real
time web analytics
WiFi » MuyComputer
[ WiFi ]
WiFi frente a Ethernet, ¿hasta qué punto es mejor una conexión cableada?

WiFi frente a Ethernet, ¿hasta qué punto es mejor una conexión cableada?

Las conexiones WiFi nos han hecho la vida mucho más fácil, ya que gracias a ellas podemos crear una red en la que conectar múltiples dispositivos de forma sencilla y segura sin necesidad de ataduras, pero debemos ser conscientes de que no ofrecen las mismas ventajas que una conexión cableada. Es una cuestión que se ha debatido bastante, pero que todavía hoy sigue generando dudas, y por ello hemos querido hacer un artículo especial en el que vamos a reflexionar sobre el tema de las conexiones inalámbricas y las cableadas. Velocidad, el freno puede ser tu conexión A la hora de hablar de velocidades de transferencia hay que tener claro que la llegada del estándar WiFi AC ha permitido un enorme despegue de las mismas en conexiones inalámbricas, ya que actualmente podemos encontrar por ejemplo modelos como el FRITZ!Box 3490 que son capaces de llegar a máximos de 1.300 Mbps. Si a esa cifra sumamos los 450 Mbps que consigue bajo el estándar WiFi N tenemos una velocidad combinada de 1.750 Mbps, muy por encima de los puertos Gigabit Ethernet que se encuentran presentes actualmente en los routers de consumo general. Pero tanto la velocidad inalámbrica como la cableada se verán afectadas por la velocidad de nuestra conexión a Internet y por el cableado que utilicemos. En caso de que tengamos por ejemplo una conexión a Internet de 300 megas ese será el techo máximo que podremos alcanzar aunque utilicemos por ejemplo un puerto Gigabit Ethernet a 1.000 Mbps (1 Gbps). Sin embargo si tenemos dicha velocidad de conexión a Internet y nos conectados a través de un puerto Fast Ethernet no la aprovecharemos adecuadamente, ya que ese conector nos limita a 100 Mbps. Latencia, una cuestión muy importante La latencia es lo que conocemos popularmente como "ping" o "lag", y se produce normalmente por retrasos o pérdidas de paquetes en las comunicaciones bilaterales que se producen entre nuestro sistema y el servidor de destino. Normalmente las conexiones WiFi son más propensas a sufrir este tipo de problema, así que si tenemos pensado reproducir contenidos multimedia en alta resolución o jugar online lo mejor es que utilicemos conexiones cableadas, ya que por lo general suelen tener menos problemas de latencia. Os recordamos que en la latencia también pueden influir otros elementos y puede estar provocada por razones diversas, como por ejemplo una saturación o uso excesivo de la red, la distancia en las conexiones inalámbricas o incluso algún tipo de malfunción temporal que afecte a nuestro proveedor de Internet. Interferencias, otro elemento fundamental Antes de nada debemos tener claro que tanto una conexión inalámbrica como una cableada pueden sufrir interferencias que afecten a la estabilidad y a la calidad de la señal, pero son más habituales y afectan en mayor medida a las conexiones WiFi. Es importante tener en cuenta que nuestra conexión inalámbrica comparte banda con las conexiones de otras personas y con otros dispositivos y electrodomésticos, pero además también tiene que lidiar con los obstáculos que encuentra en nuestro hogar y con las distancias y sus límites de alcance. Todos esos elementos pueden hacer que la calidad y la estabilidad de la señal sea muy baja en zonas concretas, y que por tanto no podamos disfrutar de una buena experiencia de uso en ellas. La llegada del estándar WiFi AC ha ayudado a conseguir una señal más limpia gracias al uso de la banda de 5 GHz, pero su alcance es inferior al del estándar WiFi N, que opera en la banda de 2,4 GHz. Entonces, ¿cable o WiFi? La respuesta es un "depende", pero podemos sacar dos conclusiones muy sencillas que os ayudarán a decidir qué conexión es más adecuada para vosotros: Si vamos a necesitar una alta estabilidad, una baja latencia y un funcionamiento ininterrumpido lo mejor es utilizar una conexión cableada. Dispositivos como consolas, ordenadores y equipos de reproducción de contenidos multimedia en streaming son los que más se benefician del cable. Por contra si queremos conectar una gran cantidad de dispositivos y poder moverlos libremente el WiFi es la mejor opción. También es una buena idea si los sistemas que vamos a conectar se van a utilizar para trabajos ligeros, navegación web y otras tareas que no sean tan exigentes. Contenido ofrecido por AVM FRITZ!
2 comentarios145 shares
22/12/2016Isidro Ros
WiFi pasivo, así es la tecnología que consume 10.000 veces menos

WiFi pasivo, así es la tecnología que consume 10.000 veces menos

Cuando hablamos de WiFi pasivo estamos haciendo referencia a un proyecto muy interesante que busca acabar con uno de los principales problemas que presenta la conectividad WiFi estándar, el alto consumo de batería cuando se utiliza en dispositivos con baterías recargables, como smartphones o tablets, por ejemplo. Dicho proyecto está siendo desarrollado por investigadores de la Universidad de Washington y a su vez está respaldada por Qualcomm, un gigante del sector tecnológico que está aportando fondos para que el mismo pueda salir adelante, y parece que de momento va por buen camino. Decimos esto porque en las primeras pruebas el WiFi pasivo ha alcanzado velocidades de hasta 11 Mbps y ha registrado consumos medios de 15 a 60 microvatios, es decir, 10.000 veces menos del consumo normal de una conexión WiFi estándar. También consume 1.000 veces menos que el Bluetooth LE y sin embargo tiene un alcance máximo de casi 31 metros, cifras que como vemos son muy prometedoras, aunque los expertos están buscando formas de mejorar el alcance y sobre todo la velocidad. ¿Y cómo es posible una reducción tan drástica? La clave están en la separación de las señales digitales y analógicas, quedando estas últimas que son las que más consumen asignadas a un único dispositivo que está conectado a la red eléctrica. Ese dispositivo genera una señal WiFi utilizando una matriz de sensores que podemos considerar como paquetes de conexión emitidos únicamente en digital, que es lo que llega a los dispositivos no conectados (smartphones, tablets, étc) y ayuda a reducir enormemente el consumo. En teoría no habría problemas de soporte con la mayoría de los dispositivos actuales, así que es posible que si esta tecnología se desarrolla lo suficiente acabemos viéndola a medio o largo plazo. Más información: TweakTown.
3 comentarios353 shares
13/12/2016Isidro Ros
WiFi y protocolos de cifrado, todo lo que debes saber

