Kits de realidad virtual que no produzcan náuseas, un interesante proyecto

Kits de realidad virtual que no produzcan náuseas, un interesante proyecto
15 de febrero, 2017

Los kits de realidad virtual han llegado para quedarse, de ello dan fe las buenas ventas que registraron el pasado año y las expectativas de crecimiento que tenemos para 2017, aunque lo cierto es que todavía nos encontramos con que tienen algunas cuentas pendientes muy importantes.

Una de ella es sin duda el tema de las aplicaciones, es decir el ecosistema de software, una cuestión que según los informes más recientes mejorará en gran medida a lo largo de este mismo año. Por contra la otra está relacionada directamente con la experiencia de uso, ya que nos referimos a esa sensación de náuseas que sufren algunos usuarios al utilizar los kits de realidad virtual.

Según los investigadores de la Universidad de Stanford esto se produce porque el propio diseño de los kits de realidad virtual impide que los ojos puedan enfocar de manera natural, lo que implica que acaban forzando la vista y por ello no tardan en dar comienzo los mareos, los dolores de cabeza y las náuseas.

Los expertos también han tenido en cuenta algunos problemas de visión como la presbicia, que impide ver los objetos de cerca debido a la excesiva rigidez del cristalino, y han sido capaces de encontrar una solución satisfactoria que pone fin a los problemas derivados del enfoque forzado de la vista al utilizar sistemas de realidad virtual.

Dicha solución se conoce como “adaptive focus display technology”, algo así como “tecnología de visualización con enfoque adaptativo”. Como su propio nombre indica implica adaptar el enfoque a través del propio kit de realidad virtual, algo que ha sido posible a través de dos grandes métodos:

  • Lentes rellenas de líquido que se pueden expandir y contraer.
  • Movimiento hacia adelante y hacia atrás de las lentes.

Ambos se complementan con un software de seguimiento ocular que se encarga de detectar las necesidades de cada persona y aplicar los cambios pertinentes, de manera que ésta pueda disfrutar de una buena experiencia de realidad virtual.

Las primeras pruebas realizadas con personas de 21 a 64 años han dado resultados muy positivos, aunque no funciona con aquellos que padecen astigmatismo.

Más información: Neowin.

  • Share This