Si tienes una buena conexión, necesitas un buen router

Si tienes una buena conexión, necesitas un buen router
11 de Abril, 2017

Pero, ¿para qué necesitas un router, te preguntas, si tu operadora ya te ha “regalado” uno? Además, funciona bien y cuando se estropea te lo arreglan o te lo cambian. Si lo miras así, adquirir un router por tu cuenta no tiene mucho sentido. Pero hay más formas de verlo. En este artículo te explicamos por qué las cosas no son lo que parecen, y por qué un cambio de router es lo que necesitas para disfrutar con plenitud de tu conexión a Internet.

En primer lugar, no es ningún secreto que los routers que distribuyen las operadoras ni son los mejores del mercado, ni salen gratis. El router lo pagas sí o sí, bien a modo de alquiler, en pequeñas sumas que se añaden al recibo de Internet, bien aceptando un compromiso de permanencia que puede salir muy caro. Que no te quepa duda en este punto: siempre es preferible pagar a que te tengan atado, incluso aunque lleves con la misma compañía años y no tengas intención de cambiar. El porqué es elemental: las circunstancias pueden cambiar de un día a otro y cancelar un compromiso de permanencia, además de caro, puede generarte un quebradero de cabeza importante.

Por el contrario, ya que pagas, ¿por qué no hacerlo por un producto de calidad? Uno que realmente exprima tu conexión y te aporte la conectividad que el router de tu operadora nunca podrá ofrecer. Decíamos que, a simple vista, no tiene sentido comprar un router cuando el que tienes te ha salido gratis, pero a sabiendas de que no es así, he aquí otra pregunta que deberías hacerte: ¿por qué se venden routers, si los regalan? En efecto, la respuesta es igualmente elemental: porque son mejores, porque son más completos en cuanto a características y, en muchos más casos de los que cabe imaginar, porque son la única forma de conseguir el rendimiento óptimo en según qué actividades. Por ejemplo, para:

  • Navegar por Internet de manera intensiva
  • Jugar en línea
  • Realizar streaming de contenidos en la red local
  • VoIP

Para que te hagas una idea clara de por qué cada vez son más los usuarios que prefieren comprar sus routers a marcas especializadas antes que quedarse con el que les da su operadora, piensa en esto: puedes tener contratada una buena conexión a Internet, con amplio ancho de banda de bajada y subida, y lo sabes porque es tan fácil de comprobar como descargar un archivo de gran tamaño y recordar cómo hace años algo así hubiera tardado horas, no minutos, en completar la transferencia. Sin embargo, ese es solo un dato de muchos a la hora de evaluar una solución de conectividad de red. Otros datos a tener en cuenta son:

  • ¿Descargas con la misma intensidad conectado por cable y por wifi?
  • ¿Descargas con la misma intensidad conectado por wifi si estás cerca o lejos del router?
  • Una vez iniciada la descarga todo va bien, pero, ¿cuánto tardas en realizar la primera conexión con sitios o servicios web?
  • ¿Cuántos clientes puedes conectar simultáneamente antes de saturar la señal?

Las anteriores son simplemente unas consideraciones previas, y es que una buena parte del descontento de los usuarios con la conexión que tienen contratada suele originarse en el propio router, debido a lo limitado de sus prestaciones. Esto ocurre porque es más sencillo achacar los problemas a factores externos que pararse a pensar en un router como algo más que un periférico de segunda, cuando lo cierto es que su importancia en la calidad de la conexión es de primer orden.

Un buen router marca la diferencia

router

A pesar de que los routers de operadora cumplen con los mínimos, suelen pecar de tecnología obsoleta, entendiendo como tal aquella que funciona, pero que no aprovecha los últimos -y no tan últimos- avances en los que los fabricantes especializados inciden para ofrecer valor añadido. Así, quizás descargues a mucha velocidad y alcances picos sorprendentes, pero nunca exprimirás tu conexión al cien por cien. Para explicarlo, es inevitable ponernos un poco técnicos.

Si el router de tu operadora solo soporta el estándar WiFi N y la banda de 2,4 GHz, a lo máximo que puedes aspirar es a velocidades de entre 300 y 450 Mbps. Con un router de calidad podrás disfrutar de conectividad en doble banda WiFi N y WiFi AC a 5 GHz y velocidades de hasta 1.750 Mbps. Con que tu conexión se acerque al máximo del WiFi N, el cambio de router está justificado, con mucho menos si son varios los dispositivos que se conectan simultáneamente o si la latencia es un aspecto relevante, por ejemplo, para jugar en línea o realizar videoconferencias.