WiFi y protocolos de cifrado, todo lo que debes saber

Actualmente las conexiones WiFi se han convertido en algo imprescindible tanto a nivel particular como profesional. Buena parte de la "culpa" de ese gran aumento en la popularidad de las redes inalámbricas la ha tenido el auge de los dispositivos móviles, como tablets y smartphones, pero también la evolución y mejora que han experimentado las propias conexiones sin cables, que han llegado hasta el punto de ofrecer una experiencia de uso comparable a la que tendríamos a través de una conexión cableada. Sin embargo el crecimiento de las redes inalámbricas y la evolución de las mismas ha ido dejando numerosas cuestiones y dudas por el camino, algunas de las cuales ya hemos ido resolviendo en artículos anteriores, como por ejemplo éste donde hablábamos del estándar WiFi AC y sus posibilidades, pero hoy queremos tocar un tema que no es muy frecuente, el de los protocolos de cifrado. Cuando utilizamos una conexión inalámbrica el cifrado de los datos que se envían y se reciben a través de la misma es algo imprescindible, ya que si no utilizamos un protocolo avanzado y fiable corremos el riesgo de que nuestras comunicaciones puedan ser interceptadas, y estaremos exponiendo toda la seguridad de nuestra red. Dado que cada tipo de cifrado presenta un riesgo diferente y que el uso de diferentes protocolos de forma simultánea puede ser problemático os dejamos un resumen simplificado y ordenado con todos los detalles, además de una indicación de los modos más recomendables. Protocolos obsoletos con riesgo alto WEP de 64 bits: Es el estándar de encriptación WEP más viejo, altamente vulnerable y no es recomendable utilizarlo. WEP de 128 bits: Mantiene la base del WEP anterior sólo que con un cifrado de mayor tamaño, igualmente inseguro y nada recomendable. Protocolos con riesgo medio WPA-PSK (TKIP): En esencia es básicamente el cifrado estándar WPA o WPA1, que ya ha sido ampliamente superado y no es seguro. WPA-PSK (AES): Elige el protocolo inalámbrico WPA con el cifrado más moderno AES. Los dispositivos que soportan AES casi siempre soportarán WPA2, mientras que los dispositivos que requieran WPA1 casi nunca admitirán el cifrado AES, por lo que es un sin sentido que añadimos más que nada como curiosidad. WPA2-PSK (TKIP): Utiliza el estándar WPA2 con cifrado TKIP. Como vimos esta opción no es segura, pero si tenemos dispositivos antiguos que no soportan una red WPA2-PSK (AES) es necesario para poder seguir utilizándolos. Protocolo recomendado WPA2-PSK (AES): La opción más segura. Utiliza WPA2, el último estándar de encriptación Wi-Fi, y el más reciente protocolo de encriptación AES. Ya lo dijimos en su momento y lo reiteramos, salvo por razones de fuerza mayor debería ser nuestra única opción. Protocolo para mantener dispositivos legado WPA2-PSK (TKIP / AES): Utiliza WPA y WPA2 con TKIP y AES, proporcionando la máxima compatibilidad con todos los dispositivos antiguos y es la opción predeterminada de muchos routers para evitar problemas, pero termina ralentizando el tráfico y siendo insegura, por lo que no es recomendable. La configuración de los diferentes tipos de protocolo se puede llevar a cabo a través de la interfaz del router, a la que podemos acceder introduciendo 192.168.1.1 en nuestro navegador. Una vez ahí sólo tenemos que introducir nuestro usuario y nuestra contraseña y buscar la opción correspondiente. En el caso de algunos routers, como los FRITZ!Box de AVM, todo el proceso de configuración de estos ajustes y de muchos otros relacionados con la seguridad se puede llevar a cabo de forma muy sencilla gracias a la interfaz simplificada y visual de su sistema operativo FRITZ!OS, sobre el que ya os hemos hablado en este artículo. Contenido ofrecido por AVM FRITZ.
1 comentario105 shares
13/11/2016Isidro Ros
Cómo recuperar la contraseña del WiFi y el usuario de tu router

Cómo recuperar la contraseña del WiFi y el usuario de tu router

Por desgracia es algo que suele ocurrir con bastante frecuencia, sobre todo cuando hemos cambiado la contraseña del WiFi y no la hemos puesto "a buen recaudo", aunque por suerte no es el fin del mundo y tampoco es necesario llamar a nuestro proveedor de Internet para que nos ayude, es un pequeño contratiempo que podemos resolver por nosotros mismos en minutos. En este artículo os vamos a enseñar cómo hacerlo de diferentes formas, y también os explicaremos cómo podéis acceder a la interfaz de vuestro router si os habéis olvidado de la contraseña y el usuario. Sin más entramos en materia y como siempre esperamos que este artículo os sea útil. Devolver el router a los ajustes de fábrica Es la forma más rápida de resolver ambos problemas, es decir, si nos encontramos en la situación de no recordar ni la contraseña del WiFi ni tampoco el usuario y la clave de acceso a la interfaz del router. Por norma general todos los routers del mercado vienen con un botón de emergencia que permite llevar a cabo un reseteo total del mismo, para así devolverlo a su estado inicial en todos los sentidos. Esto implica que vamos a perder los ajustes que hayamos hecho y también todo lo que hayamos podido cambiar o añadir, pero a cambio la contraseña del WiFi, el usuario y la clave de acceso a la interfaz volverán a ser las mismas que tenía el router desde el primer día. Para hacerlo tenemos que buscar en la parte trasera de nuestro router el botón de reset. Normalmente se encuentra introducido en un pequeño agujero para evitar que podamos llegar a pulsarlo de forma accidental, así que necesitaremos algo fino con lo que poder llegar hasta el y activarlo. Es recomendable mantenerlo pulsado unos 10 segundos para que el reseteo funcione y se lleve a cabo sin problemas. En caso de que tampoco recuerdes la contraseña por defecto no te preocupes, puedes seguir estos consejos para salir del paso: Lo primero que debemos hacer es mirar en la parte trasera e inferior del router, donde normalmente va una pegatina que incluye la clave por defecto y también puede venir acompañada del usuario y la contraseña de acceso. Si esto falla o no incluye el usuario y la clave, sólo la contraseña de la red WiFi, podemos buscar ambos datos en la documentación del router. En caso de que la hayamos perdido también tenemos la opción de buscar el manual en Internet y descargarlo. Como última opción podemos probar contraseñas y usuarios comunes como nombre de usuario vacío y “admin” en contraseña, o “admin” en los dos espacios, por ejemplo, aunque hay otras opciones como “user” en uno o en los dos espacios. Si esto tampoco funciona lo mejor es que contactéis con el fabricante directamente. Recuperación de la contraseña WiFi desde Windows Podemos hacerlo de forma muy sencilla siempre que cumplamos un requisito, y es que nos hayamos conectado anteriormente a esa red WiFi desde un equipo con Windows. En este caso el sistema recordará la contraseña, por lo que sólo tendremos que entrar a mirarla y podremos copiarla directamente de equipos ya conectados. Para ello debemos seguir la ruta “Panel de control > Centro de redes y recursos compartidos”. Una vez dentro seleccionamos nuestra red entre todas aquellas que se muestran. Tras esto se nos abrirá una ventana en la que deberemos hacer clic en “Propiedades Inalámbricas”. Finalmente en esa última ventana elegimos “Seguridad” y listo, ya tendremos acceso a la contraseña. Recuperación de contraseña en un equipo Mac Se cumple lo mismo que en el caso de Windows, si hemos estado previamente conectados podemos recuperar la contraseña de esa red WiFi. Para ello debemos pulsar Cmd y Espacio. Esto abrirá el diálogo de búsqueda de Spotlight, donde seleccionaremos la aplicación “Acceso a Llaveros”. Cuando estemos dentro debemos buscar nuestra red WiFi en el listado que aparece, la seleccionamos y hacemos clic en el botón info que aparece representado con icono con la letra “i”. Esto abrirá una nueva ventana con todos los  atributos de nuestra red, en la que sólo nos quedará seleccionar la opción de “Mostrar Contraseña” y listo, aunque tendremos que verificar el acceso con nuestra cuenta de administrador. Recuperación desde la interfaz del router Como última opción tenemos la posibilidad de recuperarla desde la interfaz de nuestro propio router. Para ello debemos introducir 192.168.1.1 en la dirección del navegador y entrar con nuestro usuario y contraseña. Una vez dentro debemos buscar en una sección llamada “Ajustes avanzados de configuración WiFi” o similar, y ahí encontraremos la contraseña que estamos utilizando actualmente. Tened en cuenta que la interfaz varía en función de cada router, pero en definitiva la encontraremos en la sección que agrupa los ajustes de seguridad y configuración más importantes para la red WiFi. En el caso de los routers FRITZ!Box de AVM al entrar en la configuración avanzada del router tendremos una interfaz muy sencilla y completa, potenciada por el sistema operativo FRITZ!OS, que está basado en Linux y viene totalmente en español. Contenido ofrecido por AVM FRITZ.
5 comentarios149 shares
30/10/2016Isidro Ros
Acaba con los intrusos y protege tu red WiFi con estos tres sencillos pasos

