shopify analytics ecommerce
CPU » MuyComputer
[ CPU ]
Este sería el rendimiento de la CPU del SoC Apple A10

Este sería el rendimiento de la CPU del SoC Apple A10

El SoC Apple A10 es el nuevo silicio que el gigante de la manzana utilizará en sus nuevos iPhone 7 y iPhone 7 Plus, y probablemente también su próxima generación de tablets, aunque en éste último caso no podemos descartar la introducción de ciertas variaciones en frecuencia de reloj o número de núcleos, cosa que ya hicieron por ejemplo con el SoC Apple A8X, una solución con CPU de triple núcleo. No sabíamos si el gigante de Cupertino se iba a mantener fiel a los procesadores de dos núcleos con este nuevo SoC pero gracias a la filtración de una prueba de rendimiento en Geekbench tenemos las cosas algo más claras, ya que como podemos ver en la imagen se indica que la CPU es de doble núcleo y que trabaja a 2,37 GHz. La diferencia frente al SoC Apple A9 del iPhone 6s es considerable, ya que su CPU tiene también dos núcleos pero trabajan a 1,84 GHz, un detalle al que debemos añadir las mejoras a nivel de arquitectura que introduzca la firma de la manzana. También podemos ver en la imagen las puntuaciones de rendimiento que habría conseguido dicho SoC, y que ciertamente son muy altas, tanto que en rendimiento mononúcleo se colocaría como la solución más potente de su categoría, mientras que en multinúcleo sólo quedaría por detrás del Exynos 8890 de Samsung que, recordamos, tiene 8 núcleos. Finalmente debemos hablar de la referencia a los 3 GB de RAM que aparece en la imagen, un dato que cuadra con los rumores que hemos ido viendo anteriormente, aunque en teoría dicha cantidad sólo estaría presente en el iPhone 7 Plus. Más información: WCCFTech.
6 comentarios7 shares
09/08/2016
La portátil GPD Win mejora su CPU antes del lanzamiento

La portátil GPD Win mejora su CPU antes del lanzamiento

Ya os hemos hablado anteriormente de la GPD Win, una especie de híbrido entre consola y ordenador portátil de pequeño tamaño que incluye teclado físico y además viene acompañado de un completo mando de control, que suma dos sticks analógicos y todos los botones a los que estamos acostumbrados. Como recordaréis este proyecto apareció en IndieGoGo y tuvo un éxito arrollador, tanto que quintuplicó el dinero que necesitaba para poder salir adelante y gracias a ello su fecha de lanzamiento se ha podido mantener sin problemas. La misma sigue marcada para octubre de este mismo año, aunque sus responsables han dado una pequeña sorpresa ya que han confirmado que mejorarán la CPU del equipo, y sin ningún tipo de coste adicional, una excelente noticia sin duda. Inicialmente la GPD Win iba a llevar un Intel Atom x5-Z8500, que tiene un procesador de cuatro núcleos a 1,44 GHZ-2,24 GHz en modo normal y turbo, pero finalmente contará con un Atom x7-8750, cuyo procesador es también de cuatro núcleos pero funcionando de 1,6 GHz a 2,56 GHz en modo normal y turbo. La mejora es evidente pero no se limita a la CPU, ya que la GPU también será más potente al contar con 16 unidades de ejecución, cuatro más que el modelo utilizado en el Z8500. Con este cambio las especificaciones definitivas de la GPD Win quedan tal que así: Pantalla de 5,5 pulgadas y resolución 720p. SoC Intel Atom X5-Z8500 con CPU de cuatro núcleos. GPU Intel HD con 12 unidades de ejecución. 4 GB de RAM. 64 GB de almacenamiento ampliable. Conexión WiFi y Bluetooth. Puertos USB y conector microUSB. Batería de 6.000 mAh. Windows 10. Más información: Liliputing. [gallery link="file" ids="148791,148792,148793"]
11 comentarios127 shares
10/07/2016
Los núcleos Kryo II mejorarán enormemente el rendimiento

