shopify analytics ecommerce
WhatsApp, toda la información » MuyComputer
[ WhatsApp ]
WhatsApp en Brasil esquiva el bloqueo del juez

WhatsApp en Brasil esquiva el bloqueo del juez

Poco más de 24 fue lo que WhatsApp en Brasil estuvo sin acceso. Menos de un día de los tres que ordenó el juez, y es que el rápido recurso del cuerpo legal de Facebook, propietaria del servicio de mensajería, fue aceptado poco después por otro juez diferente. Aunque no fue el primero al que acudieron. El recurso interpuesto por WhatsApp se negó en el primer intento, pues el magistrado entendió, al igual que su colega, que la compañía tiene capacidad para recuperar mensajes y entregarlos al tribunal que los requirió en un primer momento. De hecho, se acusa Facebook y WhatsApp de "preferir la inercia, tal vez para causar el caos y de esa forma presionar a la Justicia a conciliar con la voluntad de no someterse a la legislación brasileña", informan. Como ya os hemos contado, no es la primera vez que WhatsApp se enfrenta a problemas legales en Brasil, siempre por el mismo motivo: no acatar mandatos cuyo fin suele ser el revelar información confidencial de los usuarios. Dependiendo del caso se ha hablado de pornografía infantil o de narcotráfico, como sucede ahora. Para celebrar la vuelta de WhatsApp en Brasil el propio Mark Zuckerberg ha salido a la palestra en su casa, léase Facebook, para animar a los brasileños a protestar y defender al servicio de mensajería en movilizaciones tanto físicas como a través de Internet. Así, en la capital Brasilia está previsto un evento en el que se debatirá el incidente y sus posibles soluciones; al tiempo que lanzan una petición en línea para reunir apoyos. Con la tontería, Telegram se llevó 7 millones de usuarios, indican en Twitter (se menciona a razón de la anterior noticia, primer enlace).
3 comentarios22 shares
1 día
Un juez manda bloquear WhatsApp en Brasil durante 72 horas

Un juez manda bloquear WhatsApp en Brasil durante 72 horas

WhatsApp vuelve a ser noticia internacional a causa de un bloqueo nacional que, de nuevo, afecta al gigante sudamericano. La justicia brasileña ha emitido una orden de bloqueo del servicio a las grandes operadoras del territorio, que desde hoy hasta el jueves estarán obligadas a acatar, informan en Reuters. En total serían 72 horas las que Brasil se quedará sin WhatsApp; en concreto, los cinco principales proveedores del país están llamados a obedecer, incluyendo a Telefonica Brasil SA, América Móvil SAB's Claro, TIM Participações SA, Oi SA y Nextel Participações SA. Ni las operadoras ni Facebook o reponsables de WhatsApp se han manifestado al respecto, pero aún cabe que el recurso de apelación pertinente, ya en curso, paralice la medidida tal y como sucediera en marzo. No es la primera ni la segunda vez que se repite esta historia con WhatsApp en Brasil. Desde el año pasado el incidente se ha dado en tres ocasiones, aunque nunca se ha llegado a cumplir por entero. El primer bloqueo de 48 horas, sin embargo, sí dejó a los brasileños sin servicio durante un tiempo. ¿La razón? Cada vez ha sido por una cosa diferente, pero siempre con el mismo motivo de fondo: no acatar con demandas judiciales como entregar información o obedecer en algún movimiento específico. En la primera ocasión, por ejemplo, se acusaba a WhatsApp de permitir la circulación de contenidos pedófilos. En otras palabras, la decisión está tomada para forzar acción por parte de Facebook. Que se cumpla o no está por verse. A modo de curiosidad y ya que ayer publicamos ese WhatsApp vs Telegram tan relativo, cabe recordar que Telegram experimentó un crecimiento de más de un millón y medio de usuarios solo en el día que duró el bloqueo a WhatsApp, y parece que esta historia también se vuelve a repetir, según informa la cuenta oficial de Telegram en Twitter: ya llevan un millón de nuevos registros, esperan más y piden calma con el proceso.
2 comentarios72 shares
02/05/2016
Un WhatsApp vs Telegram muy relativo