Acaba con los intrusos y protege tu red WiFi con estos tres sencillos pasos

Protege tu red WiFi, un consejo que incluso los usuarios menos avanzados se esfuerzan en dar continuamente a sus conocidos y familiares, pero que por desgracia poca gente cumple, y ciertamente es por pereza en la mayoría de los casos ya que con sólo tres sencillos pasos podríamos mejorar enormemente la seguridad. Ignorar la seguridad y utilizar nuestro router WiFi con la configuración por defecto puede darnos serios quebraderos de cabeza y facilitar la entrada de intrusos en nuestra red, sobre todo si utilizamos routers proporcionados por nuestro proveedor de Internet y mantenemos los ajustes de fábrica. Esto ocurre porque vienen con un nombre de red visible y conocido y una contraseña que puede estar presente en bases de datos utilizadas para ataques de fuerza bruta, por ejemplo, y de hecho hay incluso tutoriales dirigidos a crackear contraseñas de modelos de router concretos. Somos conscientes de que muchos de nuestros lectores ya habrán llevado a cabo los ajustes que vamos a exponer a continuación, pero si no es tu caso lee con atención porque te interesa. Antes de empezar os recordamos que si tenéis uno o varios intrusos en vuestra red estos tres pasos os ayudarán a libraros de ellos. 1-Desactiva la visibilidad y cambia el nombre de red (SSID) Es una medida muy efectiva, ya que hace que nuestra red WiFi sea invisible y no aparezca en los escaneados habituales de redes de dispositivos móviles. Muchos prefieren cambiar el nombre de la red por comodidad, ya que evita tener que introducirlo manualmente, pero resulta menos efectivo ya que la misma seguirá apareciendo en dichos escaneados, aunque sea con otro nombre distinto al que tenía por defecto. ¿Qué hace exactamente? Como dijimos esconde nuestra red, de manera que la misma ya no será visible y sólo podremos conectarnos a ella introduciendo el nombre de la misma y la correspondiente contraseña. Esto quiere decir que tenemos que conocer dos datos, el nombre y dicha contraseña, lo que refuerza enormemente la seguridad. Para hacerlo sólo tenemos que ir a la configuración de nuestro router, cosa que podemos hacer introduciendo 192.168.1.1 en la barra de direcciones de nuestro navegador. Una vez dentro sólo tenemos que buscar la opción en los ajustes avanzados de conexión WiFi. 2-Cambia la contraseña y el usuario de tu router Es muy sencillo y a la vez indispensable, ya que los principales routers del mercado vienen con contraseñas y usuarios genéricos muy conocidos como "admin-admin" o "user-user", entre otros. Para cambiar ambos elementos introducimos 192.168.1.1 en la barra de direcciones de nuestro navegador, y una vez hecho introducimos nuestro usuario y contraseña actual, que al no haber sido cambiadas nunca debería ser la genérica habitual del fabricante. Una vez dentro buscamos la opción de configuración correspondiente que nos permite hacer el cambio (varía según el router que tengamos), introducimos nuestro usuario y contraseña actual y luego los nuevos que queremos empezar a utilizar. Si se os olvida no os preocupéis, podéis resetear el router a su estado de fábrica buscando el botón físico correspondiente en el mismo y éste volverá a tener ambos elementos por defecto, así que podréis entrar y volver a cambiarlos. 3-Cambia la contraseña de tu red WiFi Es algo indispensable que en combinación con los dos pasos anteriores dejará nuestra red WiFi muy bien protegida, tanto que salvo que cometamos algún error muy grave ninguno de nuestros vecinos podrá colarse en ella, al menos en la mayoría de los casos. Para cambiar la contraseña sólo tenemos que entrar de nuevo en la interfaz de configuración de nuestro router introduciendo en la barra de dirección de nuestro navegador 192.168.1.1. Una vez dentro buscamos la opción correspondiente en la sección de configuración avanzada de nuestra red WiFi, introducimos la contraseña actual y la nueva, confirmamos y listo. Os recomendamos utilizar tres palabras que no tengan sentido alternando mayúsculas y símbolos y números. Notas finales Incluso aunque estemos un poco verdes estos tres pasos no nos llevarán más de unos minutos y las ventajas que nos van a reportar son enormes, así que no os lo penséis, merece la pena. Antes de terminar os recordamos que cada router tiene su propia interfaz para llevar a cabo este tipo de ajustes, y que modelos como el FRITZ!Box 3490, el FRITZ!Box 4040 y el FRITZ!Box 7490 cuentan con un sistema operativo propio muy completo y en español que permite gestionar todas estas configuraciones y mucho más en apenas unos clics, como podéis en el vídeo que acompañamos. Contenido ofrecido por AVM FRITZ
38 comentarios113 shares
22/10/2016Isidro Ros
Adaptadores WiFi a través de USB, todo lo que debes saber

Adaptadores WiFi a través de USB, todo lo que debes saber

Los adaptadores WiFi a través de USB se han convertido en una solución muy popular y lo cierto es que no es para menos, ya que estas soluciones son por lo general muy fáciles de usar y nos permiten mejorar la conectividad de nuestros equipos con una inversión muy pequeña. Hoy en día su uso está bastante extendido, aunque no todo el mundo sabe exactamente qué son, cómo funcionan y las posibilidades reales que ofrecen, así que hemos querido hacer este especial, en el que echaremos un vistazo a fondo a este tipo de adaptadores y os contaremos todo lo que debéis saber. Como siempre intentaremos ser muy claros para que todo el mundo pueda asimilar el artículo sin problema, pero en cualquier caso os invitamos a dejar vuestras preguntas o dudas en los comentarios. ¿Qué son los adaptadores WiFi USB? Son pequeños dispositivos que tienen casi el mismo tamaño que un pendrive, pero que integran en su interior un complejo sistema que los convierte en adaptadores de red inalámbrica. Gracias a ellos podemos disfrutar de conexión a Internet sin cables conectándolos a través de un puerto USB. Por lo general su uso suele ser muy sencillo ya que no requieren configuraciones muy complicadas, aunque en este sentido destacan especialmente modelos como el FRITZ!WLAN Stick AC 860 de AVM, que gracias a la tecnología Stick & Surf nos permite establecer una conexión totalmente segura en cuestión de segundos. Con estos adaptadores no debemos preocuparnos de tener instalada una tarjeta de red en nuestro sistema, ya que se encargan de recibir la señal y transmitirla directamente a nuestro equipo, un hecho que los convierte en un excelente recurso si queremos actualizar o dar una segunda vida a equipos antiguos. Así son especialmente útiles en equipos portátiles, ya que a diferencia de lo que ocurre con las tarjetas de red tradicionales no tendremos que desmontar nada, basta con conectar el adaptador a un puerto USB y configurarlo. Tipos de adaptadores y cosas a tener en cuenta Actualmente podemos encontrar en el mercado una gran variedad de adaptadores WiFi a través de USB, aunque sin duda los más cómodos son los que tienen el formato tipo pendrive, ya que no estorban y podemos transportarlos cómodamente. Los hay de casi todos los tamaños, aunque debemos tener en cuenta que no todos tienen las mismas prestaciones ni el mismo soporte. Por lo general los modelos más básicos y económicos suelen ser compatibles con WiFi N y USB 2.0, mientras que los de mayor rendimiento soportan también WiFi AC y USB 3.0. Bien, si tenemos un router que sólo es capaz de trabajar con WiFi N nos bastará con un adaptador de red inalámbrica USB a 300 Mbps económico y el puerto USB 2.0 cumplirá más que de sobra, pero si nuestro router utiliza el estándar WiFi AC deberíamos apostar por un adaptador compatible con aquél y que además soporte USB 3.0, ya que de lo contrario no podremos aprovecharlo al máximo. Os decimos esto porque el puerto USB 2.0 está limitado a un máximo teórico de 480 Mbps y adaptadores como el FRITZ!WLAN Stick AC 860 alcanzan máximos de 866 Mbps en la banda de 5 GHz bajo WiFi AC. Por su parte el USB 3.0 alcanza máximos de 4,8 Gbps. Notas finales y recomendaciones Antes de dejaros llevar por el precio y la potencia bruta debéis tener en cuenta vuestras necesidades reales, ya que si por ejemplo vais a conectar el adaptador en un portátil secundario que sólo pensáis utilizar para trabajar, navegar y reproducir contenidos multimedia en streaming sin llegar a resoluciones muy altas os bastará con una solución básica, como por ejemplo el FRITZ!WLAN Stick N, una solución doble banda compatible con WiFi N que tiene velocidades de hasta 300 Mbps. Por contra si tenéis pensado utilizar el equipo para ver contenidos online en alta definición o llevar a cabo tareas que requieran un gran ancho de banda o una señal más limpia y libre de interferencias os recomendamos utilizar soluciones con WiFi AC, como el ya citado FRITZ!WLAN Stick AC 860 o el FRITZ!WLAN Stick AC 430. Contenido ofrecido por AVM FRITZ.
4 comentarios149 shares
19/10/2016Isidro Ros
Repetidores WiFi, ¿qué son y qué ventajas ofrecen?

