CPU » MuyComputer
[ CPU ]
Procesadores y juegos: ¿debo priorizar núcleos o IPC?

Procesadores y juegos: ¿debo priorizar núcleos o IPC?

El mercado de los procesadores de consumo general ha vivido un momento muy intenso tras el debut de la arquitectura Zen de AMD y la respuesta de Intel: Coffee Lake. Con dicha arquitectura la compañía de Sunnyvale ha vuelto a plantar cara al gigante del chip gracias a una apuesta muy inteligente centrada en cuatro grandes puntos:Una mejora de IPC frente a Excavator que ronda el 52%. Mayor eficiencia, menor consumo y mejores temperaturas. Alto conteo de núcleos. Un precio asequible y atractivo para el consumidor.Los procesadores Ryzen serie 1000 han obligado a Intel a mover ficha y no hay duda de que la presión se ha notado. Con Coffee Lake la firma de Santa Clara presentó sus primeros procesadores de seis núcleos para el mercado de consumo general y movió precios de una manera muy agresiva, tanto que hoy podemos encontrar CPUs de seis núcleos y alto rendimiento por unos 160 euros.Con la llegada de Zen+ AMD ha consolidado su nueva arquitectura y ha confirmado que ha vuelto al buen camino. Sigue manteniendo su apuesta por ofrecer un mayor número de núcleos, pero en términos de IPC se mantiene por detrás de los procesadores Coffee Lake de Intel.Esta situación ha generado muchas dudas entre los jugadores, que no tienen claro si deben elegir un procesador dejándose llevar por el criterio del IPC o por el número de núcleos. En este artículo nos vamos a centrar en esta cuestión y vamos a resolver vuestras dudas de una manera sencilla y directa.Cuatro núcleos y un alto IPC: el estándar Podemos decir sin miedo a equivocarnos que ahora mismo el estándar para jugar con garantías a cualquier cosa (salvo contadas excepciones como Assassin´s Creed: Origins) es un procesador de cuatro núcleos con un alto IPC y no, no nos referimos únicamente a las generaciones más actuales ya que a partir de un Core i5 4690 o de un Ryzen 3 1200 entraríamos en un nivel óptimo.Hay algunas excepciones, de hecho juegos como el citado Assassin´s Creed: Origins se benefician de los procesadores que pueden manejar más de cuatro hilos, pero la norma general es clara, cuando llegamos a los cuatro núcleos son el IPC y la frecuencia de trabajo los que marcan la diferencia en la mayoría de los casos.Esta conclusión nos permite fijar una idea simple pero efectiva: el mínimo que debemos buscar a la hora de elegir un procesador para juegos son cuatro núcleos y un buen IPC (Core 4000 o Ryzen 1000). Ese es el nivel óptimo, y a partir de ahí podríamos repartir nuestro presupuesto en otros componentes clave como la tarjeta gráfica o la memoria RAM.¿Entonces no vale la pena comprar CPUs de más de cuatro núcleos? Lo cierto es que con los precios que tienen hoy en día es una excelente idea, pero dentro de un límite razonable. Los procesadores de seis núcleos y doce hilos como el Ryzen 5 1600 o el Core i5 8400 de seis núcleos y seis hilos rondan los 160 euros, ofrecen un excelente rendimiento en juegos actuales ya demás están preparados para afrontar la transición generacional que marcarán PS5 y Xbox Two.Montar un procesador de más de cuatro núcleos puede ayudarnos a aguantar esa transición sin tener que actualizar el equipo, y además nos ayudará a disfrutar de un mayor rendimiento en algunos juegos actuales.Por su parte los procesadores que cuentan con ocho o más núcleos representan una inversión que no aprovecharemos ahora mismo, pero que podrían desplegar todo su potencial con la llegada de PS5 y Xbox Two. No hablamos por hablar, ya ocurrió algo similar con la llegada de Xbox 360 y PS3 con los procesadores de dos y cuatro núcleos y las últimas informaciones apuntan claramente a que se repetirá la historia.Conclusiones y cosas a tener en cuenta Si vas a montar un PC para jugar debes apostar por un procesador con cuatro núcleos físicos y un alto IPC, ya que es el nivel óptimo que está "estandarizado" actualmente. Modelos como los Ryzen 3 1200 y el Core i3 8100 son las mejores opciones por precio-rendimiento.En caso de que el presupuesto te lo permita y quieras aspirar al máximo rendimiento y a una mayor vida útil los procesadores de seis núcleos son una buena opción. Modelos como el Ryzen 5 1600 y el Core i5 8400 ofrecen un excelente valor por su relación calidad-precio.Antes de terminar te dejamos un resumen con otras consideraciones importantes que no deberías olvidar:Ya no merece la pena comprar procesadores Core i3, Core i5 y Core i7 de las series 7000 e inferiores para montar equipos nuevos. Los procesadores Pentium G serie 4560 y superiores siguen representando un buen valor, pero con los Ryzen 3 1200 en el mercado por poco más de 80 euros ha perdido casi todo su sentido. Los procesadores de más de seis núcleos no se aprovechan en juegos actuales.Enlaces de interés: guías MC.
4 comentarios0 shares
6 horasIsidro Ros
Intel dejará de utilizar la marca “Extreme Edition” en sus procesadores