Un WhatsApp vs Telegram muy relativo

Hay un montón de aplicaciones de mensajería instantánea ahí fuera, y sin embargo son pocas las que acostumbran a captar la atención de los medios de manera habitual. La razón puede ser precisamente esa: hay tantas que el tema aburre, y salvo noticias puntuales son las dos o tres más populares las que se llevan el gato al agua. Lo curioso es que entre esas dos o tres tienda a colarse Telegram, cuando ni siquiera se cuenta entre las más utilizadas. ¿Por qué, entonces, un WhatsApp vs Telegram y no otra combinación? Porque, de un tiempo a esta parte, es también la confrontación más socorrida. Si el interés se centrase únicamente en la base de usuarios de cada aplicación, la historia sería distinta. WhatsApp comenzó el año superando los 1.000 millones de usuarios; hace apenas unas semanas Facebook Messenger celebraba los 900 millones; a mediados del año pasado se conocía que Viber, otra seguidora de la senda del cifrado completo, había alcanzado los 700 millones de usuarios; a finales de 2015 WeChat arrojaba cifras de 650 millones de usuarios activos; Skype ronda los más de 300 millones de usuarios y Line se ha estancado en torno a las 200 y pico millones. Y no olvidemos a Google Hangouts, del que a pesar de no tener datos concretos, se deduce por su inmisericorde implantación en Android que andará bien posicionado aunque no se utilice. Así discurre la lista y en algún tramo del descenso no muy lejano nos toparíamos con Telegram, que en febrero anunciaba 100 millones de usuarios activos al mes. Dependiendo de la región la cuota de uso de cada aplicación varía, pero en el global está el cuadro pintado y no parece que vaya a desdibujarse en breve. ¿Argumentos para el WhatsApp vs Telegram? Es decir, los argumentos detrás de la inclinación que la prensa tecnológica muestra por Telegram, y no por otras aplicaciones con mayor presencia en el mercado. Yo no puedo hablar por nadie más que por mí, pero mi impresión es que frente a la propuesta totalmente mainstream de WhatsApp, Telegram se presenta como la alternativa indie de moda. ¿Lo es? Me refiero para el gran público, el que solo entiende de lo que le dan. Para quien sigue la actualidad tecnológica es diferente, porque sabiendo de dónde vienen ambas aplicaciones es imposible negar la evidencia: Jan Koum y Brian Acton dieron en el clavo con la creación de WhatsApp en 2009 (el por qué da para otro articulo) y hasta que Mark Zuckerberg comprase la compañía en febrero de 2014, se comían el mercado por méritos propios..., aun con sus errores, alguno de los cuales se ha arreglado bajo el tejado de Facebook. Por el contrario, Telegram surgió de la iniciativa de los fundadores de la mayor red social rusa, VK. No hay color. [gallery link="file" size="large" ids="141333,141334,141335,141330,141331,141332"] Sin embargo, cuando en agosto de 2013 apareció Telegram, más que su procedencia fue la filosofía del proyecto lo que generó expectativas: un clon de WhatsApp en lo básico, pero con fuertes fundamentos en la seguridad, la privacidad y el código abierto. De hecho, después de seguir unos meses a Telegram, ya entrado 2014, me aventuré a publicar una reflexión en base a esa oportunidad para la mensajería abierta que aún no se ha concretado: falta por liberar software en el lado del servidor y en último término, sin un despliegue federal del servicio, sin independencia de proveedor, el sueño de una mensajería mundial libre y compatible nunca se hará realidad. Pudo haberse realizado con XMPP, pero el egoísmo de los gigantes del sector lo mató. Con que Google y Facebook se hubiesen puesto de acuerdo... Llegados a este punto te estarás preguntando, ¿dónde está el WhatsApp vs Telegram? ¿No se van a comparar características? Vamos a ello, pero no esperes un cara a cara a fondo, y desde luego no uno tradicional. No merece la pena. WhatsApp y Telegram, siendo casi