Repetidores WiFi, ¿qué son y qué ventajas ofrecen?

Seguimos con nuestra ronda de artículos especiales centrados en diferentes elementos que son clave para una buena conexión a Internet. Hace poco hablamos del router, y también hemos tocado el tema de los PLCs y del WiFi AC, así que hoy nos centraremos en un accesorio muy útil y bastante conocido, los repetidores WiFi. Como siempre mantendremos una estructura sencilla en la que explicaremos qué son exactamente los repetidores WiFi, cómo funcionan, qué posibilidades y ventajas ofrecen, cuándo es recomendable utilizarlos y os dejaremos algunas recomendaciones para diferentes presupuestos. Esperamos que el artículo os sea útil y os animamos a dejar cualquier duda en los comentarios, ya que estaremos encantados de ayudaros a resolverla. ¿Qué es un repetidor WiFi y cómo funciona? Los repetidores WiFi son dispositivos dependientes del router que se conectan en un enchufe y permiten ampliar la conexión WiFi de nuestro hogar, oficina, negocio o empresa. Dicho de otra forma, son un accesorio que se alimenta a través de la red eléctrica de cualquier enchufe, recibe la señal WiFi de nuestro router y la emite ampliada para extender el alcance de dicha señal. Esto nos permite cubrir zonas muertas o donde la conexión WiFi es muy débil de forma sencilla y muy rápida, ya que además los repetidores WiFi son muy sencillos de utilizar puesto que no requieren complicadas configuraciones y nos permiten "clonar" directamente la misma red original, es decir, mantener el nombre y la contraseña de la red WiFi que extienden. Su funcionamiento es muy sencillo, ya que sólo tenemos que colocarlos en un enchufe y sincronizarlos con nuestro router. Podemos hacerlo de forma automática mediante WPS o de forma manual, siendo la primera la más cómoda y recomendable para los usuarios menos avanzados, ya que en cuestión de segundos lo tendremos totalmente activado. Así, si tenemos por ejemplo un FRITZ!WLAN Repeater 1160 basta con conectarlo a un enchufe, esperar a que las luces dejen de parpadear y pulsar el botón WPS durante 6-8 segundos (hasta que se active la luz WLAN). Una vez hecho esto vamos a nuestro router y mantenemos pulsado el botón WPS hasta que la luz parpadee, señal de que se habrá vinculado con nuestro nuevo repetidor. Tened en cuenta que si disponemos también de un router FRITZ!, como por ejemplo el FRITZ!Box 3490, dispondréis de una gran cantidad de opciones en la interfaz del mismo que os permitirán aprovechar al máximo vuestro repetidor, gracias a las posibilidades que ofrece FRITZ!OS, su sistema operativo basado en Linux. ¿Qué posibilidades y ventajas ofrecen? Los repetidores WiFi son una forma muy sencilla de ampliar cualquier conexión inalámbrica, tanto si es WiFi N como WiFi AC, ya que actualmente podemos encontrar en el mercado dispositivos que son compatibles con ambos estándares. Su uso es muy simple como hemos visto y además tienen un precio muy asequible, así que son la mejor opción para: Llevar conexión WiFi a zonas muertas, es decir, donde antes no teníamos señal. Mejorar la intensidad de la señal en zonas donde la conexión WiFi apenas llega y no permite navegar por Internet de forma satisfactoria. Es importante tener en cuenta que aunque los repetidores WiFi facilitan la ampliación de la señal están recomendados sobre todo para entornos multidispositivo, es decir, aquellos en los que lo principal es poder conectar de forma sencilla y sin cables varios equipos, como ordenadores, tablets, smartphones y demás. Sin embargo si lo que queremos es priorizar la velocidad y la estabilidad de la señal y conectar sólo uno o dos dispositivos fijos concretos, como un PC para juegos y una consola, los PLCs son mejor opción. Consejos y recomendaciones A la hora de utilizar un repetidor WiFi es conveniente seguir una serie de pautas básicas para poder sacarle el máximo partido, ya que al ser dispositivos inalámbricos su desempeño se ven influenciado por la simple colocación del mismo. Hoy por hoy la mayoría de soluciones de este tipo vienen con un indicador de señal, el cual indica la intensidad con la que recibe la conexión WiFi de nuestro router. Esto es muy importante, ya que si la misma no llega con la suficiente fuerza el repetidor puede acabar ofreciendo un mal rendimiento. Por esto es importante tener cuidado y colocarlo a una distancia que nos permita cubrir las zonas a las que queremos llegar, pero sin alejarlo demasiado del router. Lo ideal en este sentido es optar por una distancia en la que como mucho pierda una línea en el indicador de intensidad de señal. También es recomendable evitar zonas en las que hayan otros dispositivos que puedan generar interferencias u obstáculos de gran tamaño, siempre que sea posible claro, ya que pueden influir igualmente en el rendimiento. Para terminar os dejamos una serie de recomendaciones en función de vuestro presupuesto y necesidades: FRITZ!WLAN Repeater 450E: es una de las opciones más económicas y con mejor relación calidad-precio que podemos encontrar. Trabaja con WiFi N, ofrece velocidades de hasta 450 Mbps y ofrece una calidad de señal y un alcance muy buenos. FRITZ!WLAN Repeater 1160: es una excelente opción para los que quieran una solución con WiFi AC que además sea económica. Trabaja tanto con WiFi N como con WiFi AC y tiene velocidades de 300 Mbps y 866 Mbps, respectivamente. FRITZ!WLAN Repeater 1750E: recomendado para los que busquen el máximo rendimiento posible sin gastar en exceso. Es doble banda, soporta WiFi N y WiFi AC y tiene una velocidad combinada de 1.750 Mbps. Contenido ofrecido por AVM FRITZ.
8 comentarios79 shares
16/10/2016Isidro Ros
Europa quiere ofrecer WiFi gratis para el año 2020

Europa quiere ofrecer WiFi gratis para el año 2020

La Comisión Europea sigue centrada en su objetivo de poder ofrecer WiFi gratis a los ciudadanos de la unión, y se ha marcado un plazo máximo para conseguirlo, el año 2020. Este plan tiene un presupuesto de 120 millones de euros y en principio apostará por la instalación de sistemas que ofrezcan conexión WiFi sin coste en determinados lugares públicos, como por ejemplo parques y bibliotecas. Se estima que en total estaríamos hablando de entre 6.000 y 8.000 localizaciones públicas distribuidas por Europa que ofrecerían WiFi gratis a los transeúntes, y servirían hasta 50 millones de conexiones diarias. Una excelente idea que podría contribuir a acelerar el salto hacia lo que se conoce como ciudades conectadas, un objetivo muy ambicioso que podría llegar a convertirse en realidad durante las próximas décadas. Junto a esta medida la Comisión Europea planea hacer obligatorio que para 2025 todos los hogares tengan acceso a conexiones a Internet con una velocidad mínima de descarga de 100 Mbps, cifra que supera de largo  la media de países tan avanzados como Estados Unidos, donde actualmente registran 12,6 Mbps. El 5G también es otro de los grandes objetivos de la Unión Europea, que espera ofrecer una buena cobertura a los usuarios a partir de 2020. Dicha cobertura se extendería a numerosas áreas, incluidas carreteras y trenes, en 2025. Más información: HotHardware.
1 comentario109 shares
16/09/2016Isidro Ros
¿Dónde debes colocar tu router WiFi? Te ayudamos a descubrirlo

