le hablamos en inglés o en alemán (en nuestro caso hemos optado por el inglés). Pero además también tiene ciertas restricciones geográficas. La más importante es que únicamente podremos configurar una dirección que exista en uno de los países en los que se comercializa. Es decir, que pese a que estemos utilizando nuestro Echo en Madrid, para Amazon estaremos utilizando el dispositivo en Londres, por poner un ejemplo.

¿En qué nos limita esto? En que perderemos alguna funcionalidad. Por ejemplo, cuando le preguntemos por el tiempo, nos responderá sobre el tiempo que hace en Londres. Lo mismo ocurrirá si le preguntamos por las películas que echan en el cine o sobre restaurantes de nuestra zona. No es que sean grandes inconvenientes, pero es importante tenerlo en cuenta.

Otro posible inconveniente para los usuarios españoles es que los servicios que se ofrecen están ligados a proveedores de servicios americanos o británicos. Podemos pedirle a Alexa por ejemplo que nos lea las últimas noticias de “The Guardian”, o que conecte con la CNN para una última hora. Pero por supuesto, no podremos hacer lo mismo con medios españoles. En nuestro caso esto no ha sido un problema, pero insistiremos una vez más: sin un buen dominio del inglés el uso de Echo se hace complicado.

La última limitación la encontramos en la propia App. Podremos configurar y controlar nuestro Echo sin problemas desde la web alexa.amazon.com. Pero si queremos hacer lo propio desde nuestro teléfono móvil deberemos tener en cuenta que la App no está disponible en las tiendas de Apps españolas. En el caso de Android, es fácil encontrar un APK que nos sirva, pero en el de iOS la cosa se complica. No obstante, el uso de esta App no es fundamental ya que insistimos, cualquier cambio podemos hacerlo desde la web.

echo-dot2

Escuchando música

Una de las cosas que más me preocupaban antes de hacerme son el dispositivo, era la calidad de los micrófonos a la hora de reconocer la voz. Sin embargo la experiencia es bastante buena. Salvo en el caso de que la música esté sonando alta y por lo tanto tengamos que acercarnos más a nuestro dispositivo para que nos “escuche”, los micrófonos de Echo Dot captaran nuestra voz sin problemas hasta unos 6-7 metros de distancia. 

Y esto es importante tenerlo presente porque precisamente, reproducir música es una de las principales funcionalidades de Amazon Echo. Cuenta para ello con una integración directa con Amazon Music, Spotify y TuneIn. En el caso de Spotify, Echo sólo funciona con las cuentas premium, mientras que para TuneIn no necesitaremos ninguna cuenta.

La experiencia en este campo es realmente buena. “Alexa, pon el último disco de Coldplay”, “Alexa, quiero escuchar las canciones más populares de David Bowie” o “Alexa, ¿qué canción está sonando ahora?” son algunos de los comandos de voz que podemos utilizar. Además podemos parar la música, subir/bajar el volumen o pasar de canción utilizando solo nuestra voz, lo cual es realmente útil y liberador de la “tiranía del smartphone”.

Con TuneIn podremos en cambio pedirle que sintonice una emisora de radio o que reproduzca un podcast. Si no estamos seguros del nombre del podcast o el capítulo (y lo mismo vale para la emisora de radio o Spotify) podremos utilizar la App de Alexa en nuestro smartphone o hacerlo directamente desde la web, por lo que podemos utilizar nuestro Echo en modo “Chromecast Audio” si no nos apetece hablar.

¿Y en cuanto a la calidad de la música? Tanto Amazon Echo, como Amazon Echo Dot integran conectividad Bluetooth, y en el caso de Echo Dot, contaremos además con un jack de 3,5 mm por lo que organizar una fiesta, seguramente no será ningún problema.

echodot_skills

Habilidades integradas y nuevos “Skills”

Amazon Echo ofrece de serie algunas habilidades integradas. Puede por ejemplo, crear un nuevo evento en Google Calendar, añadir tareas a Todoist, hacernos un resumen de las principales noticias del día, estimar el tiempo que tardaremos en llegar a nuestro trabajo (curiosamente esto sí podremos hacerlo en España), programar alarmas y temporizadores, leernos libros (sólo para ebooks de kindle en inglés) y audiolibros (necesitaremos una cuenta en Audible), responder a preguntas básicas y conectarse a básicamente cualquier aparato domótico que tengamos en nuestro hogar (enchufes,  bombillas inteligentes, termostatos, etc.).

Junto a estas habilidades “de serie”, Amazon Echo ofrece en su App una sección de Skills en las que los desarrolladores pueden promocionar sus aplicaciones para el dispositivo. ¿Qué nos encontraremos? Un poco de todo. Desde aplicaciones que nos guiarán en una sesión de mindfulness, a otras que nos ayudarán a hacer ejercicio. Desde nuestro horóscopo diario a comprobar el estado de nuestro vuelo. Desde pedir a Alexa que localice nuestro móvil haciéndolo sonar, a que nos informe sobre nuestras estadísticas en Fitbit.

Eso sí, para todo tenemos que tener en cuenta que Alexa no es Google y que no podemos ni preguntar las cosas como se nos ocurra, ni preguntar cualquier cosa. Alexa puede por supuesto decirnos que la capital de España es Madrid, o que el río tajo mide 1.007 km. Pero si le preguntamos cuáles son los principales ríos de España, simplemente nos dirá que no lo sabe. Podemos eso sí, hacer que nos lea la página “ríos de España” de la Wikipedia.

En general sin embargo Echo es más interesante como dispositivo con el que hacer cosas (encender la luz, programar una alarma, esuchar música, consultar nuestras tareas, etc.) que como dispositivo del que obtener información. Pese a ello, los desarrolladores han conseguido desarrollar pequeñas maravillas como por ejemplo “Movie Guide”, un skill que no sólo nos cuenta el argumento de cualquier película que se haya estrenado, sino que nos responderá a preguntas como “¿En qué películas han trabajado juntos Angelina Jolie y Brad Pitt?”

alexa_app

¿Merece la pena en España?

Llegamos a la gran cuestión. ¿Merece la pena? Si somos conscientes y aceptamos las limitaciones que tiene el dispositivo en nuestro país, desde luego es un gadget que vamos a disfrutar. La principal, el dominio del inglés, puede ser sin embargo una barrera difícil de superar para muchos usuarios. No es necesario ser angloparlantes nativos para poder comunicarnos con Alexa, pero desde luego si no somos capaces de mantener una conversación fluida en inglés con otra persona, la experiencia Amazon Echo puede llegar a ser muy frustrante. Y no tanto por no ser capaces de hablar, sino de entender las respuestas de nuestro asistente. Por lo tanto este es un punto muy a tener en cuenta. 

Si nuestro nivel de inglés es bueno, desde luego merece la pena darle una oportunidad. Nuestra recomendación en este sentido es optar por el Amazon Echo Dot, mucho más barato e igual de funcional que el Echo original (siempre que tengamos bien un equipo musical, bien un altavoz bluetooth).

¿Es una compra obligada? En mi opinión, sin ser un producto para early adopters lo cierto es que Echo todavía tiene que madurar para llegar al gran público. Pero pese a ello no es difícil imaginar un futuro muy cercano en el que casi todos querremos tener nuestro propio Hal 9000 en casa.

  • Share This