Peugeot 2008 ciudadano VIP

Peugeot 2008 ciudadano VIP
Total



7
  • Prestaciones
  • Diseño
  • Consumo
  • Confort
  • Sistema de Infoentretenimiento

“Rosebud” Ciudadano Kane 1941

Hay ciudadanos, como tú y como yo, gentes urbanas que se encuentra diariamente con las contradicciones más desgarradoras entre zigurats de cemento y cunas de asfalto, dilemas de espacio y de tiempo que nos arrastran de una punta a otra de nuestra imperceptible jaula. Pero las contradicciones que enturbian el sueño del ciudadano medio se complican cuando para enfrentar nuestras quitas de transporte necesitamos encomendarnos a un aliado motorizado, una cabalgadura que nos permita afrontar, que no evitar, los eternos desafíos de la itinerancia metropolitana si es que buscamos la independencia de las ataduras del transporte colectivo.

Así surgen los otros ciudadanos que reposan en silencio bajo tierra o agazapados junto a las aceras y cobran vida repentinamente bajo nuestras manos al volante con la savia refinada de la OPEP para desplazar nuestras sombras ciudadanas desde el trabajo a casa, de casa al colegio, del colegio al supermercado, del supermercado a casa. Cabalgaduras que solamente en contadas ocasiones  nos permiten romper esas paredes de cristal periféricas para poner rumbo a una libertad menos acotada y regulada fuera de la atracción gravitacional del núcleo urbano.

Algunos de estos ciudadanos metálicos, lejos del jardín botánico, fueron capturados y domesticados, arrancados del entorno natural donde afrontaban caminos de tierra y rutas en los montes para cargar bolsas de la compra y serpentear entre el tráfico poniendo al servicio del reparto escolar y la compra semanal unas ruedas que añoran el barro y las hojas secas mientras sufren la cruel fricción de los bordillos de las aceras.

img_6204

Ficha técnica

Los SUV crecen

Como hemos mencionado en alguna ocasión los SUV compactos se están convirtiendo en uno de los segmentos de mayor crecimiento del mercado del automóvil. La búsqueda del espacio y confort interior ha abandonado en cierto modo a los monovolúmenes y los compradores miran ahora a los todocamino como solución quizás más atractiva y posiblemente algo más práctica. Peugeot es una de esas marcas que ha llegado algo más tarde a este mercado pero que pronto ha puesto sobre la mesa sus propias credenciales.

Con el modelo 2008 que hemos probado muestra cómo su larga experiencia en turismos urbanos aplicada a una carrocería SUV puede dar excelentes frutos. En el exterior se aprecian pocos cambios con respecto a la generación anterior, se conservan los aditamentos “decorativos” como los protectores y refuerzos de los bajos y las barras del techo. En el caso del acabado GT Line que probamos también se ha añadido un escape cromado de aspecto deportivo así como llantas de 17 pulgadas de diseño especial.

img_6245

La personalidad de los grupos ópticos propios de la marca francesa se subrayan con algunos detalles distintivos pero poco más. Aunque el 2008 está basado en el 208 ha crecido prácticamente en todas sus cotas con respecto a éste, aunque en su aspecto exterior parece más compacto de lo que dicen las mediciones, un aspecto decididamente urbano a pesar de los detalles estéticos más orientados a la estética todoterreno.

Aire racing

En el interior el espacio es algo más reducido que las alternativas de otros fabricantes, aunque la habitabilidad es mayor que la del 308 del que deriva. En la parte delantera los dos asientos son cómodos y sujetan bien en curva. El acabado GT que probamos añade detalles racing como pespuntes de hilo rojo y la iluminación interior también en rojo. En el salpicadero encontramos la generosa pantalla de siete pulgadas.

img_6200

Para el volante Peugeot sigue con la apuesta por uno de tamaño reducido y diseño achatado para que los indicadores como el velocímetro y el cuentarrevoluciones puedan verse por encima en vez de a través de él. En cuanto a su uso, tal y como comprobamos al probar el 308 requiere un poco de adaptación pero no presenta grandes problemas, aunque tampoco beneficios. Gracias a las regulaciones del asiento y del propio volante es fácil encontrar la postura para ver sin problemas la información.

Los materiales del salpicadero dan una impresión buena, con un tacto agradable en los plásticos y con los mandos con sensación de robustez y buen funcionamiento. Los botones y reguladores para el control de la climatización también dan la impresión de calidad, aunque se encuentran quizás en una posición demasiado baja para ser cómodos, debajo de dos más que generosas boquetas de ventilación centrales que se encuentran a su vez debajo de la pantalla.