¿Dónde debes colocar tu router WiFi? Te ayudamos a descubrirlo

A la hora de maximizar el aprovechamiento de un router WiFi es habitual llevara cabo configuraciones diversas, que van desde la seguridad a otros ajustes como por ejemplo el cambio de los canales de serie, pero hay un detalle que no todo el mundo valora como se merece, la colocación del router. Es posible que creamos que no tiene importante, pero si pensamos eso estaremos muy equivocados, ya que la colocación del router influye muchísimo en la experiencia que tendremos al utilizar dispositivos conectados a él de forma inalámbrica. Así, si el mismo no está en una buena posición la intensidad de la señal que recibiremos en ciertas zonas no será buena lo que puede derivar en caídas y velocidades bajas, pero también es probable que incluso acabemos creando zonas muertas. Por ello en este especial os daremos algunas claves básicas que debéis seguir para lograr la mejor colocación posible de vuestro router WiFi. 1-Busca posiciones centrales Lo ideal es intentar que esté en el centro de la casa u oficina, ya que desde ahí la señal quedará mejor repartida y llegará de manera más uniforme a todas las dependencias que queramos, aunque en las más alejadas la señal acabe siendo inevitablemente un poco más débil. Si por contra lo colocamos en una esquina tendremos zonas donde la señal apenas llegará y la conexión será floja o casi nula, como podemos ver en el GIF que acompañamos. 2-Evita muros y objetos metálicos Los muros debilitan la señal al absorberla, así que debemos intentar evitarlos y hacer lo posible por colocar el router cerca de espacios abiertos, por donde la señal pueda llegar con más facilidad a otras zonas. Es importante tener en cuenta que por lo general muros y techos frenan menos la señal que los muros que separan habitaciones, así que si jugamos bien con la colocación del router podemos conseguir una señal muy buena en casi cualquier rincón. Por otro lado los objetos metálicos también son un enemigo natural, ya que contribuyen a disipar la señal, con todo lo que ello supone. 3-No lo dejes cerca de un microondas Los microondas son otro de los grandes enemigos de las conexiones WiFi, ya que operan en la misma frecuencia que los routers inalámbricos (2,4 GHz) y pueden generar interferencias que limiten en gran medida la calidad de la señal. Cuanto más lejos tengamos este tipo de electrodomésticos de nuestro router mejor. Como dato curioso también hay que tener en cuenta que las zonas muy concurridas de gente también pueden debilitar la señal, ya que los seres humanos somos agua en gran medida y por ello podemos acabar afectando negativamente a la intensidad de la señal. 4-Coloca el router en una posición elevada Mantener el router WiFi en una posición alta puede ayudarnos a mejorar la calidad de la señal, sobre todo en las zonas más alejadas y en viviendas y oficinas de dos plantas. Obviamente no hará milagros, pero si lo acompañamos de lo que hemos visto en los demás puntos del artículo podemos acabar consiguiendo una mejora considerable. 5-Juega con la posición de las antenas Es muy sencillo, si ponemos las antenas hacia arriba mejoramos en general la longitud de la señal, el alcance de la misma, pero si las ponemos de forma lateral el efecto es el contrario, tendremos un mayor alcance vertical. Sabiendo esto podemos colocar las antenas en una u otra posición según dónde queramos mejorar la señal.
3 comentarios35 shares
22/04/2016Isidro Ros
Cómo asegurar la red wi-fi en unos sencillos pasos

Cómo asegurar la red wi-fi en unos sencillos pasos

Parece mentira que a estas alturas de la película aún se trate este tema como algo importante a lo que prestar atención, pero así ha sido, es y será, según pinta el panorama. Por fortuna, asegurar la red wi-fi de manera básica es muy sencillo y no cuesta más que unos minutos. Si se te había olvidado cómo hacerlo, te lo refrescamos; y si ni siquiera habías pensado en ello, te animamos a ponerte manos a la obra. Porque lo peor que te puede pasar no es que el vecino te robe la conexión. Todo empieza por acceder a la configuración del router y cambiar algunas opciones predeterminadas. Sin embargo, antes es preciso advertir que uno de los escollos a salvar en el proceso que sigue es que cada router, con sus obvias similitudes en opciones con respecto a otros modelos, suele tener sus diferencias y no siempre se hace todo exactamente igual. Por lo tanto, hay que fijarse un poco. 0-Entrar en la configuración del router La puerta de acceso a la configuración del router suele estar en la dirección "192.168.1.1" (sin las comillas en todos los casos), pero no siempre es así. Si introduciendo lo anterior en la barra de direcciones del navegador web no llegas a ningún sitio, tendrás que buscarla. En Windows lo harás a través de "Menú de inicio > Ejecutar" y se lanza "cmd", el intérprete de comandos del sistema. Ahí se ejecuta "ipconfig" y los números a localizar irán encabezado por un "IPv4 Adress" o similar. 1-Cambiar contraseña de acceso al router ¿La contraseña? Esa debería habértela facilitado tu operadora junto con la documentación del dispositivo, o en su defecto el fabricante. Una vez entres es lo primero a cambiar, porque las operadores utilizan credenciales elementales y de sobra conocidas. Por lo normal encontrarás la opción en las preferencias generales del router. 2-Cambiar y ocultar el nombre de la red En el apartado de wireless o similar se hallan la mayoría de configuraciones necesarias para llevar a cabo esta guía, comenzando por el nombre de la red o SSID, que se distinguirá por hacer referencia a la operadora de turno. Pero no te líes: usa un nombre sencillo, porque para la único que sirve es para identificar la red. Si además optas por ocultarlo (busca "ocultar punto de acceso" o "hide acces point") tenlo en consideración, porque deberás introducirlo manualmente al configurar un nuevo dispositivo. Ocultar el SSID es un pequeño plus, nada más. 3-Establecer el tipo de cifrado De este apartado publicamos en MuyComputer un artículo dedicado con todos los detalles, por lo que en esta ocasión me lo ahorro. Basta con decir que la recomendación no ha cambiado y el tipo de cifrado óptimo a utilizar es WPA2-PSK (AES). Los tiempos de la WEP ya pasaron y la mayoría de router nuevos están configurados por defecto con una mejor protección, pero aún es mejor si lo comprueba uno mismo. 4-Cambiar la contraseña de la conexión En cuanto a la contraseña, no te compliques. Piensa que cuantos más dispositivos conectes más se puede entreverar la cosa: pasar la contraseña a un móvil es tan sencillo como mandarla en un mensaje; ponerla en la consola o el televisor es otro cantar. Con 8-12 caracteres sobrado (ojo: "pedrito22" no es una contraseña; "e8L_aJxDfl" es una contraseña). 5-Activar los filtros MAC La dirección MAC es un identificador de dispositivo de red: teléfonos, televisores, consolas o el propio router, todos tienen su dirección MAC, normalmente bien escondida en las preferencias del aparato. Las opciones permiten crear una lista blanca o negra y, por lo tanto, permitir o no la conexión de unos dispositivos u otros. 6-Desactivar WPS WPS (Wi-Fi Protected Setup) es una opción que puede agilizar el proceso de conectar dispositivos en un momento dado, pero conociendo un mínimo la configuración del router no merece la pena. Si por algún casual estuviese activado, desactívalo. Ya está. ¿A que no es difícil asegurar la red wifi? Desde luego, estos seis pasos no te van a blindar frente a un atacante versado, pero si frente a un vecino gorrón o el piratilla sin muchas luces, que es de lo que se trata. Ahora a vivir la vida y... ¿notas algo extraño en la conexión? ¿No te terminar de fiar de haberla asegurado correctamente. Haz lo siguiente: Revisa de vez en cuando los dispositivos conectados, por ejemplo, con una aplicación móvil como Fing, que es facilísima de utilizar. Cambia regularmente la contraseña de la conexión, cuesta menos de lo que parece. ¿Y si, por cualquier motivo, no puedes acceder a la configuración del router o algo huelo muy mal? Resetéalo a los valores de fábrica con un botoncito que tendrá para ese cometido y empieza desde el principio. Fíjate que debajo del aparato se suele añadir una pegatina con información de la conexión tal como SSID, clave y tipo de cifrado. Por supuesto, es obligado señalar que en el mundo de la seguridad informática no hay solución cien por cien infalible. Pero mucho mejor esto que nada.
3 comentarios181 shares
28/03/2016J.Pomeyrol
Consejos para aprovechar al máximo tu conexión WiFi