Los núcleos Kryo II mejorarán enormemente el rendimiento

Las últimas informaciones indicaban que el Snapdragon 821 podría llegar en algún momento de este año para "suceder" al Snapdragon 820, algo que como veis ponemos entre comillas porque no sería un gran cambio frente a aquél, ya que mantendría arquitectura y base e incrementaría únicamente las frecuencias de reloj. El auténtico cambio vendrá con Kryo II. Esa será la nueva arquitectura que Qualcomm utilizará en sus futuras generaciones de procesadores, aunque de momento no tenemos nada claro exactamente en cuáles. Por lógica podría ser implementada en los próximos Snapdragon 830, pero debemos tener en cuenta que también podría reservarse para una generación posterior. Entrando a valorar aspectos sobre su posible rendimiento se comenta que será 1,7 veces más potente que los núcleos Kryo que hemos visto en el Snapdragon, y eso que en teoría los Kryo II correrían a 1,7 GHz en lugar de a 2,15 GHz como los primeros. Igualando frecuencias las diferencias serían mayores, como es evidente. Un cambio importante sin duda que podría estar reservado al salto a la generación fabricada en proceso de 10nm, más que nada para mantener una buena relación entre ese incremento de rendimiento y la eficiencia del chip. Estaremos atentos a ver con qué nos sorprende Qualcomm, pero de momento debemos reconocer que con el Snapdragon 820 han hecho un excelente trabajo y han conseguido disipar los fantasmas que volaban a su alrededor tras los problemas que sufrió el Snapdragon 810, un chip que ha sido "reconvertido" como Snapdragon 652, aunque cambiando los núcleos Cortex-A57 por núcleos Cortex-A72, igualmente potentes pero más eficientes. Más información: WCCFTech.
0 comentarios98 shares
10/06/2016
¿Qué diferencia a una CPU y a una GPU? No te pierdas este vídeo

¿Qué diferencia a una CPU y a una GPU? No te pierdas este vídeo

Todos estamos más o menos familiarizados con términos básicos como CPU y GPU, sabemos que la primera se usa para referirse a un procesador, y la segunda para hablar del núcleo gráfico que actúa como "cerebro" de las tarjetas gráficas. Sin embargo si os preguntamos cuál es la principal diferencia entre una otra y otra probablemente no todos sepáis darnos una respuesta, o al menos no una lo bastante precisa y clara como para que se entienda de verdad qué claves separan a ambas. La gente de Gameranx ha publicado un excelente vídeo con el que resulta muy sencillo comprender esas diferencias sin caer en grandes complicaciones, y que además nos explica de forma simple qué tareas llevan a cabo generalmente una y otra. Haciendo un resumen lo más sencillo posible la GPU está formada por una enorme cantidad de núcleos gráficos, algo que podemos definir casi como "pequeñas CPUs", pero tienen propósitos específicos y sólo consiguen dar lo mejor de sí en grandes cantidades de tareas sencillas, y por tanto en aplicaciones que como los juegos son capaces de aprovechar un alto nivel de paralelizado. Por contra la CPU es un componente multipropósito, que es capaz de manejar una menor cantidad de tareas o hilos al mismo tiempo, pero las mismas pueden ser mucho más complejas y variadas, lo que lo hace indispensable para manejar elementos clave del sistema operativo y de ciertas aplicaciones, como los procesadores de texto. Os pongo un ejemplo para que lo comprendáis mejor, aunque os recomiendo ver el vídeo por completo. Imaginad una fábrica en la que hay mil empleados y cuatro encargados. Esos empleados son los núcleos de la GPU, capaces de hacer en bloque mil tareas sencillas a la vez, mientras que los encargados son el bloque de núcleos de un procesador, que sólo pueden hacer cuatro tareas a la vez pero su complejidad es muy superior, por ejemplo dar indicaciones concretas sobre cómo debe fabricarse una cosa. Ese ejemplo también nos permite entender el tema del multipropósito de la CPU, ya que esos cuatro "encargados", los núcleos del procesador, podrán dar instrucciones a la GPU sobre cualquier cosa.
6 comentarios875 shares
06/06/2016
Nuevos Broadwell-E, todo lo que debes saber

