¿Qué ocurre cuando al Alexa de Amazon le preguntas por la CIA?

13 de marzo, 2017

Alexa es el asistente digital por voz que Amazon usa como tecnología central para manejar dispositivos propios como Echo o licenciado a terceros como Lenovo. Similar en concepto al Cortana de Microsoft o el Siri de Apple, es competencia directa a Google Home.

Los dispositivos con Alexa están permanentemente conectados a Internet y permiten realizar un gran número de funciones. Aunque Amazon ha enfocado su diseño como altavoz inalámbrico (batiendo récords de venta), pueden adoptar cualquier otro formato, incluyendo aplicaciones comerciales más allá del hogar, por ejemplo como tecnología de respuesta en servicios técnicos.

Además de sus prestaciones para música, un Amazon Echo permite controlar electrodomésticos conectados, pedir información del tráfico, realizar una reserva en un restaurante, recibir las últimas noticias, realizar compras de Amazon y acceder a otros servicios mediante órdenes de voz. El pasado diciembre, un informe aseguró que estos asistentes personales serán responsables de más de una quinta parte de todas las interacciones de los usuarios con los teléfonos inteligentes.

A la luz del escándalo producido por la última publicación de Wikileaks sobre el programa de espionaje masivo que lleva a cabo la CIA usando todo tipo de dispositivos, una usuaria ha preguntado sobre ello a su Echo con Alexa. El dispositivo responde rápidamente a las preguntas sobre sus siglas pero al ser requerido sobre si está conectado a la CIA, simplemente se apaga.

Aunque la respuesta anterior puede ser simplemente un error de la AI y no hay evidencias de que los Echo de Amazon se hayan visto afectados por la campaña de la CIA, las preocupaciones sobre la privacidad de esta clase de asistentes personales está cuestionada desde su llegada al mercado, teniendo en cuenta que por su concepto es un dispositivo perfecto para espionaje en el hogar.

Amazon asegura que no da a conocer el contenido del cliente “a menos que estemos obligados a hacerlo para cumplir con la ley o una orden válida y vinculante de un organismo gubernamental o reguladora”. Las grandes tecnológicas tendrán que decir y hacer mucho más para ganar la confianza del cliente.

 

Share This