Consejos para aprovechar al máximo tu conexión WiFi

Tener conexión WiFi en casa y/o en el trabajo se ha convertido en algo tan habitual como necesario, aunque es cierto que en muchos casos las mismas conviven con conexiones cableadas, normalmente dirigidas a equipos que se benefician de esa mayor estabilidad general que se consigue al usar cable. Sin embargo a pesar de que las mismas son ya una parte nuestro día a día todavía hay muchos usuarios que no tienen claras todas las pautas o claves para sacar el máximo partido a una conexión WiFi. En este artículo hablaremos sobre ello, y os daremos una serie de consejos que os permitirán aprovechar al máximo vuestra conexión WiFi, y sin entrar en complicadas configuraciones ni nada parecido. 1-Cuida la colocación de tu router Puede parecer poco importante, pero nada más lejos de la realidad. La conexión WiFi tiene un alcance limitado y el mismo se reduce bastante cuando enfrenta obstáculos, así que si lo colocamos en una zona en la que debe atravesar muchos muros reduciremos su alcance de forma drástica. Si queremos que cubra el mayor rango posible de nuestra casa u oficina debemos intentar buscar situarlo lo más al centro posible, y si es en espacios abiertos o semiabiertos mejor que mejor. 2-Usa medidores de señal Aunque creas que has colocado bien el router un medidor de señal puede serte de gran ayuda para ajustar mejor su posicionamiento y maximizar lo que hablamos en el punto anterior. Con una aplicación de este tipo tendrás la posibilidad de ir moviendo poco a poco el router por la habitación hasta encontrar la posición más óptima de todas las posibles. 3-Recurre a repetidores WiFi para ampliar el alcance En caso de que no consigas una recepción satisfactoria de la señal en otras habitaciones o dependencias, ni siquiera recolocando con cuidado el router, puedes recurrir a repetidores WiFi para extender la señal. Son soluciones muy fáciles de utilizar y bastante económicas, ya que tenemos opciones muy buenas a partir de 30 euros. 4-Cambia los canales por defecto y aprovecha los 5 GHz Por lo general los routers utilizan una serie de canales por defecto que suelen estar bastante saturados (1, 6 y 11, sobre todo). Algo tan simple como cambiar los canales por defecto puede ser de gran ayuda. Junto a esto aprovechar la banda de 5 GHz y la mayor velocidad de las conexiones WiFi AC también puede marcar una diferencia importante. Nuestra conexión tendrá menos interferencias y será más rápida, aunque debemos tener cuidado con el alcance de la misma, ya que suele ser menor que en el WiFi N. 5-Haz una pequeña puesta a punto de seguridad Dar una pequeña configuración a los ajustes de seguridad nos ayudará a mantener protegida nuestra red WiFi, y nos permitirá seguir aprovechándola si tener que soportar la presencia de invitados no deseados. Ya hablamos sobre ello en este artículo, así que os invitamos a repasarlo.
1 comentario52 shares
18/03/2016Isidro Ros
PLC con WiFi, ¿qué son y cómo funcionan?

PLC con WiFi, ¿qué son y cómo funcionan?

Seguro que todos habéis oído hablar de dos grandes tipos de soluciones que existen actualmente para solucionar los problemas de cobertura de nuestra conexión a Internet, los PLC y los repetidores WiFi, sistemas muy distintos que tienen sus propias ventajas e inconvenientes. Con los primeros podemos llevar nuestra conexión a Internet a través de la red eléctrica, pero necesitamos conectarnos a través de cable, algo que puede no satisfacer las necesidades de todo el mundo, sobre todo cuando nos encontramos en entornos multidispositivo. Por contra los repetidores WiFi funcionan de manera distinta, ya que aunque se conectan también en un enchufe se limitan a extender el alcance de la señal de nuestra conexión WiFi, haciendo posible que la misma llegue a zonas que antes estaban "muertas". PLC con WiFi, lo mejor de los dos mundos Los PLC proporcionan conexiones más estables y sólidas y son por tanto más recomendables para sistemas que requieren de un alto rendimiento y estabilidad, como consolas u ordenadores, mientras que los repetidores WiFi son más recomendables si necesitamos conectar muchos dispositivos móviles y/o fijos pero repartidos en distintas estancias. ¿Y qué pasa si necesito ambas características? Por suerte los fabricantes han avanzado en este sentido, y hoy por hoy es posible encontrar soluciones PLC con WiFi integrado capaces de conseguir un buen nivel de rendimiento. Así, con estos dispositivos tendremos la posibilidad de llevar nuestra conexión a Internet a cualquier rincón de nuestra casa y conectar por ejemplo nuestra consola o PC mediante cable Ethernet, pero también tendremos una extensión de la señal WiFi que nos permitirá conectar otros dispositivos, como smartphones y tablets, por ejemplo. Fáciles de usar y muy asequibles En contra de lo que pueda parecer los dispositivos PLC con WiFi son muy fáciles de usar, ya que lo normal es que baste con conectar la unidad maestra al router y a un enchufe, y las otras unidades en los enchufes de las zonas donde queremos llevar la señal. La señal WiFi será clonada de forma automática por el dispositivo, así que tampoco tendremos que hacer ajustes complejos ni nada parecido, y lo mejor es que podemos encontrar soluciones con precios ajustados a todos los bolsillos. Más información: AVM.
3 comentarios199 shares
11/03/2016Isidro Ros
Conoce el WiFi AD, hasta 7 Gbps de velocidad

Conoce el WiFi AD, hasta 7 Gbps de velocidad

Una de las grandes novedades sobre las que se habló en el CES de este año fue el WiFi AD, un estándar que arrebata la corona del más rápido al WiFi AC y que se sitúa como un pequeño desconocido para la mayoría de los usuarios. Por ello hemos querido hacer este especial, en el que os contaremos todo lo que debéis saber sobre este nuevo estándar, incluidas sus ventajas y sus desventajas. ¿Qué es el WiFi AD? También conocido como WiGig 1.0, estamos ante un estándar del IEEE que fue aprobado allá por 2013 y que permite establecer conexiones inalámbricas con velocidades impresionantes, ya que alcanza los 7 Gbps. Al ser un estándar nuevo requiere dispositivos compatibles, tanto los que conectemos al router como el propio router, así que no será posible aprovecharlo sin realizar una inversión en nuevas soluciones. ¿Qué ventajas aporta? ¿Y desventajas? Ya hemos adelantado una, y es que al operar en la banda de 60 GHz es capaz de trabajar a velocidades de hasta 7 Gbps, pero esto tiene una desventaja importante, y es que su alcance es muy reducido, ya que apenas llega a los diez metros. A esto debemos sumar que su capacidad para atravesar obstáculos es mínima, así que en resumen es una conexión adecuada sólo para dispositivos que estén muy cerca del router y con alcance directo, es decir, sin muros u otros obstáculos de por medio. Por tanto, para conectar dispositivos en diferentes habitaciones a mayor distancia y con obstáculos que puedan interferir en la señal no es viable, y debemos seguir apostando por WiFi N y AC. Principales usos En el hogar se puede utilizar por ejemplo para crear zonas de entretenimiento multimedia online a gran velocidad, siempre en la misma habitación y con distancias reducidas, mientras que en entornos profesionales puede servir para dar vida a salas avanzadas de videoconferencia y presentaciones, pero también para crear espacios de trabajo multidispositivo de alta velocidad en un mismo departamento. Estos son sólo algunos ejemplos, pero hay muchos más, como por ejemplo su uso en la creación de puntos de acceso inalámbricos de carácter público en diferentes lugares, como restaurantes, aeropuertos o cafeterías. ¿Qué podemos esperar? Inicialmente la tecnología tendrá unas velocidades cercanas a los 5 Gbps, pero con posteriores evoluciones y el uso de múltiples antenas se espera que sea capaz de llegar a los 100 Gbps, casi nada. Os recordamos que los terminales con SoC Snapdragon 820 tendrán soporte de WiFi AD.
1 comentario298 shares
15/01/2016Isidro Ros
Qué es WiFi AC Wave 2 y por qué es importante