Con un buen router la mejora de la conectividad será notable, incluyendo mejoras en la intensidad y calidad de la señal con el fin de cubrir el mayor espacio sin que la conexión se resienta, así como dar servicios a varios clientes.

El margen de calidad entre un router de operadora y otro de un fabricante especializado es comprensible, dado que el propósito de unos es ofrecer un servicio básico, mientras que el de los otros es proveer las mejores prestaciones. De tal forma que en un router de calidad está construido con mejores y más potentes componentes internos y externos (¡las antenas también cuentan!) e implementa tecnologías punteras para aprovechar la conexión todo lo posible. Con más detalle:

  • Doble Banda: característica fundamental para disfrutar de la mejor experiencia de conexión, pues al derivar el tráfico básico (navegación, correo electrónico) por la banda de 2,4 GHz y el más intensivo (juegos en línea, streaming en alta definición) por la de 5 GHz, mucho más descongestionada, es posible conseguir una señal más limpia y estable.
  • Puertos Gigabit: como evolución de los puertos estándar Ethernet, los Gigabit ofrecen hasta diez veces más velocidad de transferencia, de los 100 Mbps a los 1.000 Mbps o 1 Gbps. Si te conectas por cable, esta es otra característica que no se puede ignorar.
  • Beamforming: en el apartado inalámbrico, esta novedosa tecnología se encarga de orientar la señal wifi hacia aquellos dispositivos conectados, favoreciendo la conectividad a los clientes que la necesitan.
  • Control parental: si bien existe multitud de software para implantar un control parental en los dispositivos conectados, no hay nada tan eficaz como configurar esta función, de manera sencilla a ser posible, a través del router.
  • Acceso para invitados: el router también debe ofrecer una vía sencilla y rápida para dar acceso a clientes ocasionales sin lidiar con la configuración completa.

Si te interesa conocer aún más detalles técnicos al respecto, no te pierdas esta guía para comprar el router que necesitas que publicamos hace unas fechas. Ahí te explicamos con más exactitud qué debe tener un buen router y qué valor añadido te aporta. Guía que completamos ahora con este artículo y que concluimos yendo al grano con las recomendaciones de tres routers de calidad con los que, de verdad, notarás la diferencia.

TP-Link Archer C1200

Archer C1200

Comenzando por la solución más económica, el Archer C1200 es un router inalámbrico con cuatro puertos Ethernet Gigabit y doble banda que soporta conexiones a 300 Mbps en 2,4 GHz y 867 Mbps en 5 GHz, que en conjunto alcanzan los 1200 Mbps.

TP-Link Archer C1200 cuenta también con un puerto USB que soporta almacenamiento y compartición de archivos y es compatible con la app móvil Tether, con la que podrás gertionar todas las opciones de este router sin levantarte del sillón.

Amplía la información o cómpralo en Amazon.

TP-Link Archer C7

Archer C7

Si dispones de un presupuesto un poco más holgado, el salto de un router corriente al Archer C7 te dará vértigo, porque se trata de un router de doble banda que logra velocidades combinadas de hasta 1.750 Mbps (1,75 Gbps) gracias a los 450 Mbps en 2,4 GHz y los 1.300 Mbps en 5 GHz.

TP-Link Archer C7 amplía sus expansiones a dos puertos USB 2.0 multifuncionales, con los que es posible compartir archivos, medios e incluso una impresora a través de la red local o un servidor FTP.

Amplía la información o cómpralo en Amazon.

TP-Link Archer C3150

Archer C3150

Los usuarios más exigentes encontrarán en el Archer C3150 un dispositivo difícil de igualar que aúna el mejor hardware y los avances más eficaces. Se trata de un modelo con cuatro antenas y un rendimiento de hasta 3.150 Mbps en sus dos bandas que refina gracias a tecnologías como Smart Connect, que prioriza automáticamente la mejor banda disponible para cada uno de los dispositivos conectados.

TP-Link Archer C3150 ofrece otras funcionalidades de vanguardia como Beamforming, MU-MIMO (Multi-User MIMO) y NitroQAM, permitiendo al router trabajar con diferentes dispositivos al unísono que llegan a cuadruplicar las velocidades de los routers AC estándar y transmitiendo un 25% más de datos, respectivamente.

Amplía la información o cómpralo en Amazon.

Como ves, hay posibilidades muy interesantes para sacarle el mayor provecho a tu conexión, y ya seas un usuario corriente, un jugón empedernido o un profesional cuya actividad depende de Internet, si tienes una buena conexión, necesitas un buen router. Y si no, también: adquirir un router de calidad te puede venir muy bien para exprimir lo poco que tengas.

Contenido ofrecido por TP-Link.

  • Share This