¿Qué equipo necesito para jugar en 4K?

¿Qué equipo necesito para jugar en 4K?
27 de mayo, 2015

Ejecutar videojuegos PC a resoluciones 4K es una delicia pero exige una gran cantidad de recursos o dicho de otra forma, monitores y equipos de altas prestaciones que obligan a realizar un gran desembolso económico.

ars technica ha publicado un interesante artículo que repasa a la situación del juego 4K en este 2015, realizando pruebas de rendimiento de algunos de los juegos actuales más importantes con las tarjetas gráficas más potentes, lo que nos pone sobre la pista del equipo mínimo necesario.

Monitores

Antes de nada tendremos que pensar en hacernos con un monitor 4K. El acuerdo de Intel con algunos fabricantes asiáticos para poner en el mercado monitores 4K a un precio base de 399 dólares se ha cumplido a medias. Es cierto que los precios han bajado mucho en la gama baja con paneles TN, pero todavía los precios no están al alcance del gran consumo especialmente los desarrollos con tecnologías IPS.

Juego_4K_2

Para su compra ya sabes. Resolución mínima (UHD) de 3840 x 2160 píxeles con frecuencia de actualización de 60 Hz. Hasta la llegada de estándares como DisplayPort 1.3 o superiores no habrá monitores 4K con frecuencias superiores por lo que tampoco te preocupe el dato. Eso sí, no te conformes con menos porque hay modelos más antiguos con 30 Hz. 

En cuanto al tamaño dependerá del espacio de tu escritorio pero el mínimo lo estableceríamos en 24 pulgadas de diagonal. Dejamos al margen configuraciones multi-monitor 4K por motivos de coste, solo accesibles para presupuestos muy generosos. Por supuesto, comparar niveles de brillo, contraste y tiempo de respuesta.

Las pantallas curvadas son otra opción a considerar porque ofrecen mayor comodidad en la visualización de contenido especialmente en los extremos de unos paneles cada vez más grandes en tamaños. Un plus importante para un monitor que vamos a dedicar especialmente a juegos son tecnologías como G-SYNC de NVIDIA y FreeSync de AMD, que prometen mejorar la velocidad de respuesta y la fluidez de los juegos sincronizando la señal entre la tarjeta gráfica y el monitor.

Tarjetas gráficas

Es el componente hardware clave que nos va a marcar el nivel del equipo. Si para un equipo multifuncional dedicado a ofimática nos sobra con un modelo de gama media e incluso en equipos básicos una integrada de Intel y AMD puede ser suficiente, para juego 4K la situación cambia.

Mientras que las GPU de presupuesto contenido como una NVIDIA GTX 750 Ti hacen un buen trabajo en 1080p con muchos juegos, para jugar en resoluciones 4K con filtros activados que expriman la calidad de los grandes juegos y eviten la bajada de frames, hay que apostar sí o sí por la gama alta. La siguiente imagen con pruebas realizadas con algunos títulos y lo conseguido por las grandes gráficas dedicadas, confirma lo que hablamos:

Juego_4K_3

El cuadro muestra el promedio de la velocidad de los fotogramas y como vemos, también en la gama alta se ven caídas incluso en la poderosa Titan X. Para un sólido 60 FPS a resoluciones 4K, las configuraciones multi-gráfica en SLI o Crossfire son el camino a seguir. O modelos como una R9 295X2 con doble GPU en un solo PCB.

Juego_4K_4

Si quieres lo mejor, vamos sumando pasta amigo jugón porque además del alto coste de las gráficas tendremos que acompañarlas de sistemas de refrigeración a la altura y de invertir también en fuentes de alimentación que nos garantice la potencia necesaria para alimentarla. Lo vemos más abajo.

Resto de equipo

Por supuesto se puede conseguir un equipo más modesto para juego 4K conformándose con tasas de 30 FPS estables a una calidad media, con gráficas tipo GTX 970 de NVIDIA.

En cuanto al procesador, mientras que los juegos no aprovechen masivamente el multiproceso (Battlefield 4 es una de las excepciones) hay que apostar por micros Intel con excelente rendimiento en subprocesos único. AMD tiene otras virtudes pero no puede igualar a Intel en rendimiento por núcleo. No hace falta un Haswell-E, bastará con soluciones como un Core i5-4690K

También obligada una buena placa base con chipset Z97 para facilitar el overclocking y memoria RAM instalada que situaríamos en los 16 Gbytes. Para almacenamiento, combinaríamos una SSD para instalar el sistema y principales aplicaciones, con un disco duro rápido para almacenamiento masivo.

Juego_4K_5

Recalcar el cuidado que hay que tener en una buena elección del chasis en cuanto a tamaño y ventilación, en la solución de refrigeración (a poder ser líquida) y a no escatimar en una buena fuente de alimentación que nos garantice capacidad y estabilidad en la entrega de potencia. ars technica propone una configuración para juego 4K de este tipo:

  • Monitor: Dell P2415Q Negro 24 “, 8 ms, 60 Hz – £ 353  – $ 599
  • CPU: Intel i5-4690K 3.5GHz – £ 183 –  $ 224
  • GPU: AMD R9 295X2 – £ 500 –  $ 619
  • RAM: 16 GB Corsair Vengeance DDR3 2133MHz Pro – £ 100 –  $ 139
  • Placa Base: Asus Z97-PRO – £ 143 –  $ 190
  • Fuente de alimentación: EVGA SuperNOVA 1000 G1 80+ Gold – £ 119 –  $ 159
  • SSD: Samsung 850 EVO 500GB – £ 150 –  $ 225
  • HD: Seagate Barracuda 3 TB 7200RPM HD – £ 81 –  $ 89
  • Chasis: NZXT S340 – £ 60 –  $ 69
  • Refrigeración: Corsair H100i GTX 240 mm Líquido CPU Cooler – £ 98 –  $ 109
  • Total: £ 1.787 – $ 2.422

Como vemos, nos vamos a 2.500 euros sin despeinarnos. Jugar en 4K es una gozada y un buen monitor IPS con esta resolución garantiza un gran espacio de trabajo y alta productividad también para otras tareas como ofimática, pero exige unos recursos brutales especialmente para darle duro a los grandes juegos.

Por supuesto podemos mantenernos en el Full HD y esperar a que sigan bajando precios para saltar a resoluciones 4K.

  • Share This