gemelos a primera vista, afrontan sus cometidos de manera muy diferente. Repasemos sus principales fortalezas. WhatsApp destaca por: Implantación masiva. Este es el argumento definitivo: si todo el mundo está ahí, no hay otra. Puede que así sea en muchos casos, que no en todos. Cifrado completo. Lo mismo que la anterior, se acabe de estrenar o no. Salvo que se pruebe lo contrario, WhatsApp ofrece ahora mayor seguridad y privacidad por defecto que Telegram. Telegram destaca por: Software libre. Protocolo y aplicaciones ponen al código abierto por delante, lo que supone una garantía para el usuario no ya por respetar las famosas cuatro libertades, sino -gracias a la segunda libertad, eso sí- por la seguridad que da el saber que lo que se está utilizando hace lo que dice hacer, y nada más. Multiplataforma. El abanico de soluciones multiplataforma basadas en Telegram, oficiales o no, cuida más que WhatsApp al segmento PC. Y ya que han salido a relucir las libertades del software libre, es debido a la segunda y tercera que esto es posible. Como se ve, WhatsApp se ha arrasado hasta ahora solo con el primer punto destacado, aunque también hay que reconocerle una función importante de la que carece Telegram, las llamadas de voz. Y viceversa: Telegram ha ido asentándose gracias a su espléndido soporte multiplataforma, pero características como el almacenamiento ilimitado en la nube o los grupos y canales aportan un plus interesante y con un valor de futuro. Pero incluso las grandes fortalezas de cada aplicación se pueden discutir, y por ejemplo el cifrado completo de WhatsApp adolece de una fiabilidad óptima al no estar disponible su código fuente bajo una licencia libre. En cuanto a Telegram, a la mencionada falta por la no liberación de ciertos componentes de software de su infraestructura, se un par de inquietudes, de las cuales la primera es que no se trata de un proyecto comercial. ¿Cuál es el problema? Comparemos. Modelo de negocio Mensajes, mensajes de voz, vídeos, fotos... vídeos y más fotos... Las aplicaciones de comunicación actuales genera una gran cantidad de datos que, para más inri, permanecen siempre disponibles en la nube y sincronizados entre cuantos dispositivos se tenga. Y los desarrolladores cobran un sueldo. En el caso de Telegram, además, hablamos de espacio ilimitado y límite de 1,5 GB por archivo. Así, Telegram fluye por el ecosistema de las apps con aparente independencia, pero sostenida económicamente por los hermanos Durov. Será en el próximo par de años cuando se le busque un modelo de negocio que, en palabras de Pavel Durov, no contempla la publicidad. O lo que es lo mismo, no se traficará con los datos de los usuarios. Esa ha sido la premisa del servicio desde un principio; y no solo esa: "Telegram es gratis y seguirá siéndolo – sin publicidad, sin cuotas de suscripción, para siempre", reza la FAQ del sitio oficial. [caption id="attachment_141328" align="aligncenter" width="750"] Del bolsillo y cerebro de Pavel Durov (imagen) y el talento técnico de su hermano sale Telegram.[/caption] WhatsApp, en cambio, nació con un plan de negocio que tampoco incluía publicidad, pero que sí pedía el pago de una cuota de suscripción anual: 0,99 céntimos de dólar, algo más de 0,80 euros. Pero en WhatsApp solo querían engordar el pavo y las renovaciones automáticas sin el previo pago estaban a la orden del día. Sucedía incluso cuando "se pusieron serios" y advirtieron que empezaba a cobrar de verdad...; y había gente que se quejaba y amenazaba con dejar ese servicio que les facilitaba la vida y que exprimían al máximo, porque pagar es inadmisible..., sea testimonial o no. Y como vivimos en un mundo tan loco, cuando Facebook compró WhatsApp por un pastón y la viabilidad económica del servicio quedó asegurada, mucha gente comenzó a tirarse de los pelos al grito de privacidad. No es broma: los días siguientes al anuncio Telegram ganaba casi 5 millones de usuarios. [caption id="attachment_141327" align="aligncenter" width="750"] 19.000 millones de dólares pagó Mark Zuckerberg por WhatsApp, y eso que ya tenía su Messenger.