Intel dejará de utilizar la marca “Extreme Edition” en sus procesadores

El distintivo "Extreme Edition" lleva mucho tiempo entre nosotros. Con ese apelativo Intel ha diferenciado durante muchas generaciones los procesadores que iban dirigidos al sector de consumo en su vertiente de alto rendimiento, es decir en aquellos modelos que ofrecían una potencia superior a los que formaban la gama alta de cada generación dentro de dicha categoría.Si no recuerdo mal creo que el primer procesador de Intel que utilizó la distinción "Extreme Edition" fue el Pentium 4 EE, un chip que llegó al mercado en una época complicada para el gigante del chip: AMD tenía en el mercado los Ahtlon 64 y los Athlon 64 FX, dos gamas con los que había logrado superar el rendimiento de los procesadores que comercializaba el gigante de Santa Clara hasta el momento.Debido a esa situación algunos medios apodaron a los Pentium 4 como "Emergency Edition", un guiño muy acertado ya que esa gama de procesadores fue una reacción inmediata de Intel para contrarrestar el impacto de los procesadores de AMD.El Pentium 4 "Extreme Edition" contaba con un núcleo y dos hilos gracias a la tecnología HyperThreading, y en sus versiones más potentes alcanzó los 3,73 GHz. Tuvo un total de cuatro variantes: dos disponibles para el socket PLGA478 y otras dos para el LGA775, plataforma esta última que posteriormente sería utilizada por los Core 2 Duo y Core 2 Quad, una generación que devolvió la ventaja al gigante del chip y marcó el inicio de un importante declive para la compañía de Sunnyvale.Una línea que ha evolucionado con el tiempo Desde sus inicios los procesadores "Extreme Edition" de Intel han presentado diferencias menores frente a los modelos de consumo general pero su precio ha sido muy superior, tanto que era habitual que costarán entre el doble y el triple comparados con aquellos, una diferencia que como habréis podido imaginar no se justificaba a nivel de rendimiento.Por ejemplo el Pentium 4 "Extreme Edition" al que hemos hecho referencia mantenía la misma base que la serie estándar y su única diferencia de interés estaba en la presencia de 2 MB de memoria caché L3, que en algunos casos ayudaba a conseguir un mayor desempeño en diferentes pruebas (juegos incluidos).Esa tendencia se fue manteniendo con el paso de los años y de nuevo tenemos otro ejemplo claro en los Core 2 Duo y en los Core 2 Quad. La serie "Extreme Edition" de ambas gamas se diferenciaba por funcionar a una mayor frecuencia de trabajo y por contar con una mayor cantidad de memoria caché. También eran mucho más caros que los modelos estándar, pero en la práctica la mejora de rendimiento que ofrecían era muy pequeña porque contaban con el mismo número de núcleos y utilizaban la misma arquitectura base (su IPC no cambiaba).La llegada de los Core de primera generación marcó una transición importante. Los Core i7 980XE ofrecían una mejora mayor frente a los modelos de consumo general gracias a su mayor número de núcleos e hilos, 6 y 12 respectivamente. Las variantes estándar sumaban 4 núcleos y 8 hilos en sus versiones más potentes.Intel ha mantenido ese enfoque en las sucesivas generaciones de procesadores Core, reservando el distintivo "Extreme Edition" a los procesadores más potentes y con mayor conteo de núcleos. Esto le ha permitido seguir marcado una diferencia mayor a la que existían en la época de los Pentium 4 y los Core 2 Duo y Core 2 Quad, aunque con la llegada de la generación Skylake-X ha decidido reservar ese apelativo a un único modelo: el Core i9 7980XE, que suma 18 núcleos y 36 hilos.¿Por qué abandonaría Intel esa marca? Es una buena pregunta. No tenemos un comunicado oficial, y de hecho no creemos que se vaya a producir uno para explicar los motivos, pero parece que Threadripper de segunda generación será el gran "culpable" de esta decisión.Como decimos Intel lleva un tiempo utilizando su distinción "Extreme Edition" en procesadores de alto rendimiento que ofrecen un gran conteo de núcleos. En el caso del Core i9 7980XE tiene sentido porque supera al Threadripper 1950X, pero si el Threadripper 2990X acaba sumando 32 núcleos y 64 hilos y en Intel no logran superar esa marca dicha distinción perderá todo su sentido.Según las últimas informaciones la próxima generación de procesadores HEDT de Intel llegará a un máximo de 28 núcleos y 56 hilos, una cifra que queda por debajo de los 32 núcleos y 64 hilos del Threadripper 2990X. Esta sencilla comparativa nos permite entender el porqué detrás de la posible desaparición de la etiqueta "Extreme Edition".¿Utilizará Intel una nueva marca para diferenciar sus productos más potentes? Es posible, aunque en principio no se me ocurre nada especialmente llamativo, ¿y a vosotros?Actualizado: Intel ha emitido un comunicado negando que vaya a descartar la marca "Extreme Edition" a corto plazo.The #ExtremeEdition Brand is about to get killed. What a big mistake. — François Piednoël 🇫🇷🇺🇸 (@FPiednoel) 9 de julio de 2018
6 comentarios0 shares
10/07/2018Isidro Ros
Phil Spencer reconoce que la CPU de Xbox One X no está a la altura

Phil Spencer reconoce que la CPU de Xbox One X no está a la altura

Desde que Digital Foundry anunció en exclusiva las especificaciones de Xbox One X, conocida por aquél entonces como Xbox Scorpio, tuve claro que el procesador utilizado no era suficiente para manejar con soltura la potente GPU que había montado Microsoft.No era una valoración subjetiva sino una opinión objetiva basada en una realidad clara: la CPU de Xbox One X utiliza la arquitectura Jaguar de AMD, una alternativa de bajo consumo que tiene un bajo IPC y unas frecuencias de trabajo muy bajas para lo que acostumbramos a ver incluso en los procesadores de gama baja para PC.Los títulos que fueron llegando a Xbox One X dejaban cada vez más claro que mi opinión era correcta y que el procesador de dicha consola era un cuello de botella evidente, algo que el propio Phil Spencer ha confirmado de forma indirecta en el E3 de 2018 al decir que en las consolas actuales el área CPU-GPU está descompensada, y que es ahí donde pueden "hacer más".Es importante tener en cuenta que esta realidad aplica también a PS4, PS4 Pro y Xbox One, ya que utilizan la misma CPU que Xbox One X aunque a menor frecuencia. Las consecuencias de montar una consola con una GPU potente y un procesador que no está a la altura son simples: puedes utilizar resoluciones elevadas pero en títulos complejos la tasa de fotogramas por segundo se verá reducida a 30 (en la mayoría de los casos). La potencia de la CPU también afecta y limita otros aspectos como la física y las animaciones.Con este comentario Phil Spencer ha confirmado "entre líneas" que la Xbox de próxima generación tendrá una CPU más potente. Salvo sorpresa esperamos que dicha consola venga equipada con un Ryzen de segunda generación y que sume 8 núcleos a una frecuencia de entre 3 GHz y 3,5 GHz.Más información: WCCFTech.
31 comentarios0 shares
14/06/2018Isidro Ros
Tarjetas gráficas y CPUs en 1080p: ¿Cuál es la mejor combinación?

Tarjetas gráficas y CPUs en 1080p: ¿Cuál es la mejor combinación?

