Crean batería flexible que puede funcionar con agua salada

Crean batería flexible que puede funcionar con agua salada
12 de Agosto, 2017

Un equipo de científicos chinos ha conseguido desarrollar una batería flexible que funciona utilizando agua salada, un avance muy importante que podría marcar una revolución si consigue superar su etapa de laboratorio y dar el salto a productos comerciales.

Para dar forma a esta batería flexible los expertos han prescindido de los electrolitos conocidos que son corrosivos o tóxicos. En su lugar el equipo utilizó productos químicos basados ​​en sodio (como el sulfato de sodio), soluciones salinas que tienen muchas aplicaciones prácticas en el campo científico ya que se emplean incluso para cultivos celulares.

Ese cambio en los electrolitos hace que estas baterías sean mucho más seguras que los modelos estándar que se utilizan hoy en día. Si se produce alguna rotura y el líquido entra en contacto con un ser humano éste no tiene nada de lo que preocuparse, un detalle que ayuda a reducir las capas de protección y aislamiento de la batería y permite ofrecer una mayor flexibilidad.

Los expertos aplicaron esa batería flexible a un diseño con forma de correa y realizaron una serie de pruebas de laboratorio para analizar su funcionamiento.

Los resultados demostraron que es superior a las baterías de iones de litio de tamaño similar utilizadas en wearables y no sólo por durabilidad sino también por resistencia, ya que la batería no se vio afectada tras ser doblada más de 100 veces en ángulos diferentes. También diseñaron un prototipo en forma de nanotubos que podría ser implantado en seres humanos.

A todo esto debemos añadir que estas baterías podrían funcionar aprovechando el sudor humano, un fluido corporal de tipo salino que se puede generar en grandes cantidades a través de la actividad física.

Es un enfoque bastante interesante si se aplica a gadgets de vestir pensados para hacer deporte, aunque todavía queda un largo camino por recorrer antes de que estas baterías puedan llegar a salir del laboratorio.

Más información: The Verge.

  • Share This