Nuevos Broadwell-E, todo lo que debes saber

Computex 2016. Estamos a unos días del arranque de uno de los eventos más importantes del mundo en lo que a tecnología se refiere, tanto que muchos fabricantes han reservado sus productos estrella para presentarlos aprovechando el marco incomparable del mismo, y uno de los más relevantes ha sido Intel con sus nuevos Broadwell-E. Sin embargo gracias a una completa filtración que nos dejan desde VideoCardz no tendremos que esperar un solo día más para conocer todo lo que ofrecerá el gigante del chip con sus nuevas CPUs tope de gama. En ella podemos ver una completa serie de diapositivas que nos dejan ver desde sus especificaciones completas hasta detalles sobre el rendimiento y el precio. ¿Qué aporta esta nueva generación? Debemos tener claro desde el principio que estamos hablando de procesadores tope de gama, posicionados por encima de cualquier Core i7 de consumo y que por tanto van dirigidos a un tipo concreto de usuarios. Hecha esta aclaración podemos decir que Broadwell-E supone un avance claro tanto en rendimiento multihilo como monohilo. Lo primero se consigue gracias a una elevación del máximo de núcleos, que en el modelo superior sube hasta 10 núcleos y 20 hilos frente a los 8 núcleos y 16 hilos de la generación anterior, Haswell-E. Lo segundo, el rendimiento monohilo, es posible gracias a una mejoraría gracias a la nueva tecnología Turbo Boost de tercera generación, que permite un aumento de frecuencias dinámico y ajustable que actuaría de forma mucho más precisa en función de la carga de trabajo. Entrando en cifras concretas Intel habla de hasta un 35% más de rendimiento en multihilo y un 15% más de rendimiento en monohilo. Es evidente que si tienes un procesador Haswell-E probablemente no te compense cambiar a esta nueva generación, pero en cualquier caso para los más exigentes y aquellos que necesiten lo mejor del mercado es innegable que esta nueva gama será su mejor apuesta. [gallery link="file" ids="144161,144162,144163,144164,144165"]
0 comentarios92 shares
28/05/2016
CPU y cuello de botella, todo lo que debes saber