Elegir una tarjeta gráfica para jugar en 1080p puede resultar complicado, sobre todo por la gran variedad de modelos que podemos encontrar actualmente, por lo elevados que se mantienen muchos precios y por las "preferencias" que tienen ciertos juegos por NVIDIA o AMD. Por ejemplo GTA V es conocido por funcionar mejor con tarjetas gráficas NVIDIA mientras que Wolfenstein II: The New Colossus funciona mucho mejor en tarjetas gráficas Radeon, sobre todo aquellas basadas en núcleos gráficos Polaris o Vega.Sin embargo debemos tener en cuenta que para jugar con garantías en 1080p no sólo importa la tarjeta gráfica, también tiene un peso muy importante el procesador, sobre todo cuando utilizamos modelos como las GTX 1070 o Radeon RX Vega 56, que podemos considerar como soluciones gráficas de gama alta. Para que éstas puedan desarrollar todo su potencial necesitan de un procesador lo bastante potente como para mantenerlas ocupadas en todo momento.Sabemos que este es un tema que genera dudas entre muchos de nuestros lectores así que hoy hemos querido hacer una guía diferente en la que hablaremos de la importancia del binomio CPU y GPU dejando además recomendaciones concretas a modo de resumen. Dichas recomendaciones serán el mínimo óptimo para cada GPU siguiendo el criterio calidad-precio.PC y consolas: La problemática de las adaptaciones Antes de entrar en materia es importante analizar el estado actual del sector del videojuego y completarlo con una mirada a su futuro a corto plazo, ya que esto nos dará una base importante que servirá como pilar básico de todo lo que vamos a decir en esta guía.Hoy por hoy la totalidad de juegos que llegan a PC (salvo contadas excepciones) son adaptaciones de títulos de consola. Esto quiere decir que dichos juegos se han desarrollado sobre la base de PS4 y Xbox One, y que por lo tanto están concebidos para funcionar de forma óptima en ambas.Cuando la base de un juego está diseñada para un hardware limitado sólo puedes añadir mejoras determinadas que no llegan a marcar una gran diferencia y que en la mayoría de los casos se reducen a elevar los requisitos a nivel de tarjeta gráfica. Esto se ha dejado notar durante los últimos años de una manera contundente, ya que procesadores como el Core i5 2500K, que llegó al mercado en 2011, todavía ofrecen un rendimiento excelente en cualquier juego actual.No debería extrañarnos, PS4 y Xbox One tienen un procesador Jaguar de bajo consumo y bajo IPC con ocho núcleos a 1,6 GHz  y 1,75 GHz respectivamente. Ambos quedan muy por detrás de un Core i5 2500K a frecuencias de stock y no pueden compararse a cualquier procesador actual de gama media.Hasta que no haya un salto generacional en consolas no se incrementarán los requisitos a nivel de CPU en juegos para PC, lo que significa que si tienes un Core i5 de segunda generación o un Ryzen 3 1200 no tendrás que renovar procesador hasta dentro de un par de años, ya que la inmensa mayoría de los juegos actuales no necesitan más de cuatro núcleos para funcionar de forma óptima.[caption id="attachment_213949" align="aligncenter" width="840"] The Division antes de recibir el downgrade que vimos en la versión comercial para no dejar en mal lugar a las consolas.[/caption] Tarjetas gráficas y procesador en 1080p, una reflexión necesaria Ya os hemos adelantado que el procesador tiene un peso muy importante en los juegos, pero que debido al estancamiento que han producido PS4 y Xbox One los requisitos de los juegos para PC en materia de CPU se han mantenido en niveles muy bajos.Esto tiene una consecuencia importante, y es que hoy es posible encontrar en el mercado procesadores muy avanzados y muy potentes que sin embargo no son aprovechados en juegos. Por ejemplo juegos como GTA V y The Witcher 3, dos referentes dentro del mundillo por su excelente factura técnica, se conforman con procesadores de cuatro núcleos para ofrecer una experiencia óptima, siempre que el IPC esté al nivel de los procesadores Core serie 2000 (Sandy Bridge) de Intel.Hay juegos que sí pueden aprovechar configuraciones superiores, como los Core i7 y Ryzen que ofrecen cuatro núcleos y ocho hilos o aquellos procesadores que cuentan con seis núcleos o más, pero no la diferencia que marcan en la mayoría de los casos es muy pequeña.Dicho esto podemos sacar dos conclusiones:A corto plazo lo mejor para jugar en 1080p de forma óptima con una inversión mínima es un procesador con cuatro núcleos y un alto IPC, como los Ryzen 3 1200 o los Core i5 serie 6000, Core i5 serie 7000 o Core i3 serie 8000. Si queremos hacernos con un procesador que vaya a aguantar relativamente bien el salto generacional que marcarán PS5 y Xbox Two deberíamos buscar como mínimo un procesador con seis núcleos, como por ejemplo el Ryzen 5 1600 o el Core i5 8400.Gracias a TechSpot por los gráficos adjuntos.[gallery link="file" ids="213948,213946,213947"] GPU, CPU y fotogramas por segundo en juegos Ya tenemos una base importante que nos permite entender el trasfondo del procesador en juegos según el estado actual del sector, ¿pero qué efectos reales tiene cuando jugamos en 1080p?Debemos tener en cuenta que sus efectos dependerán de la tarjeta gráfica que utilicemos. Si utilizamos juegos en 1080p con tarjetas gráficas de gama baja ésta acabará siendo un cuello de botella importante y por tanto el procesador quedará en segundo plano. Por contra si utilizamos tarjetas gráficas de gama media (GTX 1060 de 6 GB o Radeon RX 570-580) o de gama alta (GTX 1070-RX Vega 56 o superiores) la GPU dejará de ser el cuello de botella y la mayor potencia de la CPU permitirá a ésta ofrecer un mayor rendimiento.Las consecuencias de una CPU más potente con una tarjeta gráfica de alto rendimiento se pueden resumir en dos claves:Mayor tasa media de fotogramas por segundo. Mayor estabilidad de fotogramas gracias a unos mínimos menos marcados.Jugar a un título a 60 FPS es perfecto, pero si tenemos mínimos de 40 FPS notaremos caídas que podrían afectar a nuestra experiencia. Esto puede mejorar considerablemente al utilizar una CPU más potente, teniendo siempre en cuenta que una vez alcanzado el nivel óptimo de cuatro núcleos el juego priorizará en la mayoría de los casos el IPC y la frecuencia de trabajo.Recomendaciones concretas: ¿Qué CPU es óptima para cada GPU? Terminamos con un listado de recomendaciones concretas que os servirá de base para tener claro qué CPU debería acompañar a cada GPU si queréis que la experiencia sea realmente óptima, aunque debéis tener en cuenta que no nos vamos a limitar a elegir los modelos de procesador más caros, sino aquellos que además ofrecen una buena relación calidad-precio.GTX 1080 TI: El nivel óptimo parte de un Core i5 8400 o de un Ryzen 5 1600. En el caso de procesadores más antiguos los Core i7 6700 o superiores cumplirán sin problema. GTX 1070 TI, GTX 1080 o Radeon RX Vega 64: Os recomendamos también un Core i5 8400 o un Ryzen 5 1600. Los Core i7 4790 también pueden ofrecer una experiencia óptima. GTX 1070: A partir de un Core i3 8100 o de un Ryzen 3 1200 con overclock disfrutaremos de una buena experiencia. En procesadores de generaciones anteriores deberíamos partir de un Core i5 4690. GTX 1060 (3 GB/6 GB), Radeon RX 570-580: Os recomendamos también que partáis de un Core i3 8100 o de un Ryzen 3 1200 con overclock.En el caso de tarjetas gráficas inferiores, como las GTX 1050-1050 TI y Radeon RX 560 un modesto Pentium G4560 ya nos permitirá sacarles partido, pero para una mayor vida útil os recomendamos ir a por un procesador con cuatro núcleos como el Ryzen 3 1200.Enlaces de interés: Guías MC.
27 comentarios0 shares
25/03/2018Isidro Ros
AMD incrementó su cuota de mercado a nivel CPU, GPU y servidores