La vida en la parte de atrás

Las plazas traseras son algo más sacrificadas que las delanteras, sobre todo en espacio para las piernas. Personas con cierta estatura pueden estar algo incómodas. Tampoco nos ha gustado el que se haya prescindido de los asideros sobre las puertas para que el pasajero pueda sujetarse. Aunque no tienen un espacio destacable, el acceso a las plazas traseras es bueno, gracias sobre todo a la altura y al tamaño de las mismas.

img_6233

El maletero del 2008 es de buen tamaño, aunque aquí también pierde frente a sus alternativas de otras marcas. Sus 338 litros de capacidad pueden ampliarse abatiendo los asientos dejando una superficie regular muy práctica. En cualquier caso se nota la orientación urbana del automóvil porque es muy sencillo y rápido cargar bolsas y objetos pequeños gracias a la gran abertura y la baja altura a la que queda el plano de carga. La bandeja puede elevarse parcialmente para facilitar aún más la carga.

img_6194

En marcha

Al volante del 2008 es un coche extremadamente confortable, fácil de conducir y muy agradable de manejo en general, sobre todo en ciudad. El modelo que probamos disponía de un cambio automático de seis velocidades con convertidor de par realmente eficaz en ciudad y que añade aún más suavidad a la conducción. La impresión es que es un coche extremadamente equilibrado que no se descompone al tener que afrontar terrenos virados o carreteras algo más entretenidas.

El motor es un clásico de las cuadras de Peugeot, un diesel de 130 caballos que empuja con fuerza desde bajas revoluciones y que es bastante silencioso incluso en frío. Por cierto, la insonorización está muy resuelta en este coche, más de lo que se podría esperar. Esto unido a la suavidad del cambio automático hace que conducir este 2008 sea toda una delicia. La comodidad de los asientos (los delanteros) añade el ingrediente necesario para viajes confortables.

20161025_092100

En ciudad el tamaño compacto del coche se hace notar mucho y la visibilidad es bastante buena en maniobra, aunque la trasera necesita algo de ayuda que se consigue con el sistema de sensor de aparcamiento. El cambio automático garantiza una conducción relajada sin tener que estar pendiente de las marchas en tráfico urbano, que realmente es el territorio favorito de este modelo, tal y como ya habíamos apuntado.

Control

El coche viene equipado con el sistema de tracción Grip Control, que no aspira a proporcionar habilidades todoterreno al 2008 pero que puede ayudar en ciertas circunstancias. El selector se encuentra junto a la palanca de cambio y además de la regulación estándar, que es la que elegiremos en condiciones normales de conducción, ofrece otros cuatro modos de tracción para situaciones concretas.

img_6229

En el Modo Nieve el sistema de tracción controla el funcionamiento de las ruedas motrices delanteras para evitar que el coche deslice. En el modo todocamino la centralita se adapta a condiciones de barro o agua dando más tracción a la rueda que presente más resistencia y por lo tanto garantice que el coche pueda avanzar. A diferencia del modo nieve puede funcionar hasta los 80 Km/h, mientras que el primero pasa a modo estándar a partir de los 50.

También podemos seleccionar el modo arena, que otorga tracción a ambas ruedas a pesar de que estén deslizando, para permitir avanzar aunque la tracción no sea buena. Este modo está disponible por debajo de los 120 km/h. Finalmente podemos elegir el modo ESP Off, en el que el control de tracción se desactiva y podemos actuar sobre la tracción simplemente actuando sobre los pedales del freno y el acelerador.

img_6224

Aunque no hemos podido hacer pruebas cien por cien todoterreno (el coche tampoco invita a ello por su filosofía) la verdad es que las dos primeros modos son muy útiles, aunque de funcionamiento bastante parecido. Son los que quizás podamos llegar a utilizar en ciudad si el pavimento no está en condiciones óptimas, pero no hay que llegar a pensar que podemos utilizarlos como un todoterreno al uso.

Entretenidos

El sistema de entretenimiento es excelente, con una buena pantalla de siete pulgadas de buena visibilidad en distintas condiciones y colocada en la parte alta del salpicadero. No nos ha convencido demasiado la necesidad de acudir casi siempre a iconos de la pantalla táctil, a veces varias veces, para acceder a algunas funciones. Otros sistemas disponen de botones fuera de la pantalla para acceder a algunas de las funciones más utilizadas.

20161025_094441

El sistema se ha actualizado para su compatibilidad con Android Auto y Car Play de Apple, aunque todavía su funcionamiento limitado hacen que no sea una opción que pueda tener un peso demasiado alto, aunque denota que el sistema se ha modernizado. El funcionamiento del navegador GPS nos ha parecido muy eficaz y los mapas parecen bastante actualizados. Por otro lado las opciones de reproducción de música son amplias, incluyendo la conexión por Bluetooth o USB.

Conclusiones

Desde luego que el 2008 no es un todoterreno, ni siquiera un SUV grandote y torpón, se trata de una versión ciudadana de un tipo de automóvil que poco a poco está conquistando las ciudades por su versatilidad y estética. En el caso de este pequeño todocamino Peugeot ha aplicado su sabiduría en forma de buen cambio automático y mejor motor además de soluciones marca de la casa (que pueden o no gustar) como el volante pequeño y los indicadores sobre el mismo o el Grip Control.

img_6202

El resultado es un coche muy cómodo, algo pequeño en las plazas traseras y con un maletero algo justo para aventurarse demasiado fuera de ciudad pero suficiente para escapadas. Es muy fácil de conducir y tiene potencia suficiente para cualquier imprevisto. Todo arropado por toques de personalidad de la marca que siempre son detalles muy a agradecer. Un coche agradable de conducir, muy urbano y en conjunto una elección que difícilmente hará que nos arrepintamos.

 

  • Share This