CPU y cuello de botella, todo lo que debes saber

Durante todos los años que llevo vinculado al mundo de la tecnología y la informática una de las preguntas que me han hecho con mayor frecuencia ha sido sobre el tema CPU y cuello de botella, una cuestión muy habitual por la frecuencia con la que esa situación se puede producir en un PC, aunque es algo que en realidad resulta más complejo de lo que parece ya que no es posible dar una respuesta breve sin caer en errores. Son muchos los matices a tener en cuenta y por ello hemos querido hacer este artículo especial, en el que hablaremos a fondo sobre ello y veremos todas las claves importantes, desde qué es exactamente el cuello de botella producido a nivel CPU, qué consecuencias implica, sus posibles variantes y cómo podemos evitarlo. Como siempre esperamos que os sea útil y os ayude a resolver muchas dudas, y os animamos a dejar cualquier pregunta que tengáis en los comentarios. Por el principio, ¿qué es el cuello de botella producido por la CPU? Dar respuesta a esta pregunta es algo imprescindible para poder entender el artículo. Decimos que hay cuello de botella y que el mismo lo produce la CPU de nuestro equipo cuando la misma es incapaz de ofrecer un rendimiento a la altura del resto del sistema y por tanto frena a otros componentes, impidiendo que éstos puedan desarrollar todo su potencial. Ponemos un ejemplo sencillo. Tenemos una garrafa grande con una boca enorme capaz de mover un litro de agua por segundo, pero está conectada a través de un embudo que sólo es capaz de pasarle medio litro de agua por segundo. Vemos que hay una ineficiencia clara, en la que el segundo impide a la primera funcionar al máximo de su capacidad. Esa analogía puede pecar de simplista pero ilustra el cuello de botella a nivel CPU de maravilla. Normalmente el componente más afectado por este tipo de cuello de botella suele ser la tarjeta gráfica, ya que depende en gran medida de las operaciones de aquella para poder trabajar a un buen nivel. Así, si tenemos una tarjeta gráfica de última generación pero nuestro procesador no es capaz de seguir su ritmo la primera no recibirá suficientes datos por parte de aquél y quedará "parada", ya que no puede trabajar de forma aislada e independiente, es decir, prescindiendo de la CPU. Cosas que debemos tener muy en cuenta Ahora que sabemos qué es el cuello de botella producido por la CPU podemos entrar a ver algunas consideraciones importantes. Debemos tener claro que responder si un procesador "X" hará cuello de botella a una tarjeta gráfica "Y" no es posible con un simple sí o un no. Antes de empezar esta explicación quiero dejar claro que por lo general siempre tendremos algo de cuello de botella en un nivel o en otro, y no sólo porque es muy difícil montar un equipo perfectamente complementado, sino porque además las particularidades del software contribuyen a hacer que sea casi imposible. Vamos a verlo de forma detallada. Si alguien me pregunta si un FX 8350 hará cuello de botella a una GTX 970 debería decir que en general no, que con esa combinación no tendremos problemas importantes en este sentido y que podremos aprovechar bastante bien ambos componentes. Sin embargo no es una respuesta universal ni definitiva, ya que en algunos casos tendremos cuellos de botella. Utilizamos tres juegos como ejemplo, Battlefield 4, Starcraft 2 y Guild Wars 2. Con el primero el cuello de botella sería mínimo, gracias a que aprovecha procesadores multinúcleo y con ello compensa el menor IPC del FX 8350 comparado con CPUs Intel actuales. Por contra, en Starcraft 2 y Guild Wars 2 sí tendríamos un cuello de botella claro. En el primero porque no utiliza más de dos núcleos y tira mucho de IPC, mientras que en el segundo se produciría porque no aprovecha adecuadamente CPUs de más de cuatro núcleos y también necesita mucho IPC, sobre todo para mantener mínimos estables y evitar picos muy bajos. Errores comunes y como evitarlos Tendemos a pensar que lo que importa es sobre todo la tarjeta gráfica y por ello en muchas ocasiones descuidamos el procesador, un error muy habitual que como vemos puede jugarnos una mala pasada. Ten en cuenta que por lo general el procesador se actualiza con menor frecuencia que la tarjeta gráfica, y que su impacto en el rendimiento es muy grande y es mucho más complicado intentar mejorarlo si el mismo es insuficiente. Me explico. Si tu tarjeta gráfica pierde fuelle en juegos puedes bajar la resolución y tocar los ajustes gráficos para hacer un apaño y conseguir fluidez, pero si el problema está en la CPU eso normalmente no basta, ya que sólo hay ciertos ajustes gráficos concretos que tienen impacto en el procesador y no consiguen milagros. Sé lo que alguno estará pensando, puedes hacer overclock. Efectivamente es una opción, pero es compleja, entraña riesgos y de nuevo tampoco es capaz de obrar milagros. Otro error habitual es creer que un determinado procesador nunca hará cuello de botella, como los Core i5, pero la realidad es distinta ya que como adelantamos depende mucho de cada juego. Así, hay títulos como ARMA III que son auténticos devoradores de recursos y en los que podremos tener cuello de botella incluso con dichas CPUs, y luego hay otros que simplemente están tan mal hechos que ni siquiera con el procesador más potente del mercado podremos evitar un cierto cuello de botella, como por ejemplo Watch Dogs de Ubisoft. Notas finales De todo lo dicho debemos sacar en claro que es inevitable tener cuello de botella entre los componentes de un PC, lo único que podemos hacer es intentar reducirlos a la mínima expresión, y para ello debemos apostar por una elección equilibrada de componentes. Para ello es necesario saber qué pretendemos conseguir o qué esperamos de nuestro equipo. Si queremos jugar a todo lo actual en 1080p con garantías podemos decir que en general lo mejor es apostar por un procesador Intel Haswell Core i5 o superior y una tarjeta gráfica tipo GTX 970 o R9 390. Por contra si queremos jugar a 720p podríamos funcionar sin problemas con un Core i3 Haswell o superior y una GTX 750 TI o una R7 370. Ambos ejemplos son dos equipos que estarían compensados tanto a nivel CPU como GPU, aunque eso no implica como anticipamos que no vayan a sufrir cuellos de botella, sino que los mismos serán mínimos, que en general disfrutaremos de un buen rendimiento y que estarán bien aprovechados. Enlaces de interés: Guías MC.
63 comentarios1753 shares
18/05/2016
Los nuevos Core i7 Broadwell-E asoman en eBay