[/caption] Como cabía esperar, WhatsApp acabó compartiendo información con Facebook; pero contra todo pronóstico, las cabezas pensantes de la red social le dieron una vuelta de tuerca a la aplicación que la ha dejado irreconocible. En manos de Facebook la app de mensajería se ha vuelto totalmente gratuita, ha mejorado y pulido sus aristas más peligrosas, y para rematar -lo anterior sí era pronosticable- ha implementado el cifrado de extremo a extremo por defecto. Una compañía como Facebook, que se alimenta de los datos de sus usuarios, prescinde del enorme potencial de WhatsApp para estos menesteres... ¿a cambio de qué? Más allá de que la compra fuese estratégica, los planes de monetización se centrarían en las empresas, no en los usuarios: ahora WhatsApp provee un medio de comunicación entre ambos seguro, privado y prácticamente estandarizado. Si WhatsApp pretende hacer negocio con lo que podríamos englobar en contactos profesionales y comerciales, ¿qué hay de Telegram? Sin nada confirmado, por sus características da la sensación de estarse enfocando justo en lo opuesto: grupos y canales, o participación, colaboración y difusión; he aquí un ejemplo curioso de esto último. Hasta 5.000 usuarios caben en los 'supergrupos' y la audiencia de los canales, semejantes a un Twitter sin interacciones sociales, es ilimitada. El futuro dirá. Seguridad y privacidad Terminamos con el asunto más susceptible e intrincado. Desde que Telegram apareció en escena y el pique con WhatsApp se hizo evidente, el servicio alemán (Telegram es de origen ruso, pero su sede está en Alemania para escapar de las garras del Kremlin) sacaba pecho por dos razones: seguridad y privacidad. Razones, valga la redundancia, fundadas a razón de su "manifiesto", su código abierto y su novedoso protocolo casero de transmisión y cifrado de datos MTProto, diseñado por un grupo de gurús matemáticos liderado por Nikolái Dúrov, el hermano mayor. MTProto tiene a su vez pros y contras: está desarrollado como un estándar abierto y su cifrado, que se sepa, nunca se ha roto, aunque han tentado a la suerte con suculentos premios económicos; pero ni gustó cómo se planteó el reto inicialmente, ni MTProto ofrece garantías a la comunidad de expertos en criptografía, por imbatible que permanezca. A este respecto hay que admitir que se han dado a conocer supuestas vulnerabilidades de procedimiento, si bien no ha trascendido incidencia alguna. No pasó mucho tiempo desde que Telegram emprendiese el vuelo hasta que le salieran los primeros enanos, de los que la compañía siempre se ha defendido (ver comentarios). Pero las arremetidas no han cesado y, de igual forma, siempre apuntan al mismo objetivo: "la criptografía de cosecha propia es un mal enfoque"; incluso aunque no se pueda demostrar que sea vulnerable. Con todo, esta no es la única adversidad a la que se enfrenta Telegram. WhatsApp. ¿Qué se sabe de su sistema de cifrado? A decir, verdad, bastante. Ha sido trabajo de Open Whisper Systems, desarrolladora de la aplicación de mensajería instantánea Signal, reconocida por su cifrado íntegro. Los pormenores técnicos están explicados en este documento (PDF). Asimismo, el sistema ha sido auditado por organizaciones independientes -y sin duda lo volverá a ser-, utiliza protocolos estándar y cumple con los requisitos de documentación para que los expertos verifiquen el diseño del cifrado. En resumen, el cifrado de WhatsApp es completo: "el servicio ni genera ni almacena las claves de cifrado, usa una nueva clave pública para cada mensaje y da una huella digital a cada mensaje; no puede descifrar los mensajes en tránsito, no tiene ninguna información criptográfica sobre el usuario y si un espía