AMD incrementó su cuota de mercado a nivel CPU, GPU y servidores

Un estudio publicado por Mercury Research ha confirmado que AMD mejoró su cuota de mercado durante el cuarto trimestre a nivel CPU, GPU y de servidores, una noticia positiva ya que son los tres sectores principales en los que opera el gigante de Sunnyvale.En 2017 vimos como AMD sorprendió al mundo con Ryzen y EPYC, dos líneas de procesadores dirigidos al mercado de consumo general y al sector profesional (respectivamente) que marcaron un avance real frente a Bulldozer y que demostraron ser capaces de competir con las últimas generaciones de Intel, tanto en rendimiento como en valor precio-prestaciones.Un buen trabajo que estuvo acompañado además del empuje que tuvieron sus soluciones gráficas Radeon RX serie 500 y Radeon RX Vega, y que en líneas generales ha dejado un incremento de cuota de mercado que como anticipamos se ha dejado notar en el sector CPU, GPU y de servidores.Estos son los datos clave que nos deja el estudio de Mercury Research:En CPU de escritorio se confirma un repunte de 2,1 puntos respecto al año anterior, impulsado por la familia Ryzen. En servidores la cuota de mercado de AMD ha crecido en más del doble, lo que confirma que EPYC ha tenido una buena acogida. En gráficos Radeon RX Vega ayudó a impulsar una ganancia masiva de 6,3 puntos en tan solo un trimestre y de 4,1 puntos  respecto al año anterior.No hay duda de que AMD ha hecho los deberes y tiene motivos para estar contenta, aunque no debe dormirse en los laureles ya que todavía tiene trabajo por delante. A corto plazo lo más importante es el lanzamiento de Ryzen serie 2000 y la solución de los problemas de stock de sus tarjetas gráficas Radeon RX 500 y RX Vega.Más información: AMD.
9 comentarios1 shares
26/02/2018Isidro Ros
Cinco procesadores de segunda mano para actualizar por poco dinero