Los nuevos Core i7 Broadwell-E asoman en eBay

Ya se han filtrado en ocasiones anteriores y gracias a ello conocemos prácticamente todas las claves de los nuevos procesadores Core i7 serie Broadwell-E de Intel, pero ahora hemos podido ver un listado en eBay donde aparecen los tres modelos más potentes con precios algo más razonables. Precisamente ese listado nos permite intuir más o menos por donde irán los precios definitivos, es decir, los recomendados que tendrán dichos chips y con los que Intel los pondrá a la venta. El tope de gama, el Core i7 6950X, tiene un precio de 1.750 dólares, mientras que los Core i7 6900K y 6850K cuestan 875 dólares y 575 dólares respectivamente. Precios elevados, pero debemos tener en cuenta que hablamos de soluciones de 10 núcleos, ocho núcleos y seis núcleos. Por otro lado debemos tener en cuenta que estos precios están inflados debido a que se trata de unidades limitadas y a que todavía no están disponibles oficialmente, así que los precios definitivos deberían ser sensiblemente inferiores. Toda la gama será compatible con las actuales placas X99 y socket LGA 2011-v3, pero necesitaremos una actualización de la BIOS para que funcionen sin problemas, así que si tenéis pensado actualizar ya sabéis lo que toca. Con todo si actualmente estáis utilizando un chip Haswell-E tened presente que no hay aumento real de rendimiento a misma frecuencia y núcleos, ya que Broadwell-E es un tick, y por tanto reduce proceso de fabricación sin cambiar arquitectura. Más información: WCCFTech.
3 comentarios471 shares
28/04/2016
Cinco cosas que no debes hacer con tu procesador