consiguiera descifrar un mensaje, no tendría la clave para leer todos los siguientes", señalan en Sophos Iberia; pero: "en realidad no se trata de cifrado “de extremo a extremo”", ya que los mensajes no viajan directamente de un usuario a otro, sino que pasan por y se almacenan en los servidores de WhatsApp. Lo importante es que se cifran -incluyendo metadatos- en la aplicación y la clave nunca se transmite al servidor, por lo que los empleados de WhatsApp no pueden leer los mensajes de los usuarios. Los datos que sí recopila la compañía propiedad de Facebook son fecha y hora de las comunicaciones y número de destino. Telegram funciona al revés: por defecto solo cifra la transmisión de los mensajes, cuyo contenido queda potencialmente expuesto a los administradores del servicio; mientras que el chat secreto es cien por cien "de extremo a extremo", o de usuario a usuario, como se prefiera. Cifrado en el lado del cliente y sin intermediarios. ¿Por qué Telegram no lo cifra todo a cal y canto? Según la FAQ, se entiende que se debería a una imposibilidad técnica para tenerlo todo sincronizado y accesible para el usuario más básico, cuando no tiene por qué ser así: ahí está MEGA para demostrarlo. La comparación con WhatsApp es más difícil porque las opciones de compartición de archivos de ambos son diametralmente opuestas. Todos estos detalles son relevantes en tanto en cuanto ofrecen precisión a la hora de comprender al menos por encima el nivel de seguridad y privacidad que brinda cada aplicación. Son estos detalles los que generan confusión y controversia, y como muestra esta discusión en Twitter que sintetizo por salubridad mental: El experto en seguridad Thomas H. Ptacek espeta en la red social que "Telegram almacena por defecto cada mensaje que el usuario envíe o reciba en sus servidores en texto plano". A lo que Pavel Durov responde que "Telegram nunca almacena los mensajes en texto plano". Entra en la conversación Edward Snowden y comenta "respeto a Durov, pero Ptacek está en lo cierto: Telegram por defecto es peligroso. Sin una actualización mayor, no es seguro". No obstante, el ex-NSA matiza: "lo que importa es que los mensajes están accesibles para el proveedor del servicio". ¿Cómo se come esto? De un bocado: Telegram sí cifra los mensajes, pero de manera predeterminada están, como ya se ha mencionado, potencialmente expuestos ante el proveedor. Solo el chat secreto asegura una confidencialidad óptima en las comunicaciones. Entonces, ¿WhatsApp ha superado a Telegram en materia de seguridad y privacidad de verdad? Sobre el papel, sí, con una excepción. El cómo se ha logrado lo resumen bien en el blog de Kaspersky a modo de historia, una guiada por las estrellas que otorga la Electronic Frontier Foundation (EFF) en su tabla comparativa de aplicaciones de mensajería instantánea. De estar valorada con dos estrellas de siete, WhatsApp ha pasado a lucir seis; la que le falta es por no disponer de código fuente abierto susceptible de ser revisado por terceras partes. Telegram puntúa con un cuatro de siete: falla en el aspecto señalado de no cifrar los mensajes solo en el lado del cliente; por no facilitar un método de verificación de identidades y por no implementar algún proceso de bloqueo de mensajes antiguos si el usuario extravía las claves de cifrado. Sin embargo, hace pleno cuando solo se usa la función de los chats secretos. Saquen sus conclusiones. Mientras tanto, a Telegram le queda margen de maniobra y WhatsApp no se va a estar quieto. En cualquier caso, las divergencias de dirección entre ambos están claras. Nota para los insaciables: han quedado cosas en el tintero de uno y otro, características propias de cada aplicación y servicio que marcan diferencias más pronunciadas. Pero aquí íbamos a lo que íbamos. Todo es relativo.
29 comentarios25 shares
01/05/2016
Facebook Messenger celebra los 900 millones de usuarios