Cinco procesadores de segunda mano para actualizar por poco dinero

Hace cosa de unos meses publicamos este artículo dedicado a cinco tarjetas gráficas que podíamos conseguir de segunda mano a buen precio para dar una segunda vida a nuestro PC. Tuvo una buena acogida, así que hoy hemos querido repetir con una guía centrada en cinco procesadores de segunda mano que nos permitirán estirar la vida útil de nuestro PC.Los procesadores de segunda mano son una excelente opción para seguir aprovechando un equipo sin tener que cambiar la plataforma, sobre todo cuando tenemos un PC que monta una CPU de gama baja (por ejemplo un Core i3) pero que permite montar sin problemas un modelo muy superior (un Core i7 por jemplo).La oferta de procesadores de segunda mano que podemos encontrar actualmente en el mercado es muy amplia así que elegir puede ser complicado, pero en este artículo os vamos a facilitar la tarea con cinco recomendaciones que ofrecen un buen valor precio-prestaciones y que realmente pueden marcar una diferencia importante en términos de rendimiento.Como siempre esperamos que os guste, que os sea útil y os recordamos que podéis dejar cualquier duda en los comentarios.Phenom II X4 965 Puede ser una excelente opción para mantener un equipo antiguo basado en el socket AM2+ haciendo una inversión mínima, sobre todo porque todavía es capaz de ofrecer un rendimiento aceptable en la mayoría de juegos actuales y tiene un precio muy económico.Su acompañante ideal son tarjetas gráficas de gama media y gama media-baja, como por ejemplo las GTX 1050-GTX 1050 TI y las Radeon RX 560, así como sus equivalentes de generaciones anteriores.Especificaciones clave y precio medioArquitectura K10 en proceso de 45 nm. Cuatro núcleos y cuatro hilos. Frecuencia base de 3,4 GHz. Soporta overclock. 6 MB de caché L3. TDP de 125 vatios. Precio medio de segunda mano: 35 euros.AMD FX 8350 Es un procesador veterano que ha sido ampliamente superado por los Ryzen de AMD, pero todavía es capaz de ofrecer un buen nivel de rendimiento y puede ayudarte a dar una segunda vida a tu plataforma AM3+, sobre todo si actualizas desde un FX 4100-FX 6100.En términos de rendimiento bruto queda en un nivel muy parecido a los Core i5 serie 2000 de Intel, por lo que podemos combinarlo sin problemas con tarjetas gráficas de gama media o incluso media-alta y disfrutar de una buena experiencia. El máximo al que deberíamos aspirar con esta CPU sería una GTX 1060 de 6 GB o una Radeon RX 580, ya que si montamos algo superior el cuello de botella sería notable.Especificaciones clave y precio medioArquitectura Piledriver en proceso de 32 nm. Cuatro módulos completos y ocho núcleos de enteros. Frecuencia base de 4 GHz, con modo turbo de 4,2 GHz. Soporta overclock. 8 MB de caché L3. TDP de 125 vatios. Precio medio de segunda mano: 55 euros (nuevo cuesta 84 euros).Core i5 2500K Es uno de los mejores procesadores de segunda mano que podemos comprar actualmente, y también uno de los mejores que ha lanzado Intel hasta el momento. Todavía hoy es capaz de ofrecer un buen nivel de rendimiento gracias a su buen IPC y a sus cuatro núcleos físicos, y es sin duda la mejor opción para dar una segunda vida a un equipo con socket LGA1155.Por lo que respecta a su rendimiento bruto puede mover sin problema juegos actuales en condiciones óptimas y nos permitirá exprimir cualquier tarjeta gráfica de gama media-alta. Como en el caso anterior lo más recomendable es no pasar de una GTX 1060 de 6 GB-RX 580 de 8 GB, aunque si hacemos overclock (subirlo a 4,5 GHz) podríamos acompañarlo sin problemas de tarjetas gráficas superiores.Especificaciones clave y precio medioArquitectura Sandry Bridge en proceso de 32 nm. Cuatro núcleos y cuatro hilos. Frecuencia base de 3,3 GHz, modo turbo a 3,7 GHz. Soporta overclock. 6 MB de caché L3. TDP de 95 vatios. Precio medio de segunda mano: 70 euros.Core i7 3770 Este procesador posiciona por encima del anterior en términos de potencia multihilo y de eficiencia, ya que gracias al cambio de arquitectura y a la reducción de proceso de fabricación ofrece un consumo más bajo y unas temperaturas más frescas.En términos de potencia bruta el Core i7 3770 puede mover cualquier juego actual sin problemas y también da mucho de sí en entornos multihilo gracias a la tecnología HyperThreading, que le permite trabajar de forma simultánea con ocho hilos. El nivel óptimo en lo que a tarjetas gráficas se refiere es la gama media-alta, es decir las GTX 1060 de 6 GB y las RX 580.No soporta overclock, pero es una carencia que compensa con todo lo que hemos dicho en los dos párrafos anteriores. El modelo "K", que sí soporta overclok, se vende demasiado caro y no compensa.Especificaciones clave y precio medioArquitectura Ivy Bridge en proceso de 22 nm. Cuatro núcleos y ocho hilos. Frecuencia base de 3,5 GHz, modo turbo a 3,9 GHz. 8 MB de caché L3. TDP de 77 vatios. Precio medio de segunda mano: 110 euros.Core i5 4690K Un procesador que todavía tiene mucha vida por delante gracias a su elevado IPC y a su soporte de overclock, y que podemos encontrar a buen precio en el mercado de segunda mano.Es una opción recomendada tanto como actualización parcial como para acompañar una renovación de tarjeta gráfica, ya que nos permitirá aprovechar sin problema modelos de gama alta (GTX 1070, RX Vega 56 y superiores) sin problema.El Core i5 4690K es uno de los mejores procesadores de segunda mano que podemos encontrar actualmente, así que si tienes pensado renovar tu equipo con socket LGA1150 no lo dudes, es una excelente opción, ya que puede mover de forma óptima cualquier juego actual.Especificaciones clave y precio medioArquitectura Haswell en proceso de 22 nm. Cuatro núcleos y cuatro hilos. Frecuencia base de 3,5 GHz, modo turbo a 3,9 GHz. Soporta overclock. 6 MB de caché L3. TDP de 88 vatios. Precio medio de segunda mano: 135 euros.Enlaces de interés: Guías MC.
33 comentarios84 shares
28/01/2018Isidro Ros
VIA Technologies quiere volver a intentarlo con nuevas CPUs x86

VIA Technologies quiere volver a intentarlo con nuevas CPUs x86

La firma VIA Technologies quiere volver a "hacer ruido" en el mercado de procesadores x86 gracias al apoyo que ha recibido por parte de Shanghai Zhaoxin Semiconductor. Esto ha dado forma a una particular alianza que hará posible el lanzamiento de una serie de CPUs x86 conocida como KX-6000.Esta nueva gama de procesadores x86 de VIA Technologies y Shanghai Zhaoxin Semiconductor integrarán el chipset, por lo que se pueden considerar prácticamente como SoCs (System on a Chip), y según las primeras estimaciones podrían estar al nivel de la generación Gemini Lake de Intel.Por si alguien se ha perdido os recordamos que Gemini Lake es la arquitectura de CPUs x86 que sucederá a la actual Apollo Lake, una serie de bajo consumo ý bajo rendimiento destinada a equipos portátiles y a PCs compactos de pequeño tamaño y bajo precio.Esto quiere decir que obviamente esos nuevos procesadores no estarán al nivel de las soluciones más avanzadas de Intel y AMD (Coffee Lake y Zen), pero que podrían encontrar su lugar en equipos económicos y de bajo consumo.A nivel de especificaciones los procesadores KX-6000 contarán con configuraciones de cuatro núcleos y ocho núcleos capaces de trabajar a frecuencias de hasta 3 GHz. Contarán con una solución gráfica integrada y estarán fabricados en proceso de 16 nm, un avance importante frente a los KX-5000 que utilizan el proceso de 28 nm.Shanghai Zhaoxin Semiconductor llegó a decir que esa nueva generación estará a la par con los Ryzen de AMD, pero como dijimos anteriormente no creemos que vayan a llegar a ese nivel en términos de rendimiento y quedarán más bien a la altura de los Gemini Lake de Intel.Más información: TechPowerUP!
7 comentarios7 shares
02/01/2018Isidro Ros
Los mejores procesadores de 2017 ordenados por categorías