Cinco cosas que no debes hacer con tu procesador

El procesador es uno de los elementos más importantes de cualquier ordenador, pero también es uno de los más frágiles y aunque no lo parezca también necesitan cuidados mínimos si queremos se mantengan en buen estado y que aguanten el máximo tiempo posible funcionando sin problemas. Por ello en este artículo especial repasaremos las claves más importantes para el cuidado de un procesador, aunque hablaremos de ellas desde un enfoque un poco más original, tratándolas como cosas que no debemos hacer, ya que facilitará la comprensión, y acompañaremos además información sobre las posibles consecuencias que pueden producir. Antes de entrar en materia queremos hacer una aclaración importante, y es que en contra de lo que creen muchos usuarios el paso del tiempo no afecta por sí mismo al rendimiento del procesador, es decir, no reduce su velocidad ni su capacidad de trabajo. Esto supone, en definitiva, que un procesador Core i5 4690K comprado hace dos años rendirá igual que uno nuevo, siempre desde el punto de vista del paso del tiempo, es decir, sin tener en cuenta otros factores que sí pueden influir. 1-Utilizar el procesador de forma continuada a altas temperaturas El calor es uno de los grandes enemigos de cualquier componente que tengamos instalado en nuestro PC, pero afecta especialmente a determinados componentes, como el procesador y la GPU, pudiendo llegar a causar daños que pueden ser leves, graves y muy graves. Entre los daños leves podemos citar por ejemplo degradaciones parciales que impliquen una necesidad de aumentar el voltaje para mantener ciertas frecuencias de trabajo o una menor capacidad de overclock, mientras que los graves implican pérdidas efectivas de rendimiento y los muy graves una rotura total, esto es, que deje de funcionar. Puede que creamos que utilizar un procesador durante ciertos periodos concretos a temperaturas elevadas no tiene porque tener consecuencias, ya que en cualquier caso bajará su frecuencia o se apagará para evitar daños, pero la realidad es que haciendo eso estaremos jugando a la ruleta rusa. Si tenemos por ejemplo periodos de buenas temperaturas en invierno pero vivimos en zonas con veranos muy intensos y el procesador las sufre en exceso debemos mejorar su refrigeración, aunque sólo sea necesaria en esa época del año. ¿Y qué temperatura sería normal? Para que os hagáis una idea los procesadores Haswell de Intel deben estar entre los 20 y los 30 grados en reposo, entre 40 y 60 grados en carga y no tener picos de más de 70 grados con carga máxima. Si entramos en los 80 grados debemos empezar a preocuparnos. 2-Forzar demasiado los niveles de overclock Es normal que cuando nos hacemos con un procesador con multiplicador desbloqueado queramos intentar llevarlo al máximo, pero debemos tener siempre mucho cuidado y no utilizar frecuencias de trabajo que supongan un incremento considerable del voltaje. También debemos relacionarlo con el punto anterior y vigilar las temperaturas de trabajo el procesador a máxima carga con el nivel de overclock que hayamos fijado, ya que es posible que muestre cifras razonables en reposo y carga pero se dispare a plena carga con picos exagerados y no nos demos cuenta. Lo ideal es siempre mantenernos por debajo de los máximos estables por aire y controlar las franjas en las que nos movemos, algo que podemos entender mejor con el siguiente ejemplo. Cuando me puse a subir mi Core i5 4690K decidí dejarlo a 4,1 GHz en lugar de ir a por los 4,5 GHz porque implicaba un aumento de voltaje y me ponía en picos de más de 70 grados. La diferencia de frecuencia es apreciable pero en rendimiento real no noto nada y el procesador se mantiene en máximos de 1,083V y 53 grados con los cuatro núcleos al máximo de carga. Obviamente si no tenemos cuidado podemos acabar dañando el procesador e incluso dejarlo inutilizado, con todo lo que ello conlleva. 3-No cambiar nunca la pasta térmica Puede parecer una tontería pero no lo es, de hecho es junto con la limpieza uno de los elementos que mayor impacto tiene en la degradación de rendimiento que puede sufrir un procesador con el paso del tiempo, aunque la misma es reversible siempre que actuemos a tiempo. La pasta térmica ayuda a disipar el calor acelerando la conducción del mismo y hace contacto entre el IHS (difusor térmico integrado) del procesador y el bloque del disipador, del que salen las tuberías de calor hacia las aletas de aluminio en bloque sobre las que se asientan uno o dos ventiladores, al menos en la mayoría de los sistemas de disipación por aire del mercado. Con el paso del tiempo ésta va perdiendo propiedades lo que implica que nuestro sistema de disipación cada vez tendrá menos capacidad para lidiar nuestra CPU y que las temperaturas irán aumentando hasta puntos que pueden acabar siendo insostenibles, sobre todo cuando además se acumula polvo en el disipador. Es recomendable cambiar la pasta térmica una vez al año y no esperar más de dos años para hacerlo. 4-Utilizarlo con sistemas de disipación inadecuados Es un error que por desgracia es muy común y que sin embargo puede tener consecuencias muy graves. La más habitual es el exceso de temperaturas, ya que muchos usuarios compran CPUs con multiplicador desbloqueado y pretenden hacer overclock utilizando el disipador de referencia. Otro error que también se ha visto en diversas ocasiones es utilizar soluciones de disipación que no tienen confirmada una compatibilidad total o segura. Esto puede acabar teniendo consecuencias impredecibles, desde la muerte prematura del procesador por exceso de calor al no hacer un buen contacto con el IHS hasta daños físicos en la CPU. Ya lo vimos en su momento con la última generación de procesadores Intel, que acaban por doblarse cuando se utilizaban de forma conjuntan con ciertos sistemas de disipación debido a la excesiva presión que ejercían éstos. Asegúrate de que tu procesador funcionará sin problemas con la disipación que piensas implementar. 5-Limpiarlo con materiales inapropiados y sin el debido cuidado Cuando abrimos un equipo para limpiar el polvo y cambiar la pasta térmica debemos tener mucho cuidado al sacar el sistema de disipación y el procesador, pero también a la hora de limpiar éste y de volver a "pincharlo". Lo mejor es sujetarlo por los laterales con firmeza para que no se nos pueda escapar, y rascar suavemente la pasta térmica del IHS con suavidad, utilizando por ejemplo un cepillo de dientes viejo o incluso una tarjeta de plástico que ya no nos sirva. Nada de aplicar agua ni productos químicos, ya que corremos el riesgo de dañar el procesador, y tampoco debemos apoyarlo ni hacer presión en la zona inferior, ya que la misma concentra los pines que se conectan al socket y se pueden romper fácilmente. Si necesitamos dejar el procesador sobre la mesa lo haremos boca acabo, es decir, con el IHS sobre la misma. Más información: Guías MuyComputer. Imágenes: Shutterstock - Chiradech Chotchuang.
24 comentarios841 shares
20/04/2016
Confirmado, el Core i7-6950X será el primero con 10 núcleos

