Microsoft bloquea actualizaciones para Windows 7 en equipos con CPUs nuevas

Microsoft bloquea actualizaciones para Windows 7 en equipos con CPUs nuevas
14 de Abril, 2017

Estaba anunciado pero finalmente se está produciendo. Nosotros todavía no lo hemos visto pero según medios estadounidenses, Microsoft ha comenzado a bloquear actualizaciones en equipos con CPUs de nueva generación, Kaby Lake de Intel o RYZEN de AMD, que estén ejecutando sistemas operativos Windows 7 o Windows 8.1.

Medida polémica. Aunque Microsoft argumenta que la nueva generación de procesadores incluyen nuevas capacidades y hardware que dificulta o impide la compatibilidad con los sistemas operativos más antiguos, todo apunta que la medida es puramente comercial para “obligar” a los usuarios a migrar a Windows 10.

Ciertamente, Microsoft puede soportar en sus sistemas el hardware que crea conveniente, pero el problema es que Windows 7 y Windows 8.1 siguen siendo soportados oficialmente por la compañía.

bloquear actualizaciones

Si el soporte de Windows 7 es el extendido y Microsoft puede escudarse en ello, el caso de Windows 8.1 no tiene disculpa, porque todavía está en soporte estándar (hasta enero de 2018) y se extenderá hasta enero de 2018. Microsoft debería haber esperado -al menos- hasta entonces, para tomar una medida criticada de forma masiva por clientes y analistas.

Incluso, ciertos modelos de la generación anterior de Intel, Skylake, tampoco recibirán actualizaciones en Windows 7 y Windows 8.1 y tendrán que migrar a Windows 10, según explican en Ars Technica.

No es razonable. Windows 10 -en nuestra opinión- no necesita estos subterfugios para ganar mercado, sino mejoras y novedades como las que estamos viendo en la última versión Creators Update. Sin embargo, la elección del cliente por un sistema u otro debería ser respetada al menos hasta la finalización del soporte oficial. Por no hablar de los problemas de seguridad de utilizar sistemas no actualizados, porque tenemos claro que la mayoría de usuarios seguirá usando Windows 7, aun sin actualizaciones.

¿Y si el usuario enfadado se pasa a una plataforma alternativa como Linux o a Mac? ¿O descarta la compra de nuevo hardware Intel o AMD porque no puede ejecutar en ellos su sistema operativo favorito? Microsoft controla el escritorio informático de forma absoluta, pero nada dura para siempre.

  • Share This