Los mejores procesadores de 2017 ordenados por categorías

A lo largo de este año hemos publicado una gran cantidad de guías dedicadas al hardware y al montaje de nuevos equipos, pero hemos querido poner "la guinda al pastel" con un nuevo artículo dedicado a elegir los que han sido a nuestro juicio los mejores procesadores de 2017.El objetivo de este especial no es sólo servir de guía a la hora de elegir un procesador sino también hacer memoria y repasar los lanzamientos más interesantes que hemos visto a lo largo de este año. Para que el artículo sea útil y fácil de leer e interpretar vamos a ordenar nuestras elecciones por categorías, de manera que tendréis una visión más clara del valor de cada CPU.Como siempre los modelos elegidos en esta selección de los mejores procesadores de 2017 siguen el criterio precio-prestaciones, es decir no nos hemos limitado a escoger las soluciones con mayor rendimiento bruto, sino aquellas que ofrecen un mayor desempeño por cada euro invertido.Sin más preámbulos entramos en materia. Como siempre esperamos que os guste y os invitamos a dejar vuestras opiniones en los comentarios.Mejor procesador para gaming de bajo presupuesto: Pentium G4560 Ha sido una de las mayores sorpresas del año y sin duda una de las mejores compras en su rango de precios, sobre todo durante esa etapa en la que se pudo comprar por menos de 60 euros.El Pentium G4560 está basado en la arquitectura Kaby Lake de Intel, lo que significa que ofrece un alto IPC y además cuenta con dos núcleos y cuatro hilos, una mejora importante frente a los dos núcleos y dos hilos de los Pentium de generaciones anteriores.Una buena opción para montar equipos gaming de bajo presupuesto y asegurar una experiencia óptima en la mayoría de los casos.Especificaciones clave:Dos núcleos y cuatro hilos a 3,5 GHz. Socket LGA 1151. Arquitectura Kaby Lake. Gráfica Intel HD 610 integrada. TDP de 54 vatios.Mejor procesador para gaming en relación calidad-precio: Core i5 8400 En líneas generales es uno de los mejores procesadores de 2017 pero destaca especialmente por el valor que ofrece como solución dedicada a gaming, ya que por unos 200 euros cuenta con seis núcleos físicos y tiene un alto IPC que asegura un buen rendimiento incluso en juegos que no aprovechan más de cuatro núcleos.Es una solución muy eficiente con un precio muy contenido que además tendrá una larga vida útil ya que gracias a esos seis núcleos físicos podrá asimilar la transición que se producirá con la llegada de la próxima generación de consolas, prevista para 2019-2020.Una opción muy buena para equipos gaming de gama media. Repasamos sus especificaciones clave:Seis núcleos a 2,8 GHz-3,8 GHz, modo normal y turbo. Socket LGA 1151. Arquitectura Coffee Lake. Gráfica Intel HD 630 integrada. Multiplicador bloqueado. TDP de 65 vatios.Mejor procesador económico para juegos y entornos profesionales: Ryzen 5 1600 Los Ryzen han cumplido de sobra con las expectativas que generaron y han devuelto a AMD al buen camino, pero además se han convertido en una línea que integra algunos de los mejores procesadores de 2017.En este caso el Ryzen 5 1600 merece el reconocimiento de ser la mejor solución económica para juegos y entornos profesionales, un título que arrebata al Core i5 8400 gracias a sus seis núcleos y doce hilos.Su precio medio ronda también los 200 euros y aunque en juegos queda ligeramente por debajo del Core i5 8400 en entornos profesionales brilla con luz propia y supera a aquél gracias a su mayor capacidad de paralelizado. Una maravilla en relación calidad-precio.Especificaciones clave:Seis núcleos y doce hilos a 3,2 GHz-3,6 GHz, modo normal y turbo. Socket AM4. Arquitectura ZEN. Admite overclock con chipsets X370 y B350. TDP de 65 vatios.Mejor procesador precio-prestaciones para entornos profesionales: Ryzen 7 1700 En mi opinión es el mejor procesador del año desde el punto de vista calidad-precio. Este chip ofrece un alto IPC, soporta overclock y suma ocho núcleos reales y dieciséis hilos, todo por unos 290 euros (precio medio).Antes de la llegada de Ryzen si queríamos un procesador de ocho núcleos y dieciséis hilos teníamos que estar dispuestos a pagar unos 1.000 euros, y a eso debíamos añadir el coste de la placa base X99 y de la RAM, lo que acababa elevando el coste de esos tres componentes a unos 1.400 euros.Con el Ryzen 7 1700 podemos montar un PC de alto rendimiento capaz de sacar adelante prácticamente cualquier cosa y a un precio muy reducido, una realidad que explica de forma sencilla por qué merece este reconocimiento.Especificaciones clave:Ocho núcleos y dieciséis hilos a 3 GHz-3,7 GHz, modo normal y turbo. Socket AM4. Arquitectura ZEN. Admite overclock con chipsets X370 y B350. TDP de 65 vatios.Mejor procesador para entornos profesionales: Threadripper 1950X La arquitectura Zen que vimos en los Ryzen recibió una nueva vuelta de tuerca que dio forma a los Threadripper, procesadores de alto conteo de núcleos que son capaces de ofrecer un rendimiento impresionante en entornos profesionales y tienen un valor precio-prestaciones insuperable.El Threadripper 1950X destaca por sus 16 núcleos y 32 hilos complementados por un alto IPC, una velocidad de trabajo elevada y un consumo energético bastante equilibrado.Por 1.000 euros no tiene rival ahora mismo en el mercado y es por méritos propios uno de los mejores procesadores de 2017, ya que la alternativa de Intel, el Core i9-7960X, cuesta 1.699 euros.Especificaciones clave:Dieciséis núcleos y treinta y dos hilos a 3,4 GHz-4 GHz GHz, modo normal y turbo. Socket LGA 4094. Arquitectura ZEN. Admite overclock con chipset X399. TDP de 180 vatios.Enlaces de interés: Guías MC.
8 comentarios147 shares
26/11/2017Isidro Ros
NVIDIA y AMD ganan los premios TR Awards 2017 a la mejor GPU y CPU