Confirmado, el Core i7-6950X será el primero con 10 núcleos

El gigante del chip ha confirmado el soporte del software ME (Management Engine) en su próximo procesador tope de gama para el sector de consumo general, el Core i7-6950K, un chip muy potente encuadrado dentro de la generación Broadwell-E. Este listado nos ha permitido confirmar las especificaciones de dicho procesador, que finalmente será el primero de diez núcleos dirigido al sector de consumo general, aunque como habréis imaginado su precio será bastante elevado, tanto que podría rondar los 1.500 dólares, aproximadamente. En cuanto a especificaciones contaría con esos diez núcleos pero será capaz de gestionar veinte hilos gracias a la tecnología HyperThreading. Sus frecuencias de trabajo son de 3 GHz y 3,5 GHz en modo normal y turbo, suma 25 MB de caché L3 y viene con el multiplicador desbloqueado, lo que supone que podemos hacerle overclock sin problema. Por lo demás soporte memorias DDR4 hasta 2.400 MHz sin hacer overclock, es compatible con el chipset X99 (socket LGA 2011-v3) y tiene un TDP de 140W, bastante razonable si tenemos en cuenta todo el potencial que tiene. Su lanzamiento debería producirse durante el segundo trimestre del año. En el cuadro que acompañamos podéis ver las especificaciones de los otros modelos que formarán la gama Broadwell-E, siendo el más asequible el Core i7-6800K, que contará con 6 núcleos y 12 hilos. Más información: WCCFTech.
36 comentarios2192 shares
04/04/2016
La cuota de mercado de AMD podría tocar un nuevo mínimo

La cuota de mercado de AMD podría tocar un nuevo mínimo

Por desgracia AMD no pasa por su mejor momento, algo que queda claro al ver que su cuota de mercado a nivel CPU y GPU podría tocar un nuevo mínimo en el primer trimestre de 2016, según indican nuevas predicciones nada optimistas. De confirmarse serían malas noticias para el gigante de Sunnyvale, que vio como su apuesta por la arquitectura modular conocida como Bulldozer no terminaba de cuadrar en un sector donde el rendimiento monohilo sigue dominando y que, lamentablemente, no ha sabido responder en forma y tiempo. En el sector GPU la cosa es diferente, AMD tiene soluciones redondas y a precio muy buenos, pero aun así NVIDIA domina claramente y consigue que incluso soluciones inferiores y más caras superen en ventas a las del gigante rojo. Muy triste sin duda, y un claro ejemplo de que el marketing y la optimización vía software son elementos que hay que cuidar sí o sí, y es que no basta con lanzar un buen producto, hay que promocionarlo y llevar a cabo las optimizaciones necesarias. Históricamente AMD ha tenido una cuota de mercado bastante buena en el sector gráfico, alrededor del 35-40 por ciento, pero en 2015 llegó a tocar el 18% mientras que NVIDIA subía al 81,9%. No hay duda de que los de rojo se encuentran en una posición complicada y que necesitan dar un golpe sobre la mesa con Polaris, su nueva arquitectura GPU, y sobre todo con ZEN, que dará vida a sus nuevas CPUS. Más información: DvHardware.
18 comentarios20 shares
25/02/2016
Qualcomm presenta tres nuevos SoCs Snapdragon