Qué es WiFi AC Wave 2 y por qué es importante

La tecnología WiFi AC Wave 2 ha saltado recientemente a la palestra como un cambio importante centrado sobre todo en la mejora del rendimiento bajo conexiones con múltiples dispositivos, un avance necesario ante el enorme crecimiento que han experimentado smartphones y tablets. Cada vez hay más elementos conectados a nuestra red WiFi, es una realidad clara, y eso tiene un impacto en el rendimiento al que se ha dado respuesta con WiFi AC Wave 2. Conociendo mejor la tecnología WiFi AC Wave 2 Con WiFi AC Wave 2 se han introducido mejoras sobre la base del estándar 802.11ac, gracias a las cuales se consigue una importante mejora en el rendimiento general de nuestra red WiFi. Una de dichas mejoras es la tecnología MU-MIMO (Multi-User), que a diferencia de la versión SU-MIMO (Single-User) ofrece una serie de ventajas que podemos resumir de la siguiente manera: Identifica y agrupa qué tipo de tráfico debe recibir cada dispositivo en concreto en función de si está estático o en movimiento, pero también según su número de antenas y canales soportados. Adapta de forma dinámica la modulación y codificación cliente por cliente, utilizando además informaciones anteriores de rendimiento y ajustándose a las condiciones actuales del canal para optimizar al máximo el rendimiento de cada cliente conectado. Determina de forma continua los ajustes necesarios y las actualizaciones de flujos de datos para dispositivos en rápido movimiento, de manera que se consiga mantener un nivel de rendimiento estable. ¿Quién carga con todo este trabajo? Pues el router, gracias a la utilización de SoCs de mayor potencia, un detalle que tiene dos consecuencias importantes: Por un lado la carga del salto a la tecnología WiFi AC Wave 2 no recae sobre proveedores de Internet o fabricantes de terminales móviles en general, sino sobre los fabricantes de routers, algo que simplifica bastante su popularización. Por otro lado debemos tener en cuenta que este estándar es compatible con el WiFi AC convencional, pero no a la inversa, es decir, para acceder a WiFi AC Wave 2 necesitaremos hardware nuevo. ¿Por qué es importante el WiFi AC Wave 2? Sin duda porque es una respuesta necesaria a una realidad clara, la de los entornos multidispositivo. En un hogar no es raro tener tres o cuatro smartphones, una o dos tablets y uno o dos PCs conectados a la red WiFi, y en esos entornos es donde esta tecnología puede dar lo mejor de sí, mejorando el rendimiento y el aprovechamiento que cada uno de ellos puede hacer de la red WiFi.
2 comentarios160 shares
18/12/2015Isidro Ros
Práctico: Aprende a recuperar la contraseña de tu WiFi

Práctico: Aprende a recuperar la contraseña de tu WiFi

Perder la contraseña que nos permite conectarnos vía WiFi al router puede ser un problema, pero por suerte hay formas muy sencillas de recuperarla. En este artículo veremos distintas formas de recuperar dicha contraseña, también en función de si utilizamos Windows o Mac, algo que tendremos muy en cuenta y distinguiremos en el artículo. Contraseña por defecto del router Si no hemos cambiado la contraseña que venía por defecto podremos recuperarla de forma muy sencilla, ya que la misma normalmente viene impresa en una pegatina que va colocada en la parte inferior del router. Así, bastan con levantarlo y mirar para volver a tener a mano nuestra contraseña, aunque os recomendamos encarecidamente que la cambiéis, ya que contribuirá a mejorar la seguridad de nuestra red. Recuperación de la contraseña desde Windows Si nos hemos conectado anteriormente a esa red WiFi desde un equipo con Windows el sistema recordará la contraseña, por lo que podremos mirarla y copiarla de equipos ya conectados. Para ello debemos seguir la ruta "Panel de control" y " Centro de redes y recursos compartidos". Una vez dentro seleccionamos nuestra red entre todas aquellas que se muestran, tras lo cual se nos abrirá una ventana en la que deberemos hacer clic en "Propiedades Inalámbricas". Finalmente en esa última ventana elegimos "Seguridad" listo, tendremos acceso a la contraseña. Recuperación de contraseña en un equipo Mac Se cumple lo mismo que en el caso de Windows, si hemos estado previamente conectados podemos recuperar la contraseña de esa red WiFi. Para ello debemos pulsar Cmd y Espacio. Esto abrirá el diálogo de búsqueda de Spotlight, donde seleccionaremos la aplicación "Acceso a Llaveros". Cuando estemos dentro debemos buscar nuestra red WiFi en el listado que aparece, la seleccionamos y hacemos clic en el botón info que aparece representado con icono con la letra "i". Esto abrirá una nueva ventana con todos los  atributos de nuestra red, en la que sólo nos quedará seleccionar la opción de "Mostrar Contraseña" y listo, aunque tendremos que verificar el acceso con nuestra cuenta de administrador. Recuperación desde la interfaz del router Como última opción tenemos la posibilidad de recuperarla desde la interfaz de nuestro propio router. Para ello debemos introducir 192.168.1.1 en la dirección del navegador y entrar con nuestro usuario y contraseña. Una vez dentro debemos buscar en una sección llamada "WiFi" o similar, ya que puede variar en función de cada router, y dentro de ella encontraremos la contraseña. Si esto falla y queremos resetear el router a los valores de fábrica para poder utilizar la contraseña que aparece en la pegatina sólo tenemos que pulsar el botón de reset que incluye el mismo. Artículo adaptado de How to Geek.
1 comentario320 shares
04/12/2015Isidro Ros
Las luces de navidad pueden ralentizar tu Wi-Fi

Las luces de navidad pueden ralentizar tu Wi-Fi

Según el organismo británico de comunicaciones Ofcom las luces de navidad pueden producir efectos negativos en nuestra conexión Wi-Fi, llegando a afectar a la velocidad de la misma. Tened presente que cuando hablamos de luces de navidad lo hacemos en sentido amplio, es decir, refiriéndonos a todo tipo de decoración navideña luminosa con una intensidad considerable. ¿De qué forma afectan estas luces a la conexión Wi-Fi? Pues por las interferencias que generan y que pueden acabar perjudicando a la señal de nuestro router, aunque debemos tener claro que en este sentido no son los únicos elementos domésticos que pueden acabar teniendo efectos negativos en la integridad de nuestra conexión, ya que otros electrodomésticos comunes, como los microondas, también pueden hacer lo propio. Parece que entre los diferentes tipos de luces que podemos utilizar las de tipo parpadeante son las que generan una mayor interferencia, así que en la medida de lo posible parece buena idea evitarlas. ¿Existe alguna forma de evitar este problema? Es importante tener presente que por utilizar una pequeña iluminación navideña no tendremos nada que temer, pero si decidimos montar una decoración a lo grande podemos llegar a tener problemas. Por ello es recomendable mantener este tipo de iluminación lejos de nuestro router, y también otro tipo de dispositivos que puedan generar interferencias sobre el mismo y ralentizar nuestra conexión Wi-Fi. Más información: TweakTown.
10 comentarios298 shares
03/12/2015Isidro Ros
Repasamos los distintos modos de seguridad WiFi

Repasamos los distintos modos de seguridad WiFi

En este artículo hablamos sobre las dos grandes versiones de WPA2 que normalmente podemos utilizar en los routers actuales, siendo como vimos más recomendable en todo caso el AES, salvo que necesitemos una compatibilidad total con dispositivos más antiguos. Sin embargo estos no son los únicos modos de seguridad que se han utilizado en conexiones WiFi, la lista es bastante extensa y abarca una gran cantidad de protocolos de cifrado que en su mayoría han quedado obsoletos, pero que probablemente muchos no conozcáis por completo. Por ello hemos querido hacer este artículo, en el que daremos un repaso por los diferentes protocolos de cifrado en conexiones WiFi, para que así podáis identificar exactamente a cada uno y no os perdáis cuando os hablen de WEP, WAP o WAP2 y sus variantes, que dividiremos en dos grupos, aquellos seguros y aquellos que presentan un riesgo para el usuario. Riesgo alto: WEP de 64 bits: Es el estándar de encriptación WEP más viejo, altamente vulnerable y no es recomendable utilizarlo. WEP de 128 bits: Mantiene la base del WEP anterior sólo que con un cifrado de mayor tamaño, igualmente inseguro y nada recomendable. Riesgo medio: WPA-PSK (TKIP): En esencia es básicamente el cifrado estándar WPA o WPA1, que ya ha sido ampliamente superado y no es seguro. WPA-PSK (AES): Elige el protocolo inalámbrico WPA con el cifrado más moderno AES. Los dispositivos que soportan AES casi siempre soportarán WPA2, mientras que los dispositivos que requieran WPA1 casi nunca admitirán el cifrado AES, por lo que es un sin sentido que añadimos más que nada como curiosidad. WPA2-PSK (TKIP): Utiliza el estándar WPA2 con cifrado TKIP. Como vimos esta opción no es segura, pero si tenemos dispositivos antiguos que no soportan una red WPA2-PSK (AES) es necesario para poder seguir utilizándolos. Opción recomendada: WPA2-PSK (AES): La opción más segura. Utiliza WPA2, el último estándar de encriptación Wi-Fi, y el más reciente protocolo de encriptación AES. Ya lo dijimos en su momento y lo reiteramos, salvo por razones de fuerza mayor debería ser nuestra única opción. Alternativa híbrida (no recomendada): WPAWPA2-PSK (TKIP / AES): Utiliza WPA y WPA2 con TKIP y AES, proporcionando la máxima compatibilidad con todos los dispositivos antiguos y es la opción predeterminada de muchos routers para evitar problemas, pero termina ralentizando el tráfico y siendo insegura, por lo que no es recomendable.
15 comentarios302 shares
23/10/2015Isidro Ros
Tres cosas que probablemente no sabías del WiFi

