Demandan a Bose, la acusan de espiar a sus clientes

Demandan a Bose, la acusan de espiar a sus clientes
19 de Abril, 2017

El conocido fabricante estadounidense de soluciones de sonido ha sido demandado por (supuestamente) espiar a sus clientes, y lo cierto es que tras revisar los fundamentos de hecho y de derecho que presenta la demanda podemos decir que tiene bastante sentido.

Bose ofrece una aplicación dedicada que permite según la compañía sacar el máximo partido a sus auriculares e invita a los usuarios a descargarla. Una vez que se instala dicha aplicación pide algunos datos personales para completar el registro, entre los que se incluyen el nombre del usuario, su correo electrónico y su número de teléfono.

Pues bien, el caso es que la demanda asegura que Bose utiliza los datos de esa aplicación para crear perfiles detallados de sus usuarios, en los que se asocian además el tipo de música que escucha cada uno de ellos, y que posteriormente se distribuyen a compañías dedicadas al márketing y la publicidad, como por ejemplo Segment, que presume de ser capaz de “recopilar los datos de todos tus clientes y enviarlos a cualquier lugar”.

Esto supone una violación de la Wiretap Act y de numerosas leyes centradas en proteger la privacidad del usuario, y según la demanda se extiende a una gran variedad de productos de la firma, entre los que se citan los siguientes:

  • QuietComfort 35.
  • QuietControl 30.
  • SoundLink Around-Ear Wireless Headphones II.
  • SoundLink Color II.
  • SoundSport Pulse Wireless.
  • SoundSport Wireless.

Jay Edelson, el abogado que ha presentado la demanda, ha comentado que a través de esos perfiles y de la música que escucha cada usuario se puede deducir información muy importante de aspectos como el comportamiento, la ideología política y hasta las creencias personales del usuario.

El letrado lo tiene claro, Bose ha aprovechado esa aplicación y sus productos para espiar a sus usuarios, y por ello cree que el caso tiene un valor de 5 millones de dólares, aunque no han concretado el tema de los daños.

Veremos cómo evoluciona el proceso, pero lo más probable es que ambas partes acaben llegando a un acuerdo, como ya ocurrió en otro similar protagonizado por un vibrador inteligente.

Más información: Neowin.

  • Share This