Facebook Messenger celebra los 900 millones de usuarios

Si bien la noticia de la semana en lo que a mensajería instantánea se refiere se la lleva sin lugar a dudas el cifrado de extremo a extremo en WhatsApp, eso no significa que Facebook se olvide de su otra aplicación, la directamente ligada con la red social. Y, atención, porque si hace poco más de un par de meses se anunciaban 1.000 millones de usuarios para la primera, la segunda canta ahora más de 900 millones de usuarios activos al mes. Así, el gigante social ha aprovechado la oportunidad para darle un empujón más a su app con nuevas funciones dirigidas a facilitar el contacto tanto entre usuarios, como entre usuarios y empresas. Tres son las novedades en este sentido: códigos (Messenger Codes), nombres de usuario (Messenger Usernames) y enlaces (Messenger Links). Sirven para lo siguiente: Los códigos animan a escanear o compartir el código del perfil de usuario para crear un contacto, haciendo las veces de -es lo que sugieren desde Facebook- tarjetas de presentación. Los nombres de usuario evitan el dar el número de teléfono o la URL del perfil para crear un contacto, pues se trata de nombre de usuario únicos, como en cualquier foro. Y los enlaces son el recurso para compartir públicamente el perfil, por ejemplo, en la firma del correo electrónico o en la sección de contacto de un sitio web -también lo sugieren, sí. [gallery link="file" size="large" ids="138999,139000,139001"] En resumen, tres novedades curiosas enfocadas a un mismo fin que no es otro que el de asentar la aplicación más de lo que ya está. Y vaya si lo está. Quién se lo iba a decir a Mark Zuckerberg cuando en 2014 desembolsó la friolera de 19.000 millones de dólares por WhatsApp, aunque lo cierto es que ambas aplicaciones han ido siempre bastante parejas en cuanto a cuota de mercado.
0 comentarios108 shares
08/04/2016
WhatsApp incorpora por fin cifrado, aunque hay un pero

WhatsApp incorpora por fin cifrado, aunque hay un pero

Ya nos lo contó ayer nuestro compañero Juan, WhatsApp había incorporado al fin cifrado de extremo a extremo, una medida de seguridad que contribuye a mejorar la privacidad de la que gozan sus usuarios y que implica, en resumen, que sólo emisor y destinatario conocen el contenido de cada mensaje. Dicho así suena bien, pero según nos cuentan desde SlashGear en todo esto hay un pero importante, y es que aunque el contenido del mensaje se cifra y no se guarda en los servidores de WhatsApp la conocida aplicación de mensajería se sigue haciendo con bastante información de los usuarios, incluyendo la fecha, la hora y el número de destino. Esta información se guarda y tal y como indican en los términos y condiciones de uso puede ser facilitada a entidades gubernamentales si proceden las peticiones legales pertinentes para ello, aunque la referencia no parece limitarse a fechas, horas y números de contacto, ya que hay una referencia a "cualquier otra información que WhatsApp esté obligada a recopilar". No hay duda de que el cifrado es una de las herramientas más importantes para garantizar la privacidad y seguridad de las comunicaciones, pero ya hemos podido ver que es algo que no gusta particularmente a ciertos gobiernos, como por ejemplo el de Estados Unidos, que llego a vincular de forma absurda el uso de cifrado con el terrorismo. Volviendo al tema del cifrado en WhatsApp es un paso adelante muy favorable para sus usuarios, pero como vemos tiene matices que dejan muchas dudas. Más información: SlashGear.
13 comentarios525 shares
06/04/2016
WhatsApp activa cifrado de extremo a extremo ¡Ya era hora!

WhatsApp activa cifrado de extremo a extremo ¡Ya era hora!