Tres cosas que probablemente no sabías del WiFi

Hoy es algo imprescindible en la vida de millones de personas a lo largo y ancho del mundo, pero la conexión WiFi ha evolucionado mucho a lo largo de los años y esconde algunos "secretos" que muchos usuarios desconocen, pero que son realmente importantes a la hora de entender un poco mejor cómo funciona. 1-Nacimiento como estándar Antes de entrar en detalles queremos dar respuesta a una pregunta que se hacen muchos usuarios, ¿cuándo y por qué nace el WiFi? El WiFi tal y como lo conocemos actualmente se crea en 1999, gracias a la unión de varios fabricantes de primer nivel como Nokia y Lucent, que buscan crear un estándar que evite la existencia de diferentes formatos de conexión inalámbrica. Por suerte para nosotros el plan llegó a buen puerto, y como fruto del mismo tuvimos un estándar que hizo del WiFi algo universal y totalmente compatible. 2-Diferentes estándares y rendimiento Como hemos anticipado la tecnología WiFi ha vivido una evolución importante a lo largo de los años, lo que nos ha dejado diferentes estándares y velocidades. ¿Conocéis todos esos estándares? Pues os los resumimos: Año 1999: Estándar 802.11b a una velocidad máxima 11 Mbps en la banda de 2,4 GHz. También en 1999 llega el estándar 802.11a, con una velocidad máxima 54 Mbps en la banda de 5 GHz. Año 2003: Estándar 802.11g con una velocidad máxima de 54 Mbps operando en la banda de 2,4 GHz. Año 2009: Estándar 802.11n con una velocidad máxima de 1Gbps sobre la banda de 2,4 GHz. Año 2012: Estándar 802.11ac con una velocidad máxima teórica de 2.165 Gbps por banda de 5 GHz. 3-Alcance y la importancia de las interferencias La conexión WiFi es un tipo de conexión conocida como de corta distancia, ya que su alcance no pasa normalmente de unos cuantos metros y depende en gran medida de diferentes elementos, como las interferencias y los obstáculos que tenga que atravesar. Dado que actualmente priman las bandas de 2,4 GHz y 5 GHz podemos decir que la primera tiene mayor alcance y atraviesa mejor los obstáculos, pero alcanza velocidades inferiores y también se encuentra más saturada, lo que implica más interferencias. Por contra la banda de 5 GHz es capaz de conseguir velocidades más elevadas y esta menos saturada, por lo que la señal es más limpia, pero atraviesa peor los obstáculos y tiene un alcance inferior. Teniendo eso en mente las mejores soluciones que podemos encontrar hoy por hoy en el mercado son aquellas capaces de trabajar simultáneamente en ambas bandas.
17 comentarios22 shares
09/10/2015Isidro Ros
Cuatro consejos para mejorar tu conexión WiFi sin gastar dinero

Cuatro consejos para mejorar tu conexión WiFi sin gastar dinero

Si eres de los que creen que mejorar tu conexión WiFi sin gastar dinero es un sueño un posible deberías esperar a probar estos cuatro consejos antes de tirar la toalla, ya que aunque parezcan sencillos en muchas ocasiones acabamos pasándolos por alto. 1-Cuida la colocación del router Esto influye muchísimo, incluso en aquellos routers más actuales que cuentan con una señal potenciada y dirigida para mejorar la superación de obstáculos intermedios que pueda encontrar en su recorrido hacia nuestros dispositivos. Si tenemos por ejemplo una casa de tres plantas y colocamos el router en la planta más elevada lo más seguro es que la planta baja no reciba señal, pero si lo colocamos en la planta intermedia podremos tener conexión WiFi en las tres instancias de nuestro inmueble. Lo mismo aplica a la hora de superar muros, dentro de una misma sala, cuantos menos tenga que atravesar la señal mejor llegará, lo que se traducirá en una mayor estabilidad y rendimiento. 2-Actualiza el firmware de tu router Muchos fabricantes, como por ejemplo AVM, actualiza periódicamente el software que da "vida" a sus routers, incorporando mejoras que incluyen desde nuevas funciones y mayor estabilidad hasta un incremento del rendimiento. Por ello, y dado que las mismas son gratis y mejoran nuestro router en todos los sentidos, no debemos ser descuidados y pasar de ellas, ya que pueden acabar dándonos más de una alegría. 3-Cambiar el canal del WiFi Un router trabaja en ciertos canales para emitir la señal WiFi, pero si estos están saturados el rendimiento dejará mucho que desear y nos dará más de un quebradero de cabeza. Por suerte la solución es muy sencilla, ya que basta con entrar en la configuración de nuestro router y cambiar a otros canales. 4-Cierra descargas en segundo plano y protege tu red El tema de las descargas en segundo plano es recurrente, sobre todo en usuarios menos experimentados que se quejan de caídas de rendimiento puntuales en su red WiFi. Dichas pérdidas de rendimiento temporales y ocasionales pueden deberse a la activación de actualizaciones automáticas o al mantenimiento de descargas en segundo plano, derivadas por ejemplo de programas P2P, así que cerrarlas mejorará en gran medida el rendimiento. Otro punto importante consiste en mantener nuestra red segura para evitar intrusiones, así como analizar constantemente el equipo para asegurarnos de que está libre de malware. Más información: Vigila tu conexión WiFi, descubre intrusos y actúa (I) Vigila tu conexión WiFi, descubre intrusos y actúa (II)
3 comentarios1606 shares
02/10/2015Isidro Ros
¿Cuánto tardaría un atacante en crackear una contraseña WPA2?

¿Cuánto tardaría un atacante en crackear una contraseña WPA2?

Actualmente muchos cuestionan la seguridad de las contraseñas cifradas mediante WPA2, pero lo cierto es que más allá del aprovechamiento de vulnerabilidades y del propio descuido del usuario este tipo de contraseñas son bastante seguras. Para daros una muestra a nivel general de hasta qué punto una buena contraseña WPA2 es fiable hemos optado por compartir con vosotros esta comparativa, que muestra los tiempos que necesitaría un atacante para romper una contraseña de este tipo utilizando una tarjeta gráfica de gama alta. Contraseñas de 8 caracteres sólo minúsculas o mayúsculas: 7 días. Contraseñas de 8 caracteres sólo minúsculas o mayúsculas y números: 93 días. Contraseñas de 8 caracteres con minúsculas y mayúsculas: 4 años y 300 días. Contraseñas de 8 caracteres con minúsculas, mayúsculas y números: 474 años. Contraseñas de 12 caracteres sólo minúsculas o mayúsculas: 8.645 años. Contraseñas de 16 caracteres con minúsculas, mayúsculas y números: Infinito. Debemos tener en cuenta que el tiempo necesario puede reducirse en función de la potencia concreta del equipo, pero podemos tener claro que una contraseña de 16 caracteres que alterne mayúsculas, minúsculas y números cumplirá con todos los requisitos para ser realmente segura. Obviamente si utilizamos una contraseña débil por aquello de que nos resulte más fácil recordarla la culpa no será del cifrado WPA2, sino de nosotros como usuarios por utilizar contraseñas con una longitud y características básicas. Con todo os recordamos un detalle importante antes de terminar, y es que para garantizar la seguridad de nuestra contraseña WPA 2 es imprescindible cambiar el nombre por defecto de la red, ya que ésta por lo general contiene referencias al proveedor que facilitan los ataques conocidos como "rainbow tables", esto es, basados en contraseñas tipo que vienen precalculadas con las más habituales de cada ISP.
26 comentarios1057 shares
07/08/2015Isidro Ros
[ ]