Machacan el Galaxy S8 ¿Resistirá la batería?

17 de abril, 2017

Después de la debacle del Note 7, Samsung volvió a la mesa de diseño e introdujo un programa de verificación completa de la batería de ocho puntos, y otros procesos internos de calidad y seguridad para mejorar la seguridad de sus productos y asegurarse que los teléfonos inteligentes futuros, como el nuevo Galaxy S8, no corrieran la misma suerte.

Son múltiples las pruebas “caseras” que se están realizando sobre el Galaxy S8. Test de “machaque” habituales como el de caídas que te ofrecimos hace poco y donde vimos que el terminal de Samsung se comportaba mejor que el iPhone 7 Plus de Apple. Aunque el propio diseño del Galaxy S8 indica que como se te caiga te puedes quedar sin terminal, parece que Samsung ha hecho un buen trabajo en este apartado, apoyado por la tecnología Gorilla Glass 5.

El vídeo que te ofrecemos hoy desde el canal What’s Inside? es bastante más bárbaro porque tiene el objetivo final de machacar el terminal para comprobar si la batería se incendia. Después de comprobar caídas, golpes o estanquidad, cortan el móvil con un dremel incluyendo la batería.

La batería se infla como consecuencia del calor y expulsa líquido interno pero aun así no llegar a incendiarse en ningún momento. Posteriormente se corta y examina su interior comprobando efectivamente que no hay quemaduras internas ni externas.

Parece que la investigación del Note 7 ha servido para asegurar este apartado. Samsung dice haber implementado una amplia variedad de procesos internos de calidad y seguridad para mejorar la seguridad de sus productos, incluyendo protocolos adicionales como las medidas de seguridad en múltiples capas y la comprobación de la seguridad de las baterías en 8 puntos.

Infographic-8-point-battery-safety-check-980x1030

Samsung ha creado también un Grupo Asesor de Baterías formado por asesores externos, expertos académicos e investigadores, para garantizar que mantiene una perspectiva clara y objetiva sobre la seguridad y la innovación relativa a las baterías. Al menos el fiasco del Note 7 ha servido para mejorar.

Share This