NVIDIA y AMD ganan los premios TR Awards 2017 a la mejor GPU y CPU

Los premios TR Awards 2017 a la mejor GPU y CPU se han repartido entre NVIDIA y AMD, dos grandes que han presentado soluciones muy interesantes este año y que son rivales directos.El premio a la mejor GPU ha ido a parar a la GTX 1080 TI, una tarjeta gráfica de alto rendimiento que ha sido diseñada para jugar en resoluciones 4K y que ofrece una potencia enorme a un precio "razonable" (se puede encontrar por unos 730 euros).Dicha solución gráfica está basada en el núcleo gráfico GP102 y cuenta con 3.584 shaders, 224 unidades de texturizado, 88 unidades de rasterizado, bus de 352 bits y suma 11 GB de memoria GDDR5X.Por su parte el premio a la mejor CPU ha ido a parar a Ryzen, una generación de procesadores con los que AMD ha disipado todos los fantasmas que pululaban a su alrededor tras los malos resultados de los FX basados en la arquitectura Bulldozer.Con los procesadores Ryzen la compañía de Sunnyvale ha llevado a cabo una aproximación diferente en la que nos encontramos con dos unidades CCX que suman ocho núcleos (cuatro núcleos en cada una de ellas) que están conectadas entre sí a través de la tecnología Infinity Fabric.Esa arquitectura ha permitido unos precios asequibles y un alto conteo de núcleos, que unido a la mejora de rendimiento bruto los ha colocado en una posición muy competitiva.No podemos terminar sin recordar que AMD también se ha llevado el premio TR Awards 2017 a la mejor marca del año, todo un reconocimiento a uno de los mejores años de la firma de Sunnyvale.Más información: WCCFTech.
6 comentarios13 shares
16/11/2017Isidro Ros
Que no te engañen; claves para elegir bien un procesador

Que no te engañen; claves para elegir bien un procesador

El procesador es uno de los componentes más importantes de cualquier PC ya que de él depende el rendimiento general del equipo, su vida útil y en general las aplicaciones y juegos que podremos ejecutar de forma óptima.La elección de dicho componente puede ser muy complicada y es comprensible. Actualmente hay una gran cantidad de modelos y de generaciones en el mercado y es fácil perderse entre tanta oferta, pero debemos tener mucho cuidado ya que una mala elección puede arruinar totalmente una configuración.Por otro lado también hay que tener en cuenta la elección del procesador del equipo determina al mismo tiempo la plataforma que vamos a utilizar, y esto tiene efectos en las posibilidades de ampliación y en la vida útil del equipo.En MC somos conscientes de todo esto y por ello hemos decidido hacer esta guía siguiendo el enfoque de este otro artículo dedicado a tarjetas gráficas, uno de lo que más ha gustado entre nuestros lectores.Como siempre esperamos que os sea útil y si tenéis cualquier duda podéis dejarla en los comentarios.1-Piensa qué uso vas a dar al equipo Es lo primero que debes tener en cuenta antes de decantarte por un procesador concreto, ya que no es lo mismo montar un PC que vas a utilizar para jugar a títulos actuales que uno dedicado a ofimática, a contenidos multimedia o a aplicaciones exigentes que puedan aprovechar un alto grado de paralelizado (muchos núcleos e hilos).En este sentido si tu idea es montar un PC para juegos debes buscar como mínimo procesadores de cuatro núcleos físicos, como los Ryzen 3 1200 de AMD o los Core i5 7400-Core i3 8100 de Intel.La mayoría de los juegos actuales no aprovechan más de cuatro núcleos aunque hay algunas excepciones puntales, así que si tu presupuesto te lo permite no sería mala idea optar por un procesador con cuatro núcleos y ocho hilos o seis núcleos y doce hilos, siempre que puedas mantener una configuración equilibrada.Por contra si vas a utilizar el PC para multimedia y ofimática te bastará con cualquier procesador actual de doble núcleo, ya que no son tareas exigentes que requieran de una alta potencia de procesador. Así un simple Celeron G3900 o un A6-9500 serán más que suficiente.Finalmente en caso de que vayas a utilizar aplicaciones profesionales exigentes y capaces de aprovechar procesadores con un alto conteo de núcleos es recomendable que intentes llegar al punto óptimo más alto que te permita tu presupuesto.Te lo explicamos con un ejemplo; si una aplicación puede aprovechar hasta 12 núcleos y puedes permitirte una CPU de cuatro núcleos y ocho hilos o una de seis núcleos y seis hilos debes apostar por ésta última.Ten en cuenta que en la mayoría de los casos es mejor un procesador con más núcleos reales y menos hilos que otro con menos núcleos reales y más hilos.-Consejo: Procesadores como el Ryzen 3 1200 nos permiten jugar a cualquier título actual sin problemas y aprovecha tarjetas gráficas de gama alta con una inversión mínima. Su precio es de 96,95 euros.2-No te ciegues con las frecuencias de trabajo y los núcleos Desde los inicios de la informática de consumo general arrastramos una tendencia a dejarnos llevar por la frecuencia de trabajo a la hora de valorar el rendimiento de un procesador, una realidad a la que se unió el conteo de núcleos con la llegada de los procesadores Core 2 Duo-Core 2 Quad y Athlon 64 X2-Phenom.Tener más núcleos no asegura siempre un mayor rendimiento por una razón muy simple, y es que para ello es necesario que las aplicaciones que vamos a utilizar sean capaces de aprovechar todos los núcleos del procesador.De nuevo os damos un ejemplo para entenderlo mejor. Si montas un PC para ofimática y multimedia y decides equipar una CPU de seis núcleos realmente no notarás una diferencia real frente a un equipo con un procesador de doble núcleo y la razón es sencilla, lo que vas a ejecutar no es capaz de aprovecharla.Si tienes un procesador muy potente pero no vas a aprovecharlo en tu día a día habrás hecho una compra innecesaria, un error que te habrá hecho malgastar dinero.Con respecto a las frecuencias de trabajo es importante tener claro que tampoco son lo más importante, ya que un procesador actual siempre ofrecerá un rendimiento mayor al de otro de generaciones anteriores aunque funcione a menor velocidad, una máxima que se cumple en la mayoría de los casos.-Consejo: Los procesadores de generaciones antiguas, como los FX de AMD, ofrecen un rendimiento inferior al de los modelos actuales (Ryzen) incluso en las versiones que cuentan con el doble de núcleos y con una mayor frecuencia de trabajo.3-Piensa si vas a hacer overclock La posibilidad de hacer overclock ayuda a alargar la vida útil de un procesador y afecta en general a todo el equipo, ya que de dicho componente depende directamente el potencial que puede desplegar por ejemplo la tarjeta gráfica y la posibilidad de subir la frecuencia de la RAM.Sus ventajas pueden llegar a ser muy grandes, de hecho basta pensar en lo bien que ha envejecido el Core i5 2500K funcionando a 4 GHz+ para darse cuenta de ello, pero debemos tener en cuenta que para hacer overclock tendremos que hacer una mayor inversión.En el caso de Intel los procesadores serie K son los únicos que permiten un overclock real. Estos son más caros, vienen sin disipador y sólo nos dejan elevar las frecuencias de trabajo cuando se instalan en placas base de gama media o alta con un chipset determinado.Todo ello implica un sobrecoste que en algunas ocasiones podríamos aprovechar para ir directamente a por un procesador superior o a por una tarjeta gráfica más potente, así que tenedlo muy en cuenta antes de decidir.En el caso de AMD los procesadores Ryzen ofrecen un planteamiento más sencillo y más económico, ya que todos soportan overclock, la mayoría incluyen un disipador bastante capaz y además no es necesario acompañarlos de una placa base con chipset de gama alta, ya que podemos sacarles el máximo partido con una solución de gama media.-Consejo: El overclock sólo tiene sentido en equipos que van a mover juegos y aplicaciones exigentes, así que olvídate de él en equipos para ofimática y multimedia ya que no tendrá razón de ser.4-Ten en cuenta el resto de especificaciones de tu equipo Un buen PC debe de esta debidamente equilibrado, un principio general que debemos aplicar a todos los componentes. En el caso del procesador los equipos para ofimática y multimedia pueden funcionar sin problemas con un procesador de 30, 40 o 50 euros, pero no tiene sentido invertir más.En el caso de los equipos para juegos lo ideal es buscar un equilibrio adecuado con la tarjeta gráfica, ya que junto con la RAM será el binomio más importante a la hora de disfrutar de una experiencia óptima.Si hemos elegido una tarjeta gráfica de gama media o baja, como las Radeon RX 560 o GTX 1050, no tiene sentido montar un procesador de más de 100 euros. Aprovecharíamos más la diferencia de dinero con un procesador de 180 euros si esos 80 euros los invirtiésemos en una tarjeta gráfica superior.Por lo que respecta a los equipos para aplicaciones de alto rendimiento con cargas de trabajo paralelizadas lo ideal es buscar el modelo con mejor relación precio-prestaciones, esto es, no tenemos que ir directamente a por el modelo más caro sino a por el más equilibrado.-Consejo: No es necesario un procesador de 400 euros para mover bien una tarjeta gráfica potente como la GTX 1080 TI o Radeon RX Vega 64. Un Core i5 7500 o un Ryzen 5 1600 son suficiente para sacarle partido y rondan los 200 euros.Más información: Guías MC.
19 comentarios152 shares
12/11/2017Isidro Ros
IBM ha desarrollado un prototipo de procesador de 50 qubits