WhatsApp ha activado la funcionalidad de cifrado de extremo a extremo en su servicio como te adelantamos hace un par de semanas y como los responsables del servicio de mensajería instantánea habían anunciado hace más de un año. WhatsApp activa cifrado de extremo a extremo por defecto y se pone al día con otros competidores como Telegram, en una implementación basada en el código desarrollado por el “gurú” de la privacidad, Moxie Marlinspike, para su aplicación segura de mensajería. La medida de seguridad se extiende a mensajes, llamadas de voz y contenido transmitido entre dos usuarios y también en los grupos siempre que tengan instalada la misma versión de la aplicación. La función llega tras el caso del FBI contra Apple por el cifrado del iPhone usado por uno de los asesinos de la matanza de San Bernardino y que ha llenado unos cuantos titulares. Los responsables de WhatsApp han apuntando a ello en el anuncio, aún sin nombrarlo: "Cuando se envía un mensaje la única persona que puede leerlo es la persona o grupo de chat a los que se envió. Nadie más puede conocer el contenido del mensaje ... ni los cibercriminales, ni los hackers, ni los gobiernos opresivos, ni siquiera nosotros" El cifrado se activa automáticamente por defecto por lo que los 1.000 millones de usuarios del primer servicio de mensajería instantánea mundial no tendrán que hacer nada para activarlo. Apple, Facebook, Google y Snapchat, entre otros, también están preparando una ampliación del cifrado de datos de usuarios en sus servicios para aumentar la privacidad. WhatsApp también prepara otros cambios importantes más allá del cifrado, como la capacidad de enviar archivos de vídeo de mayor tamaño y la posibilidad de adjuntar documentos. Ambas funciones se están probando en la versión beta.
5 comentarios343 shares
06/04/2016
Google y las operadoras a la caza de WhatsApp: ¿es ya demasiado tarde?

Google y las operadoras a la caza de WhatsApp: ¿es ya demasiado tarde?

MWC16. Gigantes de las telecomunicaciones de la talla de Deutsche Telekom, Sprint, Orange o Vodafone se unen a Google bajo la bendición de la GSMA para plantar cara a las aplicaciones de mensajería; para ello, se espera que den el impulso definitivo al estándar RCS (servicios de comunicación enriquecidos), que transformará los viejos SMS en algo muy similar a lo que ofrecen las apps más modernas, como WhatsApp, Telegram o Facebook Messenger. Esta tecnología permitirá integrar un sistema de mensajería en cualquier terminal sin depender de apps de terceros. Las operadoras y Google, conscientes de que están perdiendo una gran parte del pastel, anuncian funciones como chat instantáneos, posibilidad de hacer grupos o el envío de ficheros entre otras "novedades" presentes desde hace mucho en las apps más populares. Además, resulta curioso que sea Google la encargada de dotar de infraestructura técnica al proyecto dadas sus tormentosas relaciones con las operadoras en el pasado. Un detalle importante: al menos de momento, solo funcionará en Android. Desde el punto de vista tecnológico, RCS tiene una ventaja importante sobre otros sistemas: no es necesaria una conexión a Internet para comunicarse (sí disponer de cobertura, claro). Llegados a este punto, es posible que algún lector recuerde una iniciativa parecida llamada Joyn que intentaron llevar a cabo Telefónica, Vodafone y Orange en 2012 y que se saldó con un fracaso estrepitoso. Quizás ahora, con más empresas apostando por la idea y Google como socio sea la vencida. “Este avance supondrá que características tales como chats de grupo o intercambio de fotos de alta resolución, serán ahora habilitadas para mejorar la experiencia de más de 4 millones de usuarios de SMS en todo el mundo", asegura Alex Sinclair, director de tecnología de la GSMA en el comunicado oficial. "Es un desarrollo muy positivo para la industria, y la contribución de Google proporcionará a los operadores una nueva oportunidad de enriquecer la experiencia de la mensajería en los consumidores de todo el mundo”, concluye. ¿Tiene sentido una plataforma controlada por Google y las operadoras para plantar cara a las apps de mensajería? ¿Qué valor añadido real piensan ofrecer? ¿Cómo convencerán a millones de usuarios para que cambien de aplicación? Continuamos el debate en la sección de comentarios. Más información | GSMA
19 comentarios293 shares
23/02/2016
WhatsApp empezará a compartir información con Facebook