Qualcomm presenta tres nuevos SoCs Snapdragon

El sector móvil tiene hoy por hoy una gran cantidad de jugadores en lo que respecta a componentes, aunque es imposible negar que dentro del mismo los SoCs Snapdragon de Qualcomm siguen jugando un papel muy importante, incluso a pesar del batacazo que supuso el Snapdragon 810. Por suerte parece que el Snapdragon 820 no repetirá los problemas de exceso de calor de su antecesor y sugiere que Qualcomm ha aprendido que no es necesario mantener una gran cantidad de núcleos, sino que resulta más eficaz mejorar el rendimiento de aquellos, un valor que siguen fabricantes como Apple y que tenemos de vuelta en el nuevo "pequeño dragón" del "gigante del SoC", ya que monta una CPU de "sólo" cuatro núcleos. Pero la gama alta no es lo único que importa, y por ello el conocido fabricante ha presentado tres nuevos SoCs Snapdragon que van dirigidos a la gama media y baja; los Snapdragon 625, Snapdragon 435 y Snapdragon 425. A continuación os listamos las especificaciones clave de cada chip. Snapdragon 625: monta una CPU de ocho núcleos Cortex-A53 fabricada en 14nm, módem X9 LTE compatible con 4G+. Monta GPU Adreno 506 compatible con Vulkan y soporta cámaras traseras duales de hasta 24 MP y frontales de 13 MP, además de grabación de vídeo 4K. Snapdragon 435: su CPU es también de ocho núcleos Cortex-A53, fabricada en 14nm y con módem X8 LTE. Su GPU es una Adreno 505, también compatible con Vulkan, soporta cámaras traseras duales de hasta 21 MP, frontales de 13 MP. Diseñado para mantener interfaces de usuario a 1080p y 60 FPS. Snapdragon 425: es el más pequeño de los tres. Monta CPU de cuatro núcleos Cortex-A53, módem X6 LTE y GPU Adreno 308, con soporte de cámaras de hasta 16 MP e interfaces de usuario a 720p y 60 FPS. Más información: Fudzilla.
0 comentarios111 shares
11/02/2016
Intel dice que las CPUs serán más lentas y eficentes

Intel dice que las CPUs serán más lentas y eficentes

El gigante del chip ha postulado el fin de la Ley de Moore, asegurando que las futuras CPUs serán más lentas, pero también más eficientes, un camino que será el que guiará a las futuras generaciones de procesadores que iremos viendo llegar al mercado. Esta afirmación viene de William Holt, vicepresidente ejecutivo de Intel y mánager general del grupo de márketing y fabricación, quien la dejó caer en un evento tan importante como la International Solid State Circuits Conference, celebrada en San Francisco. Haciendo un resumen podemos sacar en claro que lo que Holt transmite es que veremos un cierto estancamiento a nivel de rendimiento a favor del consumo, de manera que tendremos chips que ofrecerán un desempeño similar al de las generaciones anteriores pero tendrán una eficiencia superior. Interesante, sin duda, pero lo más importante no es ésto, sino el hecho de que el ejecutivo de Intel dio a entender que incluso es posible que se produzca un retroceso, es decir, que se lancen procesadores con rendimientos inferiores a los de generaciones anteriores para priorizar una importante reducción a nivel de consumo. Esta peculiar "marcha atrás" podría ocurrir en lo que califican como "etapa semicuántica", y también sería clave en el crecimiento del Internet de las Cosas, donde lo importante no es tanto el rendimiento bruto sino el bajo consumo que permita montar una CPU en casi cualquier sitio. Más información: HardOCP.
33 comentarios344 shares
06/02/2016
[ ]