IBM ha desarrollado un prototipo de procesador de 50 qubits

La computación cuántica es un sector lleno de posibilidades sobre el que ya os hemos hablado en numerosas ocasiones y dentro del mismo IBM es uno de los grandes, una posición que ha reafirmado tras desarrollar un nuevo prototipo de procesador de 50 qubitsEn la informática tradicional se utilizan bits, un sistema de código binario que puede representar valores de 0 y 1. Por contra en la computación cuántica se utilizan qubits (cúbit en castellano), un sistema que va más allá ya que éstos pueden adoptar ambos valores, es decir no se limitan a adoptar uno u otro sino que pueden combinarlos.El desarrollo de ese nuevo procesador de 50 qubits es un avance importante ya que hasta hace nada IBM estaba desarrollando soluciones de 5 qubits, y la propia Intel nos sorprendió recientemente con una solución de 17 qubits.Dario Gil, vicepresidente de inteligencia artificial en IBM, ha confirmado que también disponen de un procesador de 20 qubits que estará a disposición de sus clientes próximamente y ha comentado: "Nuestra máquina de 20 qubits obtiene el doble de tiempo de coherencia con un promedio de 90 microsegundos, en comparación con generaciones anteriores de procesadores cuánticos que registraban promedio de 50 microsegundos. También está diseñado para escalar fácilmente; el prototipo de 50 qubits tiene un rendimiento similar. Nuestro objetivo con la experiencia de Q de IBM y nuestro programa comercial es colaborar con nuestra comunidad extendida de socios para acelerar el desarrollo de soluciones cuánticas que permitan marcar la diferencia y resolver problemas reales que importan". Os recordamos que en computación cuántica no sólo importa el tiempo como medida de rendimiento sino también la precisión y la coherencia de los resultados, un tema que ya tuvimos ocasión de ver en este artículo.Más información: Neowin.
1 comentario19 shares
10/11/2017Isidro Ros
Así es el nuevo MCM con CPU Intel y GPU AMD montado sobre una placa

Así es el nuevo MCM con CPU Intel y GPU AMD montado sobre una placa

Hace poco os hablamos de los nuevos MCM con CPU Intel y GPU AMD, una solución muy interesante que confirmaba una larga racha de rumores que ya apuntaron a esa inesperada alianza entre dos grandes rivales.El resultado ha sido sorprendente y no hablamos por hablar. Si se cumplen las especificaciones que vimos en este artículo y llega al mercado esa solución tope de gama podríamos vivir una auténtica revolución, ya que tendríamos equipos más delgados y compactos capaces de ofrecer un excelente rendimiento tanto en aplicaciones generales como en juegos.Lo dicho sería posible gracias a esa CPU de cuatro núcleos y ocho hilos basada en Coffee Lake y a la GPU Radeon con 1.536 shaders y 4 GB de HBM2 integrada que apuntan las primeras filtraciones, unas especificaciones suficientes para disfrutar de juegos actuales en 1080p y calidades muy altas sin problemas.Mientras esperamos a tener más detalles hemos podido encontrar la primera imagen de un MCM con CPU Intel y GPU AMD montado en una placa base y sí, tiene un tamaño enorme, pero es comprensible teniendo en cuenta todos los componentes que integra.En la imagen podéis ver el encapsulado de la CPU Core de Intel justo a la izquierda, mientras que en la zona de la derecha queda la GPU Radeon y el encapsulado con 4 GB de HBM2, una memoria que a diferencia de la GDDR5 y GDDR5X está apilada en 3D (vertical).Ambos componentes se comunican a través de una interfaz PCIe Gen 3.0. Se espera que los primeros productos basados en estas nuevas soluciones empiecen a llegar al mercado durante el primer trimestre de 2018.Más información: Guru3D.
8 comentarios160 shares
10/11/2017Isidro Ros
[ ]