WhatsApp empezará a compartir información con Facebook

Ya sabemos que WhatsApp ha pasado a ser totalmente gratuito y como se anticipó oficialmente esto no iba a ver acompañado de publicidad, al menos en teoría, lo que nos dejaba con la duda de cómo iba a monetizar entonces Facebook dicha aplicación de mensajería a partir de ahora. Teníamos muchas dudas al respecto pero finalmente hemos podido aclararnos gracias a esta nueva noticia, en la que un desarrollador de Android explica que la última beta de WhatsApp permite a los usuarios compartir información con Facebook. La idea es compartir nuestros datos de WhatsApp para mejorar la experiencia de uso en Facebook, una descripción muy vaga, aunque no hay que pensar mucho para sacar una lectura clara de las verdaderas intenciones detrás de dicha opción, los anuncios personalizados. Sí, al compartir nuestros datos podríamos acabar dando acceso a al contenido de nuestras conversaciones, algo que la conocida red social aprovecharía para mejorar la precisión de los anuncios que muestra a los usuarios. Ésta sería sin duda una de las formas más sencillas de monetizar WhatsApp ahora que ha pasado a ser totalmente gratuita, y sin necesidad de introducir anuncios de forma directa en la misma, ya que aquellos aparecerían en Facebook. Inteligente, muy inteligente. Os preguntaría si estáis interesados en esta nueva posibilidad de compartir datos, pero creo que imagino claramente cuál será vuestra respuesta ;). Más información: Neowin.
7 comentarios887 shares
24/01/2016
Whatsapp gratis ¿Te lo han activado?

Whatsapp gratis ¿Te lo han activado?

Whatsapp gratis para todos fue el anuncio oficial con el que arrancaron la semana los responsables de la aplicación de mensajería más popular del planeta. Otro cambio de rumbo después de jugar al "gato y al ratón" con los usuarios desde que anunció hace tres años el cobro de la aplicación en Android como ya hacía en iOS. La medida llegó tras múltiples rumores y campañas masivas de spam e infección de malware aprovechando el titular del Whatsapp gratis que ha dado para mucho. No hay datos precisos de los usuarios que han pagado porque la mayoría de usuarios dejaban transcurrir (sin pagar) el periodo de prueba gratuito y WhatsApp volvía a renovar (sin cobrar) un año más el servicio como venía haciendo hasta entonces. También se podía abaratar el servicio introduciendo la SIM en un iPhone, pagar una vez para activar el servicio y después colocar la tarjeta en Android para tener la licencia de por vida. Un "cachondeito" que parece ha terminado con el anuncio del Whatsapp gratis, aunque veremos porque los vaivenes del servicio (hoy propiedad de Facebook) han sido múltiples. Cómo compruebo si me han activado el Whatsapp gratis Desde el pasado martes Whatsapp ha ido enviando mensajes a los usuarios para informar del cambio de cuenta y la activación de la gratuidad. No sabemos si ha llegado a todos pero su comprobación es muy sencilla: Abre el cliente Accede a ajustes > Cuenta > Información de Pago Verás tu número de teléfono y la situación de la cuenta Si en caducidad de servicio pone "De por vida" la activación del Whatsapp gratis es un hecho Y dicho todo lo anterior... desde aquí te seguimos recomendando que pruebes alternativas como Telegram, más seguro y potente. Eso sí, tendrás que hacer un esfuerzo educativo importante para convencer a la mayoría de tus amigos, familiares y compañeros que ha vida más allá del "guasap". Ni fue el primer servicio de mensajería ni el único ni el el mejor que se puede utilizar. Suerte con ello.
4 comentarios256 shares